¿Qué sigue para el tan esperado FTA China-Japan-South Corea?

China, Japón y Corea del Sur, las tres economías más grandes de Asia, iniciaron negociaciones para un tratado de libre comercio (TLC) trilateral en 2013. Hasta enero de 2022, se han realizado un total de 16 rondas de negociaciones entre las tres partes, aunque sin avances sustanciales.

Recientemente, con la entrada en vigor del primer TLC que cubre a los tres países de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), el TLC China-Japón-Corea del Sur (CJK FTA) ha vuelto a llamar la atención. ¿Puede RCEP acelerar el proceso de negociación del TLC CJK? Para responder a esa pregunta, primero debemos examinar los factores detrás del estancamiento de casi una década en las negociaciones.

Obstáculos actuales

El progreso estancado en el TLC CJK se puede atribuir a tres factores. En primer lugar, la oposición de los sectores económicos nacionales que probablemente se verán afectados por el acuerdo, en particular la agricultura, sigue siendo fuerte. Según un estudio sectorial realizado por investigadores de Corea del Sur, la agricultura se considera el principal obstáculo para la finalización del CJK FTA. Las preocupaciones de la industria incluyen no solo la pérdida de participación en el mercado, sino también los derechos de propiedad intelectual (DPI) sobre tecnología y razas relacionadas con la agricultura, la seguridad alimentaria y el cumplimiento de las cuarentenas.

En segundo lugar, China, Japón y Corea del Sur han adoptado cada uno una estrategia de TLC diferente. China es conocida por su enfoque selectivo y gradual en la formulación de TLC. Más importante aún, China no quiere un TLC CJK de alto nivel. En cambio, favorece un TLC trilateral de nivel moderado, que se centra principalmente en el comercio de bienes. Corea del Sur prefiere un TLC integral en términos de alcance y contenido, que incluya servicios, inversión, contratación pública, derechos de propiedad intelectual y estándares técnicos, además del comercio de bienes. Aunque Japón está dispuesto a excluir la producción agrícola y pesquera del acuerdo, el país movilizado por las federaciones empresariales más influyentes rechaza un TLC CJK de bajo nivel. En cambio, Japón aboga por un acuerdo que incluya no solo una reducción arancelaria sustancial, sino también la liberalización de los servicios, los DPI, la protección ambiental y la política laboral.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

En tercer lugar, las amplias tensiones diplomáticas también han ensombrecido el TLC CJK. Se dice que China y Japón están más impulsados ​​políticamente, especialmente geopolíticamente. La rivalidad por la hegemonía regional entre China y Japón cobra mucha importancia. Además, algunos argumentan que la presión de China por el TLC CJK tiene como objetivo controlar la influencia de Estados Unidos en el este de Asia. La búsqueda de Japón por un equilibrio de poder entre Estados Unidos y China significa que la actitud del país hacia el TLC trilateral es un golpe caliente y frío.

Muhui Zhang de la Universidad Nacional de Pusan ​​argumenta que Corea del Sur, como puente entre China y Japón, es vital para la integración económica trilateral, pero desafortunadamente, a Corea del Sur le gustaría mantener su distancia de Japón a pesar de que ambos son aliados de los Estados Unidos. La historia colonial de Japón en la península de Corea sigue siendo dolorosa. Además, otros factores perturbadores, como los sentimientos nacionalistas y las disputas marítimas entre China y Japón, así como entre Japón y Corea del Sur, también ayudan a explicar el lento progreso y los pocos logros de las negociaciones hasta el momento.

RCEP: ¿Un cambio en los vientos?

Los obstáculos antes mencionados aún existen, a pesar de la implementación de RCEP, que cuenta con los tres estados como miembros. Sin embargo, RCEP puede demostrar algunos cambios positivos o al menos proporcionar señales de voluntad de cambio.

Primero, RCEP representa un compromiso entre China, Japón y Corea del Sur con respecto a las estrategias de TLC. Por ejemplo, RCEP no solo es el TLC más grande que China ha firmado hasta la fecha, sino que también es el que tiene los estándares más altos y el alcance más amplio. Por ejemplo, RCEP es la primera vez que China promete utilizar un enfoque de lista negativa al firmar un pacto comercial regional. Del mismo modo, también es la primera vez que China acepta incluir artículos sobre contratación pública en un TLC. Todo esto demuestra que China está dispuesta a firmar un TLC de nivel relativamente más alto en comparación con el pasado. El hecho de que China haya sido el primer país en ratificar el RCEP ilustra aún más el firme compromiso de China con el mega acuerdo comercial más completo del mundo. Además, China también ha decidido buscar una versión RCEP plus del CJK FTA.

Mientras tanto, aunque el nivel de los estándares y el alcance de los contenidos que se encuentran en el RCEP no se pueden comparar con los del Acuerdo Integral y de Progreso para la Asociación Transpacífico (CPTPP), que es defendido principalmente por Japón, Tokio firma el RCEP y es el tercero. miembro a ratificar el acuerdo indica además la relativa satisfacción de Japón hacia el actual RCEP. Como resultado, es probable que Japón también dé la bienvenida a un modelo RCEP Plus para el CJK FTA.

RCEP también presenta un compromiso y, por lo tanto, un enfoque para abordar las sensibilidades del sector nacional. Tomando como ejemplo la agricultura, fuente de muchas preocupaciones importantes, no solo algunos productos agrícolas están exentos del RCEP, sino que los aranceles sobre otros productos se reducirán gradualmente. Este enfoque gradual brinda tiempo para que el sector agrícola se acostumbre y se prepare para la implementación total y el desarrollo posterior de la RCEP. El desempeño de este enfoque gradual será una referencia importante para los tres países en la negociación e implementación del TLC CJK.

Los obstáculos resultantes de la competencia geopolítica, las disputas marítimas y los factores relacionados con la historia son casi imposibles de eliminar por completo. Sin embargo, la existencia de estos obstáculos no significa que el intento de formular un TLC CJK esté condenado al fracaso. RCEP puede ayudar a crear una atmósfera amistosa y favorable entre los tres países. Además, las experiencias pasadas también brindan algunas pistas sobre la cuestión de en qué condiciones China, Japón y Corea del Sur pueden cooperar. Por ejemplo, la crisis financiera asiática motivó a los tres países a apoyar el establecimiento de la Iniciativa Chiang Mai. Dado el hecho de que los impactos de COVID-19 en el desarrollo económico son incluso peores que la crisis financiera asiática y la crisis financiera mundial, es posible y probable que la pandemia duradera proporcione un estímulo para acelerar las negociaciones trilaterales estancadas durante mucho tiempo.

Por último, pero no menos importante, si la ausencia de liderazgo condujo parcialmente al estancamiento de las negociaciones del TLC con CJK, la conclusión de RCEP puede ayudar directamente a resolver ese problema. Se dice que China ha priorizado RCEP sobre el CJK FTA. Luego de la conclusión exitosa del RCEP, China ha reiterado su voluntad de reanudar y acelerar las negociaciones del TLC CJK. En los próximos años valdrá la pena seguir cómo China movilizará a Japón y Corea del Sur para concluir este pacto comercial en el que todos ganan.

Ir arriba