Vietnam perdió la aceptación pública. Sus luchas Covid-19 siguieron.

La pandemia de COVID-19 ha impactado a todos los sectores, niveles de gobierno y rincones de la sociedad. En consecuencia, muchas respuestas políticas se han llevado a cabo en colaboración. Sin embargo, la pandemia también ha puesto de manifiesto desafíos en la gobernanza que requieren reformas en preparación para futuras crisis. El éxito temprano de Vietnam y las luchas recientes contra el COVID-19 brindan ejemplos esclarecedores.

Durante el brote global inicial de COVID-19 (enero a mayo de 2020), la mayoría de los gobiernos se vieron sorprendidos por la rápida y grave propagación del virus, confiando en información incompleta y, a menudo, en heurísticas obsoletas para parecer debidamente reactivos. Algunos países, como Irán, Italia y Corea del Sur, lucharon significativamente con la contención. Otros, como Vietnam y Taiwán, parecieron adoptar inicialmente la estrategia correcta.

Sin embargo, la experiencia de Vietnam durante la fase más reciente de la pandemia ha sido menos alentadora. La variante Delta altamente contagiosa probó y finalmente rompió las defensas pandémicas previamente efectivas del país. Esto se ejemplifica en la capital económica de Vietnam, la ciudad de Ho Chi Minh, donde después de más de dos meses de bloqueo, los casos y el número de muertos siguen siendo constantemente altos.

Abundan las explicaciones de las recientes fallas de contención de Vietnam, y la explicación real es probablemente una combinación de estas teorías. Es plausible que la sociedad cayera en la complacencia después del éxito inicial de Vietnam, creyendo que los métodos que contenían la variante original serían suficientes para la variante Delta recién emergente. Las importaciones de vacunas no se produjeron al ritmo necesario, debido en parte a la creencia en el desarrollo de una vacuna local (que aún no se ha distribuido). Además, la capacidad de los hospitales para aislar y tratar todos los casos se ha visto paralizada por casos graves de mayor prioridad, una tendencia observada en casi todos los países que experimentaron el aumento reciente de casos.

Es instructivo examinar estos fracasos a través de la lente de la gobernanza colaborativa. En este modelo, el estado desempeña el papel de facilitador al sintetizar las perspectivas públicas, los conocimientos de los expertos y las limitaciones y realidades de la capacidad del gobierno. Se invita a los participantes que representan a diversos sectores de la economía y la sociedad a compartir sus puntos de vista en la búsqueda de un bien común.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

La pandemia de COVID-19 destaca no solo el mandato de incluir una variedad de voces en los procesos de formulación de políticas (incluidos expertos, políticos, la sociedad civil y el público en general), sino también la importancia de la legitimidad política y la aceptación pública. La mayoría de las estrategias de contención de una pandemia incluyen la participación del público a nivel individual: uso de mascarillas, distanciamiento social y práctica de una higiene adecuada. Para afectar tales cambios de comportamiento, la legitimidad del proyecto de política es esencial. Una forma de lograr esta legitimidad es que el gobierno practique un liderazgo facilitador intersectorial e involucre al público en el proceso de formulación de políticas.

Evaluación del enfoque de gobernanza colaborativa de Vietnam frente al COVID-19

A medida que continuaba la primera gran ola pandémica de Vietnam, el gobierno pareció retroceder en las prácticas previamente efectivas, mientras que la consistencia de las políticas se desvaneció. Las empresas comerciales sufrieron cadenas de suministro interrumpidas. Los grupos vulnerables se enfrentaron a una mayor precariedad económica y de salud. Los grupos de voluntarios y las organizaciones de la sociedad civil lucharon para ayudar a los grupos desfavorecidos. Los científicos, médicos y expertos a menudo no estaban convencidos de las medidas de respuesta de los gobiernos.

Las medidas antipandémicas desarrolladas sin colaboración no reflejan las voces de diversas comunidades. Cuando el poder político entre estas comunidades está desequilibrado, surgen inconsistencias en las políticas y surge una reacción en cadena. El número de casos aumenta a medida que las personas se resisten a los protocolos de comportamiento restrictivos, lo que pone a prueba la capacidad de atención médica y pone en peligro a los grupos vulnerables. En última instancia, los mensajes mixtos a nivel de políticas amplían la brecha de confianza entre el gobierno y los ciudadanos.

En un ejemplo, el 10 de julio, el secretario del Partido Comunista de Vietnam (CPV) de Ciudad Ho Chi Minh se reunió con científicos en un movimiento que generó cierta credibilidad política para la ciencia que subyace a algunas medidas políticas. Sin embargo, la medida también planteó preguntas sobre por qué no se realizaron consultas similares antes para todas las partes involucradas. La falta de coordinación y colaboración tempranas, particularmente en medio de una crisis mal entendida pero que evoluciona rápidamente, puede conducir a políticas que no son claras y difíciles de seguir. Tras perder la oportunidad de ser un líder facilitador, al gobierno le queda la opción más dura de controlar la información mientras busca manejar su imagen mostrándose asertivo.

Este círculo vicioso erosiona aún más la confianza. Si el público confía en el gobierno y los expertos, es menos probable que incluso la información desalentadora despierte el pánico y la especulación. Por otro lado, la falta de confianza bajo una estrategia de control de la información puede llevar al público a creer rumores que confirman sus sesgos o favorecen tendencias alarmistas. El gobierno debe romper este ciclo.

Un camino colaborativo hacia adelante

Los momentos de crisis son oportunidades para fomentar la colaboración. El gobierno vietnamita debería abordar el COVID-19 de esta manera estableciendo un foro oficial de representantes de todos los sectores de la comunidad. Los participantes deben incluir profesionales, intelectuales, medios de comunicación, activistas sociales y representantes de empresas, religiones y otras comunidades. Las actividades de colaboración deben desarrollarse, emprenderse e informarse públicamente para fortalecer la confianza en el sistema de formulación de políticas. Además, las iniciativas de política deben abordar no solo la sustancia de lo que se necesita para combatir la pandemia (p. ej., recursos para el sector de la salud y las organizaciones de la sociedad civil), sino también los procesos mediante los cuales se toman decisiones a medida que evolucionan las condiciones. Este enfoque incluye la provisión pública consistente de información tanto de naturaleza epidemiológica como de gobernanza.

A más largo plazo, los gobiernos deberían hacer esfuerzos en dos frentes. En primer lugar, deberían asumir un papel de liderazgo facilitador, particularmente donde actualmente se carece de sistemas participativos. En este rol, los gobiernos deben tratar de desarrollar la confianza no solo entre el estado y la sociedad sino también entre los grupos constituyentes dentro de la sociedad; esto es crucial ya que, en muchos casos, la capacidad de respuesta involucra a organismos no gubernamentales. Derivando su poder y legitimidad de la confianza pública, los gobiernos en un rol facilitador deben demostrar rendición de cuentas, apertura y transparencia.

En segundo lugar, los gobiernos deberían reconocer y apoyar oficialmente a las organizaciones de la sociedad civil. Estos tipos de organizaciones a menudo están mejor conectados que el gobierno con los intereses y necesidades de los grupos constituyentes, incluidas las personas en desventaja socioeconómica. En Vietnam, los gobiernos locales y el Frente de la Patria patrocinado por CPV deben esforzarse más para servir a las personas vulnerables mediante el fortalecimiento y el trabajo con organizaciones voluntarias, religiosas y de la sociedad civil. La crisis del COVID-19 no es ocasión para abandonar avances en los tipos de capacidades participativas y colaborativas fundamentales para fortalecer las relaciones Estado-sociedad.

Ir arriba