Relaciones de Tailandia-Us-Us-China en medio del ejercicio de oro Cobra 2022

Tailandia, como la mayoría de las demás naciones del sudeste asiático, se esfuerza por mantener un equilibrio entre Estados Unidos y China para salvaguardar su soberanía. Tras el golpe incruento de 2014 que llevó al poder a Prayut Chan-o-cha, la alianza estadounidense con Tailandia se marchitó mientras las relaciones de Tailandia con China florecían. Pero ahora, a medida que se acerca el ejercicio militar Cobra Gold de 2022, parece que el equilibrio de poder se está inclinando hacia atrás a favor de Washington.

Como mencioné en un artículo anterior para The Diplomat, las relaciones chino-tailandesas en los últimos tiempos han estado lejos de ser fluidas. Un análisis de Nikkei Asia publicado hace unas semanas subraya esta observación, afirmando que la indiferencia de Tailandia hacia el proyecto ferroviario de China ha perjudicado significativamente las ambiciones ferroviarias de la Franja y la Ruta de China. Las prioridades divergentes, como los planes de reapertura de Tailandia frente a la persistente política de cero COVID de China, han distanciado aún más a los dos hermanos asiáticos.

Por el contrario, los lazos entre Estados Unidos y Tailandia han mejorado considerablemente desde la administración de Trump, en gran parte gracias a la falta de interés de Trump en la promoción de la democracia. Muchos asumieron que el presidente Joe Biden, como demócrata que sirvió directamente bajo Obama, se apartaría del enfoque de Trump y pondría un fuerte énfasis en el aspecto de la democracia. Sin embargo, Biden ha mantenido un nivel significativo de continuidad con la política de Trump en Asia. Si bien Tailandia fue excluida de la tan esperada cumbre por la democracia, la administración Biden se ha abstenido inusualmente de criticar los asuntos internos de Tailandia para evitar molestar a las élites respaldadas por militares en Bangkok. Está claro que EE. UU., bajo la presidencia de Biden, busca lograr un equilibrio entre los intereses geoestratégicos y la promoción de la democracia. Y, a medida que aumenta la competencia estratégica con China, lo más probable es que EE. UU. preste menos atención a los comportamientos antidemocráticos de Tailandia.

Este año Cobra Gold, un ejercicio militar anual de larga duración que surgió como un simulacro bilateral entre Washington y Bangkok antes de convertirse en un evento multinacional de pleno derecho, está programado para celebrarse en las provincias centrales y orientales de Tailandia del 20 de febrero hasta principios de marzo. China está incluida en Cobra Gold desde 2014, pero su papel se ha limitado a las operaciones humanitarias.

A diferencia del ejercicio del año luz en 2021, que se centró en la planificación del personal y las tareas humanitarias, la escala del Cobra Gold 2022 se fijó inicialmente para ser completa y pesada, con la inclusión de ejercicios con fuego real con fuerzas aéreas, marítimas y terrestres. Según informaron los medios tailandeses, se esperaba que se unieran más de 10.000 soldados estadounidenses, la cifra más grande en una década.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Sin embargo, la rápida propagación de la variante Omicron de COVID-19 ha obligado a reducir el personal y las actividades de formación. Un aumento en las infecciones en Japón vinculadas a las bases estadounidenses en Okinawa ha dejado al ejército estadounidense con un problema de imagen, y las autoridades tailandesas no están preparadas para correr riesgos que podrían poner en peligro aún más los planes de reactivación del turismo de Tailandia. Una fuente militar confirmó que un total de 3.600 soldados, 1.900 de Tailandia y 1.700 de EE. UU. y otros lugares, participarán en el simulacro de este año, mientras que los ejercicios a gran escala que involucran evacuaciones y desembarcos anfibios serán cancelados.

Lo que importa más que la inevitable reducción es el alto nivel de compromiso de Estados Unidos con Tailandia en los últimos meses. El Comandante del Comando del Indo-Pacífico de EE. UU., el almirante John Aquilino, destacó la importancia de un sólido ejercicio Cobra Gold para mantener la paz regional durante su visita a Bangkok en octubre pasado. Agregó que desea ver una expansión de Cobra Gold y la cooperación marítima entre Estados Unidos y Tailandia, con la participación de buques de guerra, cuando Tailandia esté lista.

El Consejero del Departamento de Estado, Derek Chollet, aterrizó en Bangkok poco después de la partida del Almirante Aquilino para discutir temas estratégicos con altos funcionarios tailandeses. En diciembre, el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, tenía previsto visitar Bangkok como parte de su gira por el sudeste asiático en un aparente esfuerzo por contrarrestar la influencia de China, pero canceló la visita después de que un miembro de la prensa que viajaba con la delegación de EE. UU. dio positivo por COVID-19. Se esperaba que Blinken reafirmara la alianza entre Estados Unidos y Tailandia y hablara sobre el Indo-Pacífico Libre y Abierto, el problema del Mekong y el conflicto de Myanmar. Simultáneamente a la visita planificada de Blinken, el jefe de las Fuerzas de Defensa de Tailandia, el general Chalermpol Srisawasdi, realizó un viaje de nueve días a los EE. UU., el primer viaje al extranjero desde que asumió el cargo en septiembre de 2020, para reunirse con funcionarios del Pentágono, incluido el presidente del Estado Mayor Conjunto, general. Marcos Milley.

Estos intercambios de alto perfil coinciden con el plan de las Fuerzas Aéreas de Tailandia para comprar ocho aviones furtivos F-35 de fabricación estadounidense. El gabinete tailandés aprobó recientemente, en principio, un presupuesto de 13.800 millones de baht (413,67 millones de dólares) para comprar los primeros cuatro aviones a partir del año fiscal 2023.

A algunos observadores tailandeses les preocupa que la revitalizada alianza de seguridad de Tailandia con EE. UU. pueda enviar señales equivocadas a China. Esta fue una de las razones citadas en una carta enviada por un grupo de protesta a la Embajada de los EE. UU. en Bangkok a principios de enero, pidiendo la cancelación del Cobra Gold 2022. El temor no es del todo descabellado, teniendo en cuenta la competencia abierta entre las grandes potencias, el aumento de las tensiones en los posibles puntos conflictivos de Asia (la península de Corea, el mar de China Oriental, el mar de China Meridional, Taiwán y Myanmar) y la formación de pactos militares como el AUKUS. (y sus extensiones) y la asociación Rusia-China-Corea del Norte.

En esta etapa, muchos detalles del Cobra Gold 2022 aún no están claros. Pero una cosa es segura: el simulacro de este año, más que cualquier otro año, será monitoreado de cerca por China.

Ir arriba