Si China ataca a Taiwán, ¿qué hará Europa?

Imagine el siguiente escenario: Es el 10 de abril de 2024 a las 2:30 am El primer ministro holandés, Mark Rutte, convoca a su gabinete para discutir una solicitud de emergencia de los Estados Unidos. Después de años de provocaciones, el presidente Xi Jinping ha actuado: China ataca a Taiwán. El presidente Joe Biden respalda a Taipei y envía la Séptima Flota de EE. UU. al Estrecho de Taiwán.

Los riesgos son grandes. La situación es diferente de la crisis de 1996, cuando Bill Clinton ordenó que dos grupos de batalla de portaaviones en ese momento, el símbolo del dominio militar estadounidense, navegaran a través del Estrecho de Taiwán para disuadir a China. Beijing no podía hacer nada más que mirar desde el margen. Esta vez, China tiene la ventaja de jugar en casa con su sofisticado arsenal de misiles que amenaza con hundir los portaaviones estadounidenses.

Estados Unidos invoca el Pacto AUKUS, el tratado de defensa de tres años entre Estados Unidos, Reino Unido y Australia. Biden le pide al grupo de portaaviones británico que ejecute una operación de riesgo relativamente bajo: un bloqueo del Estrecho de Malaca para estrangular el suministro y el comercio de petróleo de China. La fragata de defensa aérea holandesa Zr.Ms. Evertsen es parte del escuadrón británico. Un grupo de portaaviones francés cercano y una fragata alemana reciben la misma solicitud.

Los británicos se unen. ¿Los siguen los holandeses, franceses y alemanes?

Maldito si lo haces, maldito si no lo haces

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Rutte habla con ministros y asesores de seguridad relevantes e intenta llegar a los líderes de Francia y Alemania. Se espera que Beijing considere un bloqueo como un acto de guerra. ¿Pueden los puertos y la red de gas europeos soportar ciberataques masivos como represalia? ¿Navegan barcos europeos en el campo de tiro de la base del ejército chino en Yibuti y/o barcos de la Armada del Ejército Popular de Liberación? ¿Se mantendrán a salvo los ciudadanos holandeses, alemanes y franceses en China? ¿Cómo obtendrán los Países Bajos y Europa metales de tierras raras y bienes esenciales de China?

Por otro lado, si los holandeses, franceses y alemanes niegan la solicitud, la reacción estadounidense no será amable. ¿Biden mantendrá la garantía de seguridad de EE.UU. a Europa? ¿Se quedarán los más de 60.000 soldados estadounidenses en el continente europeo? Dado el estado deplorable de las fuerzas europeas, existe la preocupación de que el presidente ruso, Vladimir Putin, pueda aprovechar la discordia dentro de la OTAN para volver a crear un hecho consumado en las fronteras orientales de Europa, como lo hizo Rusia con la anexión de Crimea en 2014.

En resumen: es probable que las decisiones que tomen La Haya, París y Berlín en caso de un ataque chino a Taiwán determinen el lugar de Europa en el mundo durante las próximas décadas.

El escenario de Taiwán: capacidades e intenciones

Una confrontación directa entre dos grandes potencias nucleares es el escenario del fin del mundo geopolítico de nuestro tiempo. No está claro si China intentará usar la fuerza para anexar Taiwán, a pesar de las advertencias del almirante estadounidense Philip Davidson de que esta amenaza se manifestará en algún momento de los próximos seis años. Tampoco está del todo claro que los estadounidenses intervendrían.

Las guerras, sin embargo, rara vez aparecen como rayos en un cielo despejado; generalmente están precedidos por intenciones expresas de usar la fuerza si es necesario, combinadas con la acumulación constante de capacidades militares. No hay duda de que China se está volviendo cada vez más asertiva en el escenario global y cada vez más agresiva en su propia región, mientras que EE. UU. toma cada vez más iniciativas para contrarrestar a China.

Ambas partes ponen especial énfasis en el destino de Taiwán. La reunificación con Taiwán es la máxima prioridad de Xi, directamente vinculada a su misión de lograr el gran rejuvenecimiento de la nación china. Durante la caótica retirada de Afganistán, Biden habló del compromiso sagrado de Estados Unidos con Taiwán, al igual que las garantías de seguridad de Estados Unidos con la OTAN, Corea del Sur y Japón. La semana pasada, Biden dijo explícitamente que Estados Unidos intervendría si Taiwán fuera atacado.

Luego están las capacidades militares en rápida expansión de China. Ante el dominio militar estadounidense durante la Guerra del Golfo de 1991 y la crisis del Estrecho de Taiwán en 1996, China comenzó a modernizar su aparato militar. En el XIX Congreso Nacional del Partido en 2017, 2035 se estableció oficialmente como el momento para lograr este objetivo, con China como una potencia militar líder mundial para 2050. El objetivo principal: poder ganar una guerra en el propio patio trasero de China.

En los últimos 10 años en particular, este proceso ha despegado. Beijing invirtió mucho en la mecanización y movilidad de sus fuerzas terrestres y desarrolló el arsenal de misiles más sofisticado del mundo. China ahora tiene una sólida capacidad de negación de acceso y área, que es la jerga militar para la capacidad de negar a los adversarios (léase: Estados Unidos y sus aliados) el acceso a una región (léase: el Estrecho de Taiwán). Finalmente, la industria sin precedentes de China sienta las bases para una rápida expansión de sus capacidades. En 2020, China construyó el 40 por ciento de todos los barcos en todo el mundo, mientras que EE. UU., Reino Unido, Francia y Alemania juntos representaron menos del 1 por ciento.

Implicaciones de este escenario: recomendaciones políticas para Europa

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

¿Cómo puede prepararse Europa para este dilema diabólico? En primer lugar, sus líderes deben reconocer que la dura competencia entre las grandes potencias es nuevamente una característica, si no la más importante, del sistema internacional, tal como lo fue durante la Guerra Fría.

Europa debe definir cómo sería la defensa colectiva sin Estados Unidos, especialmente ahora que Estados Unidos ya no puede llevar a cabo una estrategia de dos guerras, librar y ganar guerras simultáneamente contra dos grandes potencias en diferentes continentes. Debe seguirse una política de dos vías con respecto a Rusia. Por un lado, se deben hacer inversiones en la disuasión convencional de Rusia. En términos concretos, esto implica aumentar la preparación militar de las unidades, acelerar las iniciativas de movimiento de tropas, comprar artillería de largo alcance y fortalecer las estructuras de mando y coordinación para dirigir las operaciones incluso sin los estadounidenses. Por otro lado, se debería hacer otro esfuerzo europeo para aliviar las tensiones con Rusia, como también sugirió el presidente francés, Emmanuel Macron. En última instancia, el conflicto solo puede resolverse por medios políticos.

A diferencia de la Guerra Fría, el mundo está entrelazado económica y tecnológicamente. Europa no puede cambiar las intenciones de China. Sin embargo, sus palancas de influencia sobre Europa pueden reducirse. La expansión de los controles de exportación y los regímenes de control de inversiones dirigidos a bienes de doble uso y nuevas tecnologías ayudará a evitar que el Ejército Popular de Liberación resuelva fallas fundamentales en sus capacidades utilizando recursos europeos, como la guerra antisubmarina y la tecnología de aviones de combate. Se deben reducir las dependencias de China en sectores estratégicos. Las gorras, los pantalones y los sofás aún se pueden importar de China en 2024. La tecnología nuclear, las redes 5G y los drones policiales no. Además, Europa también debe evitar que surja una próxima generación de dependencias dentro de la infraestructura crítica a través de la transición energética. Los analistas geopolíticos deben participar en la formulación de políticas climáticas para evitar generar tales dependencias.

Incluso si los Países Bajos y Europa toman todas estas medidas, la elección entre apoyar a los Estados Unidos o mantenerse alejado de la confrontación afectará la seguridad y la prosperidad de Europa durante décadas. Por lo tanto, una decisión al respecto debe tomarse mucho antes de que estalle una crisis, con un amplio apoyo político y social, y debe ser coordinada por los estados europeos. Como primer paso, este tema debe incluirse en la agenda del Consejo Europeo en un futuro próximo. Una decisión de esta magnitud es demasiado importante para dejarla en manos de los políticos en medio de la noche.

Este artículo amplía un artículo publicado anteriormente en el periódico holandés NRC.

Ir arriba