Por qué importa la línea de Durand

Los funcionarios afganos han acusado en ocasiones a Pakistán de ser menos que honesto al presionar a los talibanes afganos para que conversen con Kabul. Antes de hacer tales declaraciones, esos mismos funcionarios también deberían tratar de comprender las profundas preocupaciones de Pakistán sobre la postura de Afganistán en su frontera común. En la actualidad, Afganistán no reconoce oficialmente la frontera internacional con Pakistán. En cambio, tiene reclamos territoriales en áreas que se extienden desde la frontera entre Afganistán y Pakistán hasta el río Indo, que en total comprende casi el 60 por ciento del territorio paquistaní.

Esta disputa fronteriza tiene sus raíces en el siglo XIX, cuando Pakistán era parte de la India y la India era una colonia británica. Los británicos impusieron la frontera de 2640 km al Emir de Afganistán en 1893 en un intento por fortalecer el control de los primeros sobre las partes del norte de la India. El acuerdo fue firmado entre Sir Mortimer Durand, entonces Ministro de Relaciones Exteriores de la India, y Amir Abdur Rahman Khan en Kabul. Por lo tanto, la línea se conoce como Línea Durand y atraviesa territorio pashtún.

Según el acuerdo de Durand Line, Afganistán cedió algunos distritos, incluidos Swat, Chitral y Chageh, aunque ganó otras áreas, Nuristan y Asmar, por ejemplo, que históricamente no había controlado. El acuerdo, al menos en papel, demarcó por primera vez dónde comenzaba y terminaba la frontera indo-afgana. Antes del acuerdo de Durand Line, tanto India como Afganistán incursionaban en el dominio de influencia del otro, lo que con frecuencia provocaba tensiones fronterizas.

En contraste con muchos relatos históricos, Afganistán reconoció la Línea Durand como una frontera internacional. El sucesor de Abdur Rahman Khan, Amir Habibullah Khan, firmó en 1905 un nuevo acuerdo con Gran Bretaña que confirmaba la legalidad de la Línea Durand. Más importante aún, el artículo 5 del Tratado anglo-afgano de 1919, sobre la base del cual Afganistán reclamó su independencia, dice que Afganistán aceptó todos los arreglos fronterizos previamente acordados con India. A diferencia de los dos acuerdos anteriores, Gran Bretaña no impuso el Tratado anglo-afgano. Afganistán, como estado independiente, acordó reconocer la Línea Durand como una frontera internacional.

Después de la fundación de Pakistán en 1947, Afganistán exigió que los pastunes que vivían en el lado pakistaní de la Línea Durand tuvieran derecho a la libre determinación. Como era de esperar, tanto Gran Bretaña como Pakistán se negaron. En respuesta, el gobierno afgano comenzó a ignorar la línea Durand y, en cambio, afirmó reclamos sobre territorios que se encuentran entre la línea y el río Indo.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Como consecuencia, las relaciones con Pakistán se volvieron tensas y esto, a su vez, influyó en las relaciones entre Estados Unidos y Afganistán en las décadas de 1950 y 1960. Una vez que Pakistán llegó a un acuerdo de armas con los EE. UU., Kabul se dio cuenta de que el equilibrio de poder entre Pakistán y Afganistán se había inclinado a favor de Pakistán. Por lo tanto, en la década de 1950, Afganistán también se acercó a Washington en busca de asistencia militar y venta de armas.

Estados Unidos exigió que Afganistán mejorara sus relaciones con Pakistán y se uniera a la Organización del Tratado Central (CENTO), de la cual Pakistán fue miembro fundador, para contener a la Unión Soviética. Dada su ubicación en la frontera soviética, Afganistán declinó. Mientras tanto, Kabul necesitaba armas modernas para equilibrar el creciente poder militar de Pakistán. Así que recurrió a la Unión Soviética.

Moscú vendió voluntariamente armas a Afganistán y acordó entrenar personal militar afgano. Con el paso del tiempo, esta dependencia de la Unión Soviética aumentó. Las estimaciones muestran que la Unión Soviética entregó a Afganistán 2500 millones de dólares en ayuda militar y económica entre 1953 y 1978. Además, miles de afganos asistieron a escuelas militares en la Unión Soviética entre 1953 y 1978, los mismos oficiales que dieron dos golpes de estado en 1973 y 1978, allanando el camino para la invasión soviética de Afganistán en 1979.

Durante las últimas décadas, Afganistán ha sufrido enormemente por las tensiones de la Línea Durand. Las relaciones de la Guerra Fría de Afganistán con la antigua Unión Soviética finalmente llevaron a la invasión del Ejército Rojo. Pakistán ha tratado de instalar un régimen cliente en Kabul. Miles de terroristas cruzaron la Línea Durand desde Pakistán durante la última década y mataron a un gran número de afganos. El ejército pakistaní ha bombardeado áreas en el este de Afganistán, alegando que estaban bombardeando territorio paquistaní.

Pakistán se ha mostrado reacio a comprometerse honestamente con Afganistán en cualquier tema, desde el comercio hasta las conversaciones de paz, debido a la falta de confianza. El gobierno afgano pierde ingresos cada año debido a que miles de personas, principalmente afganas, cruzan ilegalmente la frontera sin visa, evitando pagar impuestos. Toneladas de bienes ilegales se pasan de contrabando a través de la frontera anualmente, una pérdida adicional para la economía de Afganistán.

Muchos afganos todavía sueñan, en particular los pashtunes, con que algún día podrían recuperar los territorios que sus antepasados ​​perdieron entre la línea Durand y el río Indo. Eso, por supuesto, no es realista: el país carece de los medios políticos, económicos y militares para perseguir tal reclamo. En cualquier caso, los 30 millones de pashtunes paquistaníes parecen tener poca motivación para unirse a los 15 millones de pashtunes afganos. Durante más de medio siglo, los pashtunes han desempeñado un papel importante en la vida civil y militar de Pakistán. ¿Por qué dejar eso para un Afganistán que apenas funciona?

Hay múltiples ejemplos de grupos étnicos que viven en dos o más países. Kurdos, baluchis, tayikos, alemanes, por nombrar algunos, viven en dos o más países. Los afganos deben reconocer y aceptar el hecho de que el mismo grupo étnico puede vivir en más de un país.

El nuevo presidente afgano que asuma el cargo en la primavera debería revisar de inmediato la política exterior de Afganistán hacia Pakistán. Ha llegado el momento de que los afganos vuelvan a reconocer la Línea Durand como la frontera internacional entre Afganistán y Pakistán. Hacerlo pondría fin a la prolongada disputa fronteriza con Pakistán, una condición previa para la cooperación real de Pakistán en el proceso de paz afgano.

Habiendo reconocido la Línea Durand, Afganistán debería demarcar inmediatamente la frontera y cercarla. Esto evitaría las incursiones de los talibanes y ayudaría a controlar tanto el contrabando como los flujos ilegales de personas. Como beneficio adicional, el ejército de Pakistán ya no tendría justificación para bombardear las aldeas afganas una vez que las cercas estén en su lugar.

Arwin Rahi es becario Fulbright en la Escuela de Gobierno y Servicio Público George Bush de la Universidad Texas A&M. Trabajó como asesor del gobernador de Parwan en 2012-13 y tiene una maestría en política y seguridad de la Academia de la OSCE con especialización en Asia Central y Afganistán.

Ir arriba