¿Qué tan atractivos son los mercados en Asia Central y el Cáucaso del Sur?

En 2021 los países de Asia Central y el Cáucaso Sur celebrarán el 30 aniversario de su independencia. La proximidad de la fecha redonda brinda la oportunidad de mirar los éxitos de los estados independientes de la región en el desarrollo de sistemas políticos y económicos autónomos, los resultados de la integración a las cadenas productivas mundiales.

En 1991, el nivel de vida, incluidos los niveles educativos, era aproximadamente el mismo en toda la Unión Soviética. Pero después de casi tres décadas de desarrollo separado, existe una estratificación significativa de las antiguas repúblicas soviéticas en términos de riqueza nacional y la naturaleza específica de su actividad económica. Con raras excepciones, estos países no han podido reformatear seriamente sus economías, y en algunos países persisten modelos políticos heredados de la Unión Soviética.

Evaluar el atractivo de inversión del estado es un buen marcador o indicador para el análisis del trabajo sistemático del estado como actor responsable en la política económica interna y en los mercados extranjeros, así como la responsabilidad de su enfoque al trabajar con organizaciones no gubernamentales internas y externas. jugadores

A mediados de abril, un equipo de analistas del ECED Expert Center presentó un informe titulado Investment Appeal Map of Central Asian and the South Caucasus Countries 2020. Fue el segundo informe de este tipo; la primera se presentó en marzo de 2017. Se realizó una evaluación de los países sobre toda una serie de parámetros que inciden en el atractivo inversor del estado: las posiciones de los países en diversos tipos de calificaciones crediticias y facilidad para hacer negocios, macroeconómicos indicadores, el desarrollo de la infraestructura de transporte, la estabilidad política y los riesgos existentes para los inversores.

La primera sección del estudio está dedicada a las posiciones de los países de la región en distintos tipos de ratings. Básicos para muchos inversionistas son los índices de estabilidad macroeconómica de las tres principales agencias calificadoras Fitch, Moodys y Standard and Poors. Aquí no hubo sorpresas, los países con los mejores y más estables sistemas financieros de la región, Kazajstán y Azerbaiyán, cuentan con ratings de inversión, es decir, sistemas financieros recomendados para inversores. Entre otros países, Georgia y Uzbekistán estaban más cerca de la calificación de inversión. Esta última, además, volvió a recibir ratings de agencia en 2018 tras un largo parón. El eslabón débil evidente es Turkmenistán, que desde 2011 no se incluye en las listas de calificación de las agencias debido a la inexactitud de las estadísticas proporcionadas.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Los gobiernos de los países de la región actualmente están tratando de utilizar los parámetros analizados en el ranking de Facilidad para hacer negocios del Banco Mundial como parte de la calificación para mejorar el entorno de negocios en sus países. Y esto está dando resultados. Los países de la región han fortalecido notablemente su presencia en los primeros lugares de los ratings. Georgia se convirtió en el líder regional indiscutible en 2019, ocupando el séptimo lugar en el ranking mundial. Pero el progreso en otros países también es impresionante. Azerbaiyán saltó del puesto 63 en 2016 al 25 en 2019; durante los mismos tres años, Kazajistán mejoró su posición del puesto 49 al 28. Uzbekistán está mejorando rápidamente su entorno empresarial, pasando del puesto 150 en 2016 al 76 en 2019. Pero también hay tendencias negativas. La calificación de Armenia cayó del 35 al 47 y la de Kirguistán del 67 al 80.

La segunda sección del informe está dedicada a los indicadores macroeconómicos, el tamaño de la economía, la capacidad del mercado, el poder adquisitivo, estos son factores clave para decidir si una empresa ingresará a un nuevo mercado. En este sentido, los mejores países, obviamente, son los países más grandes de la región: Kazajstán, Uzbekistán, Azerbaiyán y Turkmenistán. El mercado de mayor capacidad es Uzbekistán, que tiene una población de 33,4 millones de personas pero un bajo poder adquisitivo, con un salario medio de 140 dólares al mes. El PIB per cápita más alto ($ 11,160) y el salario promedio ($ 526 por mes) se encuentran en Kazajstán.

La conectividad del transporte también es un factor importante en el atractivo de la inversión. No importa si un país es un mercado grande o un productor exitoso, es difícil materializar el potencial de inversión mientras se está lejos de los mercados mundiales. No sorprende que la geografía tenga un papel clave en la evaluación de este criterio. Sin embargo, el desarrollo equilibrado de los sistemas de transporte también es importante. Por ejemplo, Georgia, a pesar de tener una posición ventajosa en la intersección de las rutas de transporte y tener acceso al mar, no puede aprovechar plenamente el potencial de desarrollo de sus diferentes regiones debido al débil desarrollo de la infraestructura interna. Otro ejemplo, Uzbekistán, que no tiene salida al mar, convirtió su lejanía geográfica en un instrumento de desarrollo debido a su desarrollo activo de corredores de transporte internos y externos, lo que llevó a un aumento del comercio con los vecinos. Los líderes en esta sección son Azerbaiyán, que sistemáticamente desarrolla grandes proyectos de transporte a nivel nacional y subsidia su desarrollo en el extranjero, y Kazajstán, que también está implementando activamente una estrategia estatal para los flujos de transporte.

El factor más importante en términos de la preparación de los estados para mejorar el entorno empresarial, diversificar la economía y desarrollar y apoyar nuevos sectores es la evaluación de los programas de desarrollo y las políticas de inversión. Esta área, a diferencia de la disponibilidad de recursos naturales o la posición geográfica del país, es bastante artificial y puede mejorarse con voluntad política y deseo de desarrollo. Y aquí vemos que, salvo raras excepciones, los estados de la región carecen de un enfoque sistemático para su desarrollo. El mismo cuadro se observa con respecto a la política de inversión. Y mientras que a nivel de legislación, los países están nominalmente tratando de tener leyes bastante progresistas para proteger los derechos de los inversionistas, en la práctica, las empresas y los inversionistas extranjeros generalmente no tienen mecanismos e instituciones reales para proteger sus intereses ante los organismos estatales.

De acuerdo con dos criterios importantes, entre los países de Asia Central y el Cáucaso Sur, hay dos líderes incondicionales, Kazajstán y Uzbekistán, que están realizando un trabajo sistemático e integral para desarrollar sus economías y crear una política favorable y cómoda para los inversores. Además, mientras que Kazajstán ha sido tradicionalmente destacado en el espacio postsoviético por sus numerosos y ambiciosos programas de desarrollo, Uzbekistán ha logrado un rápido avance en el desarrollo y la implementación exitosa de toda una gama de programas de crecimiento y desarrollo específicos de la industria, que son generalmente incluido en la estrategia estructural de cinco años.

De acuerdo con la calificación final del atractivo de inversión, Kazajistán ocupó con confianza el primer lugar, lo que demuestra que incluso en el contexto de la transición energética actual, el país se está desarrollando con bastante éxito con respecto a sus vecinos, aprovechando las oportunidades de tránsito geográfico y los recursos naturales. Nur-Sultan también ocupó el primer lugar en el informe inicial hace tres años. Azerbaiyán y Uzbekistán compartieron el segundo y tercer lugar este año, ganando la misma cantidad de puntos en el análisis agregado de todos los parámetros. Los tres estados líderes tienen un mercado bastante grande, recursos naturales y modelos políticos sostenibles que les permiten realizar su potencial económico y de inversión.

Georgia, gracias a sus éxitos anteriores en la reforma, logró mantener un alto nivel de transparencia y atractivo para las instituciones extranjeras; ya que en 2017 ocupó el cuarto lugar, sin contar con recursos naturales significativos y un mercado amplio.

Armenia, Kirguistán y Tayikistán ocuparon los lugares quinto, sexto y séptimo respectivamente, repitiendo sus resultados en la clasificación anterior. Estas tres repúblicas tienen mano de obra barata, reservas minerales limitadas pero importantes y un clima favorable para el desarrollo de la agricultura. Al mismo tiempo, las repúblicas se caracterizan por una infraestructura subdesarrollada, mercados internos estrechos, corrupción y burocracia, intervención estatal en la economía y la falta de mecanismos reales para que los empresarios protejan sus derechos.

Turkmenistán ocupó el octavo lugar, al igual que la última vez. A pesar de la presencia de grandes reservas de hidrocarburos y el potencial de tránsito existente, Ashgabat no puede desarrollar su gran potencial económico debido a su modelo político estricto, que implica un control serio sobre toda la actividad económica del país.

Resumiendo, es importante considerar esta calificación como muy relativa. Los autores compararon países en la región designada y no incluyeron a otros jugadores en la calificación. La situación cambiaría radicalmente en la parte superior de la clasificación si, por ejemplo, cualquier país de Europa del Este, que también se ha estado desarrollando en el mercado durante los mismos 29 años, fuera considerado dentro del mismo marco.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Stanislav Pritchin, PhD, es jefe del grupo analítico en el Centro de Estudios de Asia Central y el Cáucaso en el Instituto de Estudios Orientales (Moscú) y miembro de la Academia en Chatham House.

El informe completo en el que se basa este artículo está disponible aquí.

Ir arriba