Pequeños cascos azules en Kazajstán

Las imágenes de las tropas kazajas con cascos azules de mantenimiento de la paz con la marca de las Naciones Unidas, mientras manejaban granadas de aturdimiento durante las protestas en Almaty, cruzaron una línea azul. Las protestas antigubernamentales que comenzaron el 2 de enero han provocado la muerte de más de 160 kazajos, miles de heridos y miles más detenidos. A pesar de la violencia, la ONU no está desplegada en Kazajistán. La ONU emitió una declaración pidiendo a los líderes kazajos que mostraran moderación, y los expertos en derechos humanos de la ONU condenaron al gobierno por etiquetar a los manifestantes como terroristas. A pesar de tal guerra de palabras, estos falsos cascos azules de las tropas de mantenimiento de la paz de la ONU están utilizando una bandera falsa para reprimir a los ciudadanos kazajos. La comunidad internacional debe responder al uso no autorizado de un símbolo protegido internacionalmente.

El abuso de las insignias de la ONU no comenzó con las fuerzas kazajas. Las fuerzas de mantenimiento de la paz de Bielorrusia han sido fotografiadas vistiendo prendas discretas de la ONU. parches de mantenimiento de la paz, también. El uso indebido de la insignia de la ONU viola las normas y leyes internacionales, similar a identificar erróneamente las fuerzas con los logotipos de la Cruz Roja.

El traje usado para la guerra o no usado tiene importantes implicaciones geopolíticas. Por ejemplo, Rusia pudo mantener la ambigüedad estratégica cuando utilizó tropas rusas de Little Green Men sin ninguna insignia para invadir, ocupar y anexar Crimea. El uso de Little Blue Helmets en Kazajstán contribuye a esta tendencia creciente de más y más países que violan las reglas, normas y leyes de la guerra y el mantenimiento de la paz.

Así como las fuerzas rusas de mantenimiento de la paz ocupan ilegalmente alrededor de una quinta parte de Georgia hasta el día de hoy, Rusia envió tropas de mantenimiento de la paz a Kazajstán. Estas tropas cayeron bajo la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO) liderada por Rusia. Aproximadamente 3.000 soldados rusos se desplegaron, junto con unos 500 soldados de Bielorrusia, 100 armenios, 200 tayikos y 150 kirguís, para proteger la infraestructura crítica y llevar a cabo la llamada operación antiterrorista descrita en Twitter por el presidente kazajo, Kassym-Jomart Tokayev. Estas fuerzas de mantenimiento de la paz de la CSTO no eran fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU. Dado que Tokayev parece haber recuperado un control aún más estricto de su país, las fuerzas de la CSTO ya están regresando a casa.

A veces ninguna elección es en sí misma una elección. Existe un peligro real en dejar pasar tal transgresión con nada más que una reprimenda verbal, como la que dio el portavoz de la ONU Stphane Dujarric contra el liderazgo en Almaty por el uso no autorizado de los símbolos de la ONU. Ninguna respuesta internacional fuerte a esta violación del derecho internacional, sin mencionar la brutal represión en Almaty, tiene consecuencias importantes para el sistema internacional.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Primero, el símbolo azul de la ONU proporciona valor de propaganda al régimen kazajo a través de una óptica de aspecto positivo. Los cascos azules dan la ilusión de autoridad y legitimidad a la represión kazaja, pero al mismo tiempo también contribuyen a la degradación de la imagen de la ONU y a la creciente percepción de que es una institución internacional débil. Si Tokayev logra permanecer en el poder, como parece que va a hacer, su éxito incentivará a otros regímenes a imitar tales prácticas ilegales. Seguirán otros usos no autorizados de símbolos legitimados internacionalmente para operaciones militares potencialmente ilegítimas.

La historia nos dice que las pequeñas violaciones tienden a acumularse y crecer. Da un poco, y puedes perder mucho. Los cascos azules falsos erosionarán la credibilidad de la ONU y contribuirán a la erosión de las normas internacionales de comportamiento, como sucedió con la Liga de las Naciones en la década de 1930. La Liga de las Naciones, precursora de la ONU, no reprendió las invasiones japonesas e italianas de China y Etiopía, respectivamente.

Luego está el tema de la credibilidad. El ahora famoso comentario de la línea roja del entonces presidente estadounidense Barack Obama sobre las armas químicas sirias en 2012, y la posterior inacción cuando se cruzó dicha línea en 2013, fue visto como una gran debacle. Kazajstán ha cruzado otra línea de colores brillantes con el uso de fuerzas falsas de mantenimiento de la paz de la ONU. La comunidad internacional, además de la ONU, debe responder de manera significativa contra Kazajistán por utilizar los Cascos Azules, especialmente con fines contraterroristas ofensivos admitidos.

Desafortunadamente, no hay mucho que la ONU pueda hacer. En 2010, la ONU señaló con el dedo a la India y le pidió a Nueva Delhi que no usara tropas falsas de mantenimiento de la paz de la ONU contra los separatistas en Cachemira. Eso pareció funcionar. En el caso de Kazajstán, Rusia es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y probablemente neutralizaría cualquier respuesta fuerte de la ONU. El poder de veto de Rusia protege a Kazajstán, un país que el presidente Vladimir Putin quiere enclavado en su esfera de control, para que no termine en una situación similar de perder Ucrania y Georgia frente a Occidente.

El Representante Permanente de Kazajstán ante la ONU ya ha respondido en Twitter a estas acusaciones de Little Blue Helmet, publicando que, de hecho, se tomaron todas las medidas necesarias para evitar el uso de cualquier equipo que lleve la inscripción de la ONU en las operaciones antiterroristas en Almaty. Tal afirmación va en contra de múltiples imágenes de las fuerzas kazajas con cascos azules con inscripciones de la ONU, que podrían haberse tapado o marcado fácilmente. Independientemente, los funcionarios de la ONU deberían suspender a Kazajstán de las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU durante los próximos cinco años. Esto sería una señal para otros de que el uso no autorizado del símbolo de la ONU conlleva daños a la reputación, sin mencionar que impide que sus tropas participen (y se beneficien) de las misiones de mantenimiento de la paz autorizadas por la ONU.

Las capitales occidentales, en particular Bruselas, deben castigar a Kazajstán (y Bielorrusia) por el mal uso de los logotipos de la ONU. Las advertencias protectoras de Moscú significan que no existe una única respuesta milagrosa de Occidente, pero las sanciones kazajas deben ser delicadas y bien elaboradas. Las agencias de inteligencia occidentales (incluso organizaciones públicas como Bellingcat), podrían identificar fácilmente a los líderes que ordenaron a las unidades, presumiblemente la 38.ª Brigada de Asalto Aéreo KAZBAT de las fuerzas aeromóviles, que se pusieran indebidamente cascos azules de mantenimiento de la paz y los marcaran para recibir reprimendas y sanciones. Si bien es probable que estas tropas de KAZBAT poseyeran y usaran estos cascos porque Kazajstán contribuye rutinariamente a las fuerzas de mantenimiento de la paz, eso no excusa su uso ilegal en Almaty. Los comandantes y líderes kazajos lo habrían sabido mejor basándose en el hecho de que Almaty organizó un Curso de Oficial de Estado Mayor 2020 en su propia escuela de mantenimiento de la paz.

En segundo lugar, los países podrían suspender los programas de asociación de seguridad existentes con Kazajstán. EE. UU., por ejemplo, ha tenido una asociación de entrenamiento anual con la Guardia Nacional de Arizona durante casi tres décadas, y Kazajstán recibió $ 782 millones en ayuda militar de EE. UU. desde 2000. Los líderes de EE. UU. deberían haberlo pensado mejor. Según el comportamiento anterior, la evidencia sugiere que los Humvees donados por el ejército estadounidense probablemente fueron utilizados por esa misma unidad de mantenimiento de la paz KAZBAT durante las manifestaciones antigubernamentales de diciembre de 2011 en Zhanaozen, que provocaron la muerte de al menos 17 manifestantes.

Si bien la ONU no puede defenderse, todavía hay influencia aquí. Los líderes occidentales tienen varias herramientas a su disposición para evitar que el ejército de Kazajstán use indebidamente las insignias de la ONU y disuadir futuras violaciones. Fuertes sanciones diplomáticas y económicas contra Kazajstán protegerían la imagen de la ONU hoy, al mismo tiempo que protegen la santidad de la ONU y su razón de ser para promover la paz, los derechos humanos y mediar en conflictos.

Sin una respuesta sólida a los infractores que cruzan una línea azul como lo hizo Kazajstán, la próxima crisis de los Cascos Azules podría implicar que Rusia o China usen tropas falsas de mantenimiento de la paz de la ONU para dividir otro pedazo de territorio en Ucrania o Taiwán. Tal situación no solo sería militarmente difícil de responder para la comunidad internacional, sino que sería una mala imagen para Occidente e incluso podría ser una sentencia de muerte para la ONU.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a los autores y no reflejan necesariamente la política oficial o la posición de la Academia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, la Fuerza Aérea, el Ejército, el Departamento de Defensa o el Gobierno de los Estados Unidos.

Ir arriba