¿Puede el régimen talibán mantener el poder?

Después de capturar Kabul el 15 de agosto, los talibanes tardaron tres semanas en anunciar un gobierno interino. Los intransigentes aseguraron todos los puestos en lo que probablemente fue una lucha de poder con otros líderes talibanes. El gobierno es altamente exclusivo en su representación de género, etnicidad, religión y puntos de vista políticos.

Cuando los talibanes llegaron al poder por primera vez en 1996, disfrutaron de un relativo apoyo popular dado que la disputa entre los grupos muyahidines en el poder había devastado Afganistán. Pero los talibanes no retuvieron el poder por mucho tiempo y fueron derrocados por una invasión liderada por Estados Unidos después de los ataques del 11 de septiembre.

En comparación con su primer período en el poder, y a pesar de la corrupción masiva del gobierno de Ashraf Ghanis y su incapacidad para lograr el desarrollo deseado, la población afgana en general no dio indicios de que estuviera buscando ansiosamente el regreso de los talibanes al poder.

Esta vez, los talibanes se hicieron cargo de Kabul aparentemente con menos apoyo interno y enfrentando condiciones internacionales adversas. Durante el proceso de retirada de EE. UU., los talibanes capturaron Kabul con una rapidez asombrosa, sorprendiendo a muchos, incluidos ellos. El cambio de contexto obligó repentinamente a los talibanes a enfrentarse a la dura realidad de dirigir un estado en circunstancias muy restringidas, lo que planteó dudas sobre si es posible que permanezcan en el poder en el futuro previsible simplemente confiando en la fuerza militar.

La economía: el factor decisivo

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Quizás el mayor desafío de los talibanes sea la economía. Después de la toma del poder por parte de los talibanes, los socios para el desarrollo cortaron los lazos y las instituciones económicas internacionales y las agencias donantes impusieron restricciones a Afganistán. A pesar de experimentar un rápido crecimiento económico en la última década, Afganistán no logró construir una economía nacional autosuficiente. Esta nación desesperadamente pobre con un PIB de alrededor de $ 500 per cápita tiene una relación de deuda a PIB del 90 por ciento. Alrededor del 80 por ciento de su presupuesto anual depende de los Estados Unidos y otros donantes extranjeros.

Gran parte de los $ 10 mil millones en activos del Banco Central de Afganistán (DAB) están en manos de los Estados Unidos y algunas otras naciones occidentales. El secretario del Tesoro de EE. UU. ya anunció que no tenía ningún plan para liberar los activos afganos. Otras naciones occidentales congelaron activos y se retiraron de acuerdos financieros. El Banco Mundial y otras agencias de ayuda también detuvieron la ayuda.

DAB no tiene la capacidad de imprimir moneda. Antes de que los talibanes tomaran el poder, DAB esperaba una entrega de 2.000 millones de afganos en billetes de baja denominación de una empresa de divisas polaca para agosto de 2021 y otros 100.000 millones de una empresa francesa el próximo año. La toma de poder de los talibanes ha hecho que estas entregas sean inciertas.

Estas respuestas nacionales e internacionales han conspirado para crear una grave crisis de liquidez. Los talibanes no pueden pagar los salarios de los empleados del gobierno. La gente no tiene dinero en efectivo y los precios de los productos básicos se están disparando. Hay severos cortes de energía y escasez de combustible. Inevitablemente, la crisis económica ha afectado gravemente al sector de la salud. Incluso los medicamentos básicos están completamente agotados en los hospitales públicos.

El sombrío panorama económico, junto con el temor de que los talibanes implementen leyes de la sharia mucho más estrictas en los próximos meses, han obligado a miles de afganos a intentar cruzar la frontera desesperadamente. El éxodo masivo de burócratas, trabajadores calificados, intelectuales y figuras públicas seguramente tendrá un efecto severamente adverso en la nación. Que ninguna de las embajadas extranjeras de Afganistán haya mostrado lealtad a los nuevos gobernantes también pone en peligro al régimen talibán.

¿Pueden China y Pakistán rescatar a los talibanes?

Incluso con los talibanes como parias globales, Pakistán y China se han presentado para rescatarlos. Ambos proporcionaron ayuda de emergencia y han pedido a la comunidad internacional que se comprometa con el régimen. El logro más significativo de los Inter-Services Intelligence (ISI) de Pakistán fue aprovechar la oportunidad presentada por la disputa entre diferentes facciones de muyahidines respaldados por Occidente después de la caída del gobierno comunista de Kabul en 1992 y ayudar a un grupo en particular a crear los talibanes.

Los talibanes son protegidos de Pakistán y una herramienta importante para mantener sus intereses geopolíticos en la región. Por lo tanto, está en el mayor interés de Pakistán mantenerlos en el poder a toda costa. Sin embargo, a pesar de este apoyo activo, Pakistán no se ha arriesgado a reconocer oficialmente a los talibanes por temor a quedar aislado del resto del mundo. El establecimiento de Pakistán también está preocupado por Tehrik-i-Taliban Pakistan, que ha llevado a cabo muchos ataques en Pakistán y tiene estrechos vínculos con los talibanes afganos.

Pakistán se enfrenta a un dilema. Por un lado, no quiere perder a los talibanes como peón efectivo; por el otro, teme la talibanización del propio Pakistán. Junto con estos factores, su economía empobrecida le impide brindar el apoyo financiero y político necesario a los talibanes por sí solo.

Al igual que Pakistán, China enfrenta sus propios dilemas. China está preocupada por sus inversiones e intereses comerciales en la región, pero al mismo tiempo está preocupada por reforzar el Movimiento Islámico de Turquestán Oriental, lo que dice es un grupo extremista uigur, si los talibanes se mantienen en el poder. Por su parte, Rusia también está siendo cautelosa, calculando si el gobierno sostenido de los talibanes reforzará inadvertidamente la política del islamismo en Asia Central y partes de Rusia.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

En cuanto a los talibanes, el mayor desafío es asegurar el sustento de 38 millones de afganos. Sin una asistencia internacional masiva y confiando únicamente en la ayuda de China y Pakistán, no podrán hacerlo.

Seguir adoptando una línea ultraortodoxa puede aislar a los talibanes incluso de China y Pakistán, profundizando la crisis económica.

¿Qué sigue?

El empeoramiento de las circunstancias económicas y los desafíos de gobernabilidad en Afganistán podrían intensificar las tensiones internas en los próximos meses. Una facción brutal de la red Haqqani u otra nueva facción podría plantear desafíos a los gobernantes actuales y desencadenar graves luchas internas similares a las disputas entre grupos muyahidines en la década de 1990. En las próximas semanas, el Estado Islámico en Afganistán (ISKP), que reúne a sus miembros entre los talibanes y grupos radicales de Pakistán, podría aumentar los ataques contra el gobierno interino, al igual que los talibanes atacaron al anterior gobierno respaldado por Occidente. Las facciones muyahidines recientemente destituidas también podrían reagruparse y oponer resistencia.

En su lucha contra el comunismo, Estados Unidos, en lugar de ayudar a formar fuerzas democráticas seculares en Afganistán, patrocinó a los islamistas. Estados Unidos también produjo y difundió libros de texto antisoviéticos con perspectivas yihadistas sin darse cuenta de las ramificaciones futuras para la política global.

Los medios tienden a ignorar que, en los últimos 20 años, las fuerzas occidentales han salvaguardado la República Islámica de Afganistán, un gobierno relativamente moderado pero islamista. Los talibanes más extremistas han vencido a esta versión de los islamistas y sus enemigos, el ISKP, son aún más extremos.

El triste destino del pueblo afgano es que, en ausencia de demócratas liberales o fuerzas de izquierda, grupos aún más extremistas que los talibanes están surgiendo ahora para competir por el poder. Las luchas internas entre los ultraislamistas es la trayectoria final para Afganistán en el futuro previsible.

Ir arriba