¿Qué piensan la gente en Taiwán sobre sus militares?

En las últimas décadas, los taiwaneses han visto a su ejército de manera negativa debido a la percepción de que el servicio militar obligatorio es una pérdida de tiempo y que las posibilidades de Taiwán de prevalecer en una guerra contra China son escasas a medida que la brecha en las capacidades militares continúa ampliándose en todo el mundo. Estrecho de Taiwán. La muerte del estudiante universitario Hung Chung-chiu durante el entrenamiento militar en 2013 reveló problemas profundos en el sistema de entrenamiento militar del país, como su opaco proceso para tratar las quejas de camaradas de todos los rangos. Estos problemas contribuyeron a la decisión de la administración de Ma Ying-jeou de acortar la duración del servicio obligatorio para iniciar una transición a una fuerza totalmente voluntaria.

Sin embargo, a medida que China continúa amenazando la seguridad de Taiwán, por ejemplo enviando constantemente aviones de combate cerca de Taiwán, hay señales de que los ciudadanos de Taiwán también han comenzado a cambiar su percepción sobre sus militares. En septiembre, el Ministerio de Defensa de Taiwán anunció que los ciudadanos que cumplieran el entrenamiento obligatorio reducido de cuatro meses serían enviados a servir en unidades militares o incluso estacionados en las islas de la costa de Taiwán. La administración de Tsai Ing-wen también ha estado evaluando la posibilidad de volver al sistema de servicio militar obligatorio anterior en el que todos los ciudadanos sirven al menos un año, y en algunos casos dos años, en el ejército.

El público parece dispuesto a prestar apoyo a tal cambio de política. La conocida Encuesta de Seguridad Nacional de Taiwán, realizada por la Universidad de Duke y la Universidad Nacional Chengchi, preguntó a finales de 2020 a 1000 ciudadanos de Taiwán si creían que la formación obligatoria de cuatro meses tenía la duración adecuada. Setenta y cinco por ciento de los encuestados lo vieron como demasiado corto; otro 16 por ciento pensó que estaba bien y solo el 2 por ciento dijo que era demasiado largo.

Además, entre 2015 y 2017, el Instituto de Sociología de la Academia Sinica (academia nacional de Taiwán) encuestó a 1.300 ciudadanos sobre sus opiniones sobre si el país debería volver al sistema de servicio militar obligatorio. Se preguntó a los encuestados si Taiwán debería restablecer el servicio militar obligatorio para fortalecer su poder militar, y hubo un aumento de 21 puntos en el apoyo de 2015 a 2016 (60 por ciento a 81 por ciento). Se hizo una versión similar de la pregunta en 2017, y el apoyo llegó a un récord del 86 por ciento.

Claramente, el entusiasmo por volver al servicio militar obligatorio era alto. Pero, ¿los ciudadanos apoyan menos a los militares cuando se plantean preocupaciones presupuestarias? Otra pregunta de la misma encuesta de la Academia Sínica aprovechó la pregunta. Cuando se le preguntó en 2015 si estaba dispuesto a aumentar sus impuestos para fortalecer el poder militar de Taiwán, el 66 por ciento de los encuestados se opuso; sólo el 32 por ciento lo apoyó. La combinación con los resultados de la encuesta mencionada anteriormente nos lleva a especular que alrededor del 30 por ciento de los ciudadanos de Taiwán apoyan el servicio militar obligatorio pero no están dispuestos a pagar por ello.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

La brecha entre la disposición a pagar por el entrenamiento militar y el interés en restablecer el servicio militar obligatorio podría ser tan simple como el deseo de pasar la carga fiscal a otros. Los ciudadanos a menudo quieren disfrutar del beneficio de los bienes públicos, como la defensa nacional o la protección del medio ambiente, pero no quieren asumir ellos mismos los costos asociados.

Sin embargo, podría haber otras razones para la discrepancia, relacionadas con las imágenes que el público posee sobre los militares. Uno de nuestros documentos de trabajo indica que la voluntad de involucrarse en un conflicto hipotético contra China depende de la percepción de la utilidad del entrenamiento militar obligatorio. En otras palabras, un ciudadano taiwanés estará más dispuesto a defender Taiwán en el campo de batalla si cree que el entrenamiento recibido es beneficioso para ese propósito, y viceversa. En consecuencia, el hecho de que una parte significativa del público no esté lista para pagar la factura de un aumento en el gasto militar probablemente se deba a sus percepciones del entrenamiento militar y su utilidad para la defensa de Taiwán.

Lograr que todos o la mayoría de los ciudadanos de Taiwán se animen y apoyen el servicio militar obligatorio tendría otros beneficios. El trabajo de Jason Lyall sugiere que la composición demográfica de las fuerzas armadas de un país puede influir en la probabilidad de éxito en una confrontación militar. Encuentra que si el ejército está compuesto desproporcionadamente por grupos minoritarios que están en desventaja en la sociedad en general, es más probable que un país pierda en combate o enfrente golpes militares. La extrapolación de sus hallazgos al contenido de Taiwán sugiere que un servicio militar obligatorio universal que obligue a todos los ciudadanos a unirse a las fuerzas armadas podría impulsar la moral de las fuerzas armadas al diversificar la composición de su personal.

El primer paso para lograr este objetivo es reformar la imagen existente de las imágenes militares, y parece que la actual administración se dirige en esa dirección. La presidenta Tsai Ing-wen está atenta a los asuntos militares, ya que, en promedio, mantiene al menos una publicación por semana sobre este tema en su página de Facebook. Tsai también está impulsando otras reformas militares, como la producción de submarinos de fabricación nacional y el sistema de movilización de las reservas militares. Más recientemente, los expertos militares también calificaron el ejercicio Han Kuang como más extenso y arduo en comparación con años anteriores. Todos estos esfuerzos ayudarán a dar forma a una nueva imagen para las fuerzas armadas, lo que alentará a los ciudadanos a prestar su apoyo para futuras reformas.

Ir arriba