¿Pueden los militares de Francia estar a la altura de sus ambiciones en el Indo-Pacífico?

En el contexto de la agitación actual en las fronteras orientales de Europa y en vista de las recientes elecciones en Francia, la cuestión de las capacidades de defensa francesas vuelve al centro del escenario político, después de décadas de recortes presupuestarios y falta de inversión. El espectro de la guerra que se avecina una vez más a la entrada de Europa debería ser una llamada de atención para que los políticos franceses reevalúen las necesidades del país en vista de sus ambiciones estratégicas y el estado de sus capacidades actuales.

El Indo-Pacífico, aunque actualmente está superado en el ciclo de noticias por Ucrania, es un buen ejemplo. Como reafirmó recientemente el Ministro de las Fuerzas Armadas de Francia, Sebastien Lecornu, en su discurso en el Diálogo de Shangri-La de 2022 en Singapur: Si bien algunos temen que la crisis en Ucrania nos tome por sorpresa y lleve a Francia a retractarse de sus compromisos con la región, este no será el caso. Y, sin embargo, si bien es una piedra angular de la estrategia francesa, hoy parece evidente que las fuerzas armadas francesas, y en particular la Marina francesa, no tienen los recursos para cumplir con estas ambiciones.

El Indo-Pacífico: una cuestión de soberanía francesa e intereses estratégicos

Recordemos primero lo que está en juego. Francia es una potencia residente en el Indo-Pacífico. Con 1,65 millones de ciudadanos franceses viviendo en territorios franceses en el Pacífico y el Océano Índico, y una ZEE de 9 millones de kilómetros cuadrados, el Indo-Pacífico no solo es una región de interés estratégico, sino que la soberanía francesa está directamente en juego. Además, estos territorios enfrentan varios desafíos: el cambio climático y el aumento de eventos climáticos extremos (tifones, aumento del nivel del mar, etc.), la pesca ilegal, el narcotráfico y la migración ilegal, entre otros.

Para hacer frente a estos desafíos, 7.000 efectivos militares, junto con 20 embarcaciones y 40 aviones, están basados ​​permanentemente en la región, organizados en torno a cinco centros de comando. Su misión es triple: proteger la soberanía francesa, intervenir para la protección de la población en caso de crisis y afirmar la presencia francesa en la región, en particular para mantener la capacidad de Francia de operar de forma autónoma en los bienes comunes globales y garantizar su libre acceso a el Indo-Pacífico. La creciente rivalidad entre China y Estados Unidos está sumando tensión en la región y alimentando una acumulación de armas entre los poderes locales.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Dentro de este ámbito, en 2018 Francia adoptó su Estrategia para el Indo-Pacífico, perfeccionada por el Ministerio de las Fuerzas Armadas al año siguiente en su Estrategia de Defensa Francesa para el Indo-Pacífico. Los objetivos establecidos en el documento se pueden resumir en tres categorías: proteger los intereses fundamentales de Francia (garantizar la integridad territorial, el libre ejercicio de su soberanía y la protección de su población); salvaguardar los intereses estratégicos de Francia (garantizar la libertad de navegación y acceso a los bienes comunes globales y apoyar la estabilidad y el desarrollo de sus regiones vecinas), y defender sus intereses como potencia global, derivados de sus responsabilidades como miembro permanente del Consejo de Seguridad (combatiendo contra la proliferación nuclear, velando por el respeto de los tratados internacionales y la preservación de la estabilidad estratégica).

Las fuerzas francesas se estiraron delgadas en el Indo-Pacífico

Sin embargo, el principal obstáculo para el logro de las ambiciones francesas en el Indo-Pacífico son las propias fuerzas francesas. Desde la década de 1990, el formato de las fuerzas proyectadas en el Indo-Pacífico se ha reducido constantemente, aun cuando contribuyen a la razón de ser de la defensa francesa y son fundamentales para apoyar su postura de disuasión. De hecho, en julio de 2021, ninguno de los cuatro buques de la Armada francesa con base en Nueva Caledonia estaba operativo.

Un informe de la Comisión Parlamentaria de las Fuerzas Armadas y la Defensa Nacional de Francia publicado en febrero de 2022 pinta un panorama sombrío. Si bien los medios militares asignados actualmente coincidían con la situación en el Indo-Pacífico a principios de la década de 2000, ahora parecen insuficientes en un contexto de mayores tensiones en la región. Ha habido una disminución en el tamaño de la fuerza desplegada (por ejemplo, una contracción de alrededor del 30 por ciento para el personal de la Fuerza Aérea en los últimos años), y el material disponible está envejeciendo y no se adapta a las amenazas probables, sobre todo que planteada por la marina y la guardia costera chinas. Además, el formato de la Armada francesa metropolitana y la aparición de nuevos teatros de operaciones en el Atlántico Norte, el Mar Mediterráneo, el Golfo Pérsico y el Golfo de Guinea no permiten despliegues significativos con una frecuencia o un nivel más altos que los que se logran actualmente.

Actualmente se están realizando esfuerzos para modernizar los medios militares desplegados en el Indo-Pacífico, incluido el reemplazo de la flota Falcon 200, la entrega de seis nuevos patrulleros en alta mar (POM) a partir de 2022 y la renovación de las fragatas de vigilancia de la marina después de 2030. Sin embargo, estos reemplazos son insuficientes y parecen desconectados de los mayores medios y capacidades militares de China. China podría explotar esta fragilidad para promover su política de hechos consumados , en particular con respecto a la pesca en la ZEE francesa, al tiempo que expone a la gente de mar francesa a posibles incidentes armados.

En una entrevista con La Tribune en julio de 2021, el almirante Pierre Vandier, jefe de personal de la Marina francesa, llegó a la misma conclusión. Según Vandier, la Armada francesa está comprometida mucho más allá de los objetivos fijados en el Libro Blanco de 2013 y está demasiado limitada para cumplir plenamente sus nuevas misiones en el Indo-Pacífico. Para él, la Armada francesa no solo debe aumentar sus medios en la región sino, lo que es más importante, aumentar su nivel de capacidad. Las fragatas de vigilancia, por ejemplo, tienen sistemas de armas obsoletos y deben ser reemplazadas por embarcaciones más capaces.

Cerrar la brecha de capacidad política francesa en el Indo-Pacífico

Dado que se espera que aumenten las tensiones y el riesgo de conflicto en el Indo-Pacífico, está claro el caso de un aumento tanto en el tamaño como en la capacidad de las Fuerzas Armadas francesas en la región. Se deben considerar varias propuestas sugeridas por el informe parlamentario de febrero de 2022 en vista de una revisión de la Loi de Programmation Militaire (ley de planificación militar) bajo la nueva administración francesa.

En primer lugar, se deben aumentar y mejorar las plataformas preposicionadas en los centros de comando del Indo-Pacífico. El informe parlamentario de 2022 recomienda duplicar el número de patrulleras en Nueva Caledonia y Polinesia y anticipar el reemplazo de las fragatas de vigilancia con un programa de corbetas que proporcione una presencia militar más capaz, así como la adquisición de embarcaciones anfibias para proporcionar una capacidad de proyección de fuerza mínima. en la zona.

En segundo lugar, se debe aumentar la disponibilidad operativa y la resiliencia de la flota desplegada mejorando las capacidades de mantenimiento, reparación y operación de las bases navales locales. En tercer lugar, para evaluar adecuadamente la situación en su vasta ZEE, la conciencia situacional francesa en la región debe mejorarse a través de un programa de vigilancia espacial más ambicioso y una mayor flota de aviones de vigilancia marítima.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Y finalmente, las fuerzas francesas deben hacerse más visibles para afirmar la presencia de Francia en la región a través de actividades de alta visibilidad. El fortalecimiento de las relaciones entre Australia y Francia tras la elección del primer ministro Anthony Albanese el mes pasado podría conducir a una cooperación militar franco-australiana reforzada y también ser una ocasión para revivir la ambición de una alianza entre Australia, India y Francia.

En general, la ambición francesa en el Indo-Pacífico debe traducirse en un refuerzo de los medios de las fuerzas armadas desplegadas en la región. Cerrar la actual brecha de capacidad política implica mayores inversiones en capacidad, que deben incluirse tanto en la planificación militar actual como en la futura, estableciendo los márgenes de maniobra franceses para la primera mitad de este siglo.

Ir arriba