Por qué una invasión de Taiwán no se parecería en nada a D-Day

El 6 de junio de cada año, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN conmemoran el aniversario del Día D, el audaz asalto anfibio en la región de Francia Normandía que ayudó a derrocar al nazismo y liberó a Europa occidental. Hoy en día, los comentaristas establecen con frecuencia paralelismos entre el Día D y una invasión china imaginaria de Taiwán. Pero tales comparaciones son incorrectas. Este es el por qué.

Emoción versus lógica

La mayoría de los observadores ven el desembarco de Normandía como un momento glorioso en la historia humana. La sola idea del Día D evoca fuertes emociones positivas, especialmente para los ciudadanos de las democracias occidentales involucradas. Entonces, es fácil ver por qué comparar el Día D con la invasión de la democrática Taiwán podría ser problemático. A pesar de la propaganda del Partido Comunista Chino (PCCh), la campaña de Beijing trataría de difundir la tiranía, no de liberar a los pueblos oprimidos.

Por eso me gusta usar el término Día Cero (Z-Day) para referirme a la fecha teórica de una futura invasión china de Taiwán. Día Z es el término que usó Winston Churchill cuando hablaba de una posible invasión nazi de Inglaterra, una operación que Adolf Hitler planeó lanzar en 1940, pero abortó después de perder la batalla por la supremacía aérea sobre el Canal de la Mancha. Si bien todas las metáforas históricas son imperfectas, esta parece adecuada, incluso esperanzadora. Para Inglaterra, el Día Z nunca llegó.

Pero si un futuro Día Z llegara a las costas de Taiwán, no sería como el desembarco de Normandía. Nuestro impulso natural al pensar en futuras operaciones anfibias es mirar al pasado. Sin embargo, la realidad de este escenario es que no existe un buen punto de comparación. Nada ni remotamente similar ha ocurrido en la historia.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Contrastes en abundancia

Es fácil olvidar que la mayor operación anfibia de la Segunda Guerra Mundial fue en realidad un asunto relativamente simple en términos del espacio de batalla. Los desembarcos del Día D ocurrieron en la Francia rural a lo largo de una playa relativamente plana de 80 kilómetros. Los desgarradores acantilados con vista a la playa de Omaha, que se hicieron famosos por la película de Hollywood Salvar al soldado Ryan, tenían solo entre 100 y 170 pies de altura. Pocos civiles vivían en la zona, que había sido extensamente bombardeada antes de los ataques.

Las playas de Normandía estaban fuertemente fortificadas, pero ligeramente guarnecidas. Fueron defendidos por alrededor de 50.000 soldados bajo el mando alemán. Para derrotarlos, los Aliados emplearon más de 6.000 barcos y más de 1.000 aviones, que juntos desembarcaron aproximadamente 155.000 soldados el Día D, incluidos 24.000 por aire.

Ahora piensa en un campo de batalla muy diferente. Taiwán es una nación accidentada y muy urbanizada de 23,6 millones de habitantes. El país de Taiwán (también conocido como la República de China) está formado por más de 100 islas, la mayoría demasiado pequeñas para verlas en el mapa. Muchas de las islas exteriores de Taiwán están llenas de misiles, cohetes y cañones de artillería. Sus colinas de granito han sido atravesadas por túneles y sistemas de búnkeres.

La isla principal de Taiwán tiene 394 kilómetros de largo y 144 kilómetros de ancho en su punto más ancho. Tiene 258 picos de más de 3.000 metros de altura. La más alta, Yushan, o Montaña de Jade, tiene poco menos de 4.000 metros de altura.

A diferencia de Normandía, el terreno costero aquí es el sueño de los defensores hecho realidad. Taiwán tiene solo 14 playas pequeñas de invasión, y están bordeadas por acantilados y junglas urbanas. La playa de Linkou, cerca de Taipei, ofrece un ejemplo ilustrativo. Elevándose directamente sobre la playa se encuentra la montaña Guanyin (615 metros). En su flanco derecho se encuentra la meseta de Linkou (250 metros) y a su izquierda la montaña Yangming (1.094 metros). Las estructuras hechas de hormigón armado con acero cubren los valles circundantes. Taiwán es azotado por tifones y terremotos todo el tiempo, por lo que cada edificio y puente está diseñado para soportar fuertes embates.

Esta geografía extrema está densamente guarnecida por defensores armados. En tiempo de guerra, Taiwán podría movilizar una fuerza de contrainvasión de al menos 450.000 soldados, y probablemente mucho más. Si bien el ejército permanente de Taiwán tiene solo alrededor de 190,000 efectivos, tiene una gran fuerza de reserva compuesta principalmente por reclutas recientes con entrenamiento básico. En 2020, el entonces ministro de defensa de Taiwán estimó que 260.000 reservistas podrían movilizarse en el peor de los casos para aumentar el personal en servicio activo. Esto parece ser una estimación conservadora.

Más de 2 millones de jóvenes taiwaneses están en el sistema de reserva militar, junto con una gran cantidad de contratistas y personal gubernamental registrado. La estrategia de defensa total de Taiwán incluye a oficiales de policía, bomberos, personal de líneas aéreas, operadores de excavadoras, trabajadores de la construcción, conductores de camiones, conductores de autobuses, tripulaciones de barcos de pesca, médicos, enfermeras y muchos otros. Por ley, casi cualquier persona con una habilidad útil en tiempos de guerra podría ser presionada para el servicio nacional.

Desconocidos

No es información pública cuántas armas ha almacenado Taiwán para sus reservistas del ejército, la marina y la policía militar. Tampoco está claro si el sistema de reservas impopular y con escasos recursos de Taiwán podría movilizar y utilizar efectivamente un número significativo de ellos. Mucho dependería de la inteligencia de alerta temprana y de la voluntad del presidente de Taiwán y su gabinete de actuar con presteza. Las democracias a menudo son reacias a declarar emergencias nacionales e instituir la ley marcial hasta que comience la invasión enemiga. Esta podría ser la razón por la cual el exministro de defensa asumió con pesimismo que solo podría movilizar alrededor del 15 por ciento de la fuerza de reserva total de las fuerzas armadas.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Si ocurriera, la batalla por Taiwán involucraría otras complejidades que son vitales pero blandas, lo que significa que no pueden cuantificarse satisfactoriamente. Sería la primera guerra entre países en la que tanto el atacante como el defensor tuvieran misiles modernos de largo alcance en sus arsenales capaces de romper barcos y devastar objetivos terrestres con precisión desde cientos de kilómetros de distancia. En realidad, nadie sabe cómo sería una pelea así porque nunca antes había sucedido.

Ambos lados tendrían armas cibernéticas avanzadas, suites de guerra electrónica, minas inteligentes y enjambres de drones que nunca se han probado en combate en el mundo real. Ambos tendrían satélites y al menos alguna capacidad para atacar satélites. Ambos tendrían influencia económica para usar y la capacidad de paralizar la economía de los demás.

Ambos tendrían un gran número de sus ciudadanos viviendo en el territorio de los demás, un número cierto pero desconocido de los cuales son saboteadores y espías (y algunos de esos agentes dobles). Ambos tendrían la temible opción de utilizar armas de destrucción masiva para dispersar agentes biológicos, químicos y radiactivos contra el otro. Y ambos podrían aplicar armas más exóticas, como armas de energía dirigida y misiles hipersónicos.

La pregunta más crítica, por supuesto, es qué haría Estados Unidos. Parece lógico suponer que la Casa Blanca enviaría ayuda a Taiwán. Actualmente se desconoce si el presidente ordenaría o no a las fuerzas estadounidenses que defendieran Taiwán. No obstante, de acuerdo con la Ley de Relaciones con Taiwán, el ejército estadounidense debe planificar la defensa de Taiwán y prepararse en consecuencia.

A diferencia del ejército de EE. UU., el EPL no ha entrado en combate desde 1979. Como resultado, nadie que sirva hoy en China tiene experiencia en combate, excepto un puñado de generales geriátricos. Igualmente importante, el ejército chino no entrena en entornos realistas y altamente complejos. Estos dos hechos ponen en duda si el EPL podría o no llevar a cabo con éxito una operación de invasión compleja. Si EE. UU. saliera en defensa de Taiwán, pocos expertos le darían buenas probabilidades a China.

Calculo de números

Algunas cosas con las que podemos contar, o al menos estimar con la ayuda de las computadoras. Los elementos cuantificables de la operación de invasión del ELP serían alucinantes. Millones de fuerzas armadas uniformadas se movilizarían en China, incluidos soldados, marineros, aviadores, coheteros, infantes de marina, ciberguerreros, policías armados, reservistas, milicias terrestres y milicias marítimas. Parece probable que entre 1 y 2 millones de tropas de combate tengan que cruzar el Estrecho de Taiwán, que tiene 128 kilómetros de ancho en su punto más estrecho y 410 kilómetros en su apertura más ancha.

Los números de tropas del EPL, por supuesto, son mejores conjeturas altamente especulativas, que dependen completamente de suposiciones. En teoría, el EPL podría desembarcar entre 300 000 y 400 000 soldados, por ejemplo, si el presidente taiwanés fuera asesinado o capturado antes del Día Z y la resistencia armada se derrumbara. Por otro lado, si el gobierno taiwanés sobrevive y moviliza todo lo que está bajo su poder en el momento oportuno, el EPL podría tener que enviar más de 2 millones de soldados a Taiwán, incluidos paramilitares como la Policía Armada Popular y la Milicia de China.

¿Porqué tantos? Los comandantes que planean operaciones ofensivas normalmente quieren una superioridad de 3 a 1 sobre el defensor. Si el terreno es desfavorable, es posible que deseen una proporción de 5 a 1 (ya veces más). Suponiendo que Taiwán tuviera 450.000 defensores, el general del EPL a cargo querría tener al menos 1,35 millones de hombres, pero probablemente más de 2,25 millones. Obviamente, esta es una fórmula simplista. Pero sin acceso a estudios y planes militares chinos de alto secreto, una estimación lógica es mejor que la alternativa.

Si la fuerza terrestre del ELP fuera de un millón o más de hombres, entonces podríamos esperar una armada de miles o incluso decenas de miles de barcos para entregarlos. La gran mayoría de estos barcos no serían de la Armada del EPL. Se movilizarían embarcaciones como remolcadores, petroleros, barcazas, transbordadores, barcos de pesca, plataformas semisumergibles, portacontenedores y buques de carga pesados ​​​​de carga y descarga. De acuerdo con la doctrina militar china, muchos barcos se desplegarían como señuelos, realizando fintas para distraer la atención del asalto principal.

Para el EPL, ahora se pueden alcanzar enormes cantidades de barcos. La estrategia de fusión militar-civil del PCCh se ha estado preparando para tal operación. Las flotas civiles de China son enormes, y cada día se modernizan más cascos para apoyar una futura campaña militar contra Taiwán.

Para que Beijing tenga perspectivas razonables de victoria, el EPL tendría que mover miles de tanques, cañones de artillería, vehículos blindados y lanzacohetes con las tropas. Montañas de equipos y lagos de combustible tendrían que cruzar con ellos. Además de los barcos, miles de aviones de transporte y helicópteros estarían involucrados en la gigantesca operación de elevación.

Más de 90 millones de miembros del PCCh apoyarían el esfuerzo bélico, junto con el poderío industrial de una nación de 1300 millones de personas. El sistema marxista-leninista de China es excepcionalmente capaz de extraer recursos privados para uso del estado. Según Xi Jinping, una de las mayores fortalezas del PCCh es su capacidad para forzar la acción colectiva y realizar campañas masivas, especialmente en tiempos de emergencia.

La invasión de Taiwán sería la emergencia suprema para todos los bandos. Sería diferente a todo lo que se haya visto antes. Sería nuevo, diferente e impredecible.

Preservar la paz

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Mucho es desconocido y nada es inevitable sobre una posible invasión china de Taiwán. Las complejidades inherentes a este escenario son imposibles de explicar con un alto grado de confianza. Incluso los juegos de guerra que se juegan en las supercomputadoras del Pentágono se basan en fuertes aportes de conjeturas humanas. Mucho de esto es puro viento. Ese es el punto. Los diseñadores de juegos de guerra quieren que los oficiales militares experimenten la derrota y hablen sobre los problemas para que puedan hacerlo mejor en el mundo real. Estos son ejercicios de entrenamiento, no visitas a algún oráculo digital de Delphi.

Nuestras mentes se sienten naturalmente atraídas hacia los binarios, fórmulas simples en blanco y negro que nos ayudan a dar sentido al mundo. Considere estas declaraciones: ¡Cuidado! El Día Z llegará pronto. ¡Relaja el bombo! El Día Z nunca llegará. ¡Rendirse! Taiwán es indefendible. ¡Relax! Taiwán es inexpugnable.

Todas estas son elecciones falsas. La verdad es que el futuro es invisible; nadie sabe lo que podría traer. A veces, cuanto más estudiamos algo que es verdaderamente complejo, menos seguros estamos de entenderlo. Y a veces eso es algo bueno.

Si está cuerdo, Xi Jinping pensará mucho antes de ordenar un ataque a Taiwán y se dará cuenta de lo rápido que los acontecimientos podrían salirse de su control. Pero, ¿podemos realmente confiar en que un dictador acusado de genocidio actúe de manera racional? Eso parece imprudente.

Hay innumerables cosas que Estados Unidos y Taiwán pueden hacer abiertamente para generar dudas en la mente de Xi. Incluso hay más cosas que pueden hacer en secreto para prepararse para ganar el Día Z si es necesario. Washington y Taipei tienen mucho trabajo por delante.

Estados Unidos y Taiwán deberían esforzarse por lograr lo que mi colega Mark Stokes ha denominado una relación NSC (normal, estable y constructiva). La ambigüedad actual que rodea la política de Washington hacia Taiwán es desestabilizadora porque aísla a Taipei, envalentona a Beijing e invita a errores de cálculo en todos los lados.

Preservar la paz a largo plazo requerirá nuevas ideas, fuerza de voluntad política y un mayor sentido de vigilancia. Un conocimiento básico de geografía e historia también podría ayudar.

Ir arriba