“No importa si nos matan”, hablan los hazaras de Afganistán que hablan

En el barrio Dasht-e-Barchi del oeste de Kabul, Zahra, de 21 años, se asoma por la ventana de su pequeña casa para sentir la brisa fresca del mundo exterior en sus mejillas.

Atrapada principalmente en casa, pasa sus días leyendo novelas y escribiendo sus propias historias, las únicas actividades que la han ayudado a mantenerse cuerda desde que los talibanes tomaron el poder en agosto pasado.

Vengo de Ghazni y somos hazaras, pero en este momento estoy lejos de mi familia debido a mis estudios. Estoy viviendo con parientes aquí en Kabul, dice ella.

Como perteneciente a la etnia hazara, Zahra dice que es difícil ver a su pueblo sufrir sin cesar. Los hazaras son uno de los muchos grupos étnicos de Afganistán, pero uno que ha enfrentado generaciones de violencia y persecución.

Para calmarse, Zahra a menudo expresa su dolor recitando poesía.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Soy Hazara, me cortaron el cuello en Zabul
mi mano se despidió de mí en Deh Mazang
mi Corán fue quemado en llamas en Al Zahra
mi geografía se convirtió en cenizas en Sayed Al-Shuhada
se me rompió la pluma en Mawood, y me dejé las piernas en Champions Club
Sí, soy Hazara, soy mil pedazos.
y cada pedazo de mí está enterrado en esta tierra

Al igual que Zahra, gran parte de la generación más joven de mujeres afganas se encuentra atrapada en casa, confundida sobre cómo continuar con sus vidas mientras los talibanes intensifican las restricciones basadas en el género, y asustada por lo que significa el futuro para los más vulnerables de la sociedad. Para los hazaras, que durante mucho tiempo han sido atacados, capturados y asesinados, esta incertidumbre y miedo es doble.

¿Quiénes son los hazaras de Afganistán?

Los hazaras se consideran una minoría étnica en Afganistán, aunque nunca ha habido un censo exhaustivo de la población del país. El último censo, incompleto, se realizó en 1979. Sus rasgos asiáticos y el dialecto persa los distinguen de otros afganos en el país. Pertenecen a la rama chiita del Islam, mientras que Afganistán es una nación de mayoría sunita.

Son la minoría religiosa más grande de Afganistán y también una minoría étnica. Su historia es de persecución, con los últimos ataques provenientes de ISIS-K [ISK, el Estado Islámico Khorasan]. El regreso de los talibanes ha sido un desastre para ellos, le dice a The Diplomat Knox Thames, ex enviado especial para asuntos de minorías en el Departamento de Estado.

Son una comunidad sufrida, repetidamente reprimida y atacada a lo largo de su historia, agrega.

Para Sara, de 26 años, esto no podría ser más cierto. Pertenece a la etnia hazara y vive también en el barrio predominantemente chiíta de Dasht-e-Barchi de Kabul. Ella y su familia han presenciado personalmente ataques selectivos y asesinatos en el barrio.

Estos incidentes ocurren con frecuencia y, a veces, nuestra familia y amigos quedan atrapados en el medio. Uno de mis familiares murió en el ataque al hospital Dasht-e-Barchi. Además, el último incidente en la escuela secundaria Abdul Rahim Shaheed estuvo muy cerca de nosotros. Mis hermanos estaban estudiando allí, y nos sacudió mucho.

Se refiere al ataque dirigido del mes pasado contra estudiantes de escuela que mató al menos a seis personas e hirió a otras 11.

Una comunidad vulnerable

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Tanto bajo la administración anterior de Ashraf Ghani como ahora bajo el gobierno de los talibanes, los chiítas hazaras en su mayoría han quedado desprotegidos debido a que los ataques consecutivos sacudieron a su comunidad hasta la médula.

No teníamos seguridad antes de los talibanes y tampoco la tenemos ahora, dice Zahra.

Desde 2011 y 2012, muchos incidentes y asesinatos masivos han tenido como objetivo a los hazaras y es difícil especificar e identificar qué grupos están detrás de estos crímenes. Desafortunadamente, estos asesinatos en masa continúan hoy, dice Sara.

El mes de Ramadán de este año resultó ser mortal ya que la comunidad hazara fue víctima de explosiones en Kabul, Mazar-i-Sharif y la provincia de Kunduz. Se han producido muchos ataques en escuelas, hospitales y los últimos ataques se han dirigido a las mezquitas chiítas, donde los hazaras van a orar.

La mayoría de los hazaras tienen miedo, no se sienten seguros en sus propios hogares. La gente solía ir mucho a la mezquita, pero ya nadie tiene el coraje de ir porque existe la posibilidad de un ataque terrorista allí, dice Sara.

Thames dice que es muy desafortunado que una comunidad vulnerable como los hazaras se haya visto obligada a valerse por sí misma. Desde su punto de vista, son una de las comunidades más vulnerables del mundo ante posibles atrocidades masivas.

Parte de la tragedia para los hazaras es que invirtieron por completo en la visión de Afganistán que Estados Unidos y la comunidad internacional promovieron durante 20 años, dice.

Durante las últimas dos décadas, los hazaras han perseverado a pesar de las barreras y desafíos institucionales, sistemáticos y sociales que enfrentan. El éxito en la educación ha permitido a los hazaras ascender en la escala social y ganar influencia en un país que a menudo ha dejado de lado sus voces.

Por lo general, no formaron milicias, sino que aprovecharon la educación y un proceso político abierto para hacer avanzar a su comunidad. Ahora, están a merced de los talibanes y de ISIS-K, lo cual les resulta aterrador. Muchos buscan huir si hay un lugar al que puedan ir. El futuro es incierto y sombrío, dice Thames.

Nadie que nos apoye

Al igual que Zahra y Sara, Khatera es otra joven hazara afgana que vive en constante preocupación. Se mantiene ocupada cosiendo y diseñando vestidos tradicionales afganos, una habilidad que aprendió de su hermana mayor.

Aunque Khatera tiene un título en ciencias políticas, diseña vestidos para ganar dinero extra durante estos tiempos inciertos.

Las cosas son estrictas en estos días, pero me gusta publicar mis diseños en las redes sociales. Me gusta publicar fotos frente a monumentos antiguos o mezquitas, mis amigos me dicen que tenga cuidado, pero los talibanes aún no se han puesto al día en las redes sociales, todavía no han llegado.

Khatera se sincera sobre ser parte de la comunidad chiíta hazara y argumenta que hay mucha negligencia por parte de los talibanes, y los repetidos ataques en Dasht-e-Barchi son una prueba.

Mi mamá es hazara y yo soy chiíta en ambos lados. Realmente creo que los talibanes son racistas con los hazaras porque quieren que los hazaras estén bajo su control y quieren mantener el statu quo, dice.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Dasht-e-Barch sufre mucha inseguridad. La gente protestó y expresó su preocupación por esto, pero nadie los apoyó. La gente siempre ha resistido pero los líderes están ocupados pensando en sus propios beneficios, corrupción y dinero. Incluso los medios de comunicación minimizan el problema de Hazara, hay una gran disparidad en los números.

Sara interviene y dice: Puede ser porque el pueblo hazara no tiene a nadie que los represente o cabildee por ellos. En el gobierno anterior, hubo algunos representantes hazara pero, desafortunadamente, no vimos ninguna ayuda especial de ellos. Creo que lo más importante para nosotros sería que el Genocidio Hazara pudiera ser reconocido oficialmente. Que encontremos la raíz del problema de estos ataques para que pueda ser prevenido y así no tengamos que presenciar tales ataques nunca más.

Muchos activistas hazara y miembros de la sociedad civil piden el reconocimiento de un genocidio hazara. En agosto del año pasado, el Museo del Holocausto de los Estados Unidos emitió un comunicado advirtiendo de un grave riesgo de genocidio y matanzas masivas contra los hazaras.

Personalmente, no creo que nadie apoye a los hazaras, no importa si nos matan, detener esto no le da ningún tipo de beneficio a nadie, dice Sara. La mayoría culpa a los talibanes de esta situación, aunque ellos no estén detrás de los ataques de hoy, ellos son los encargados de proteger a la gente, pero tampoco lo hacen.

Los talibanes han condenado los ataques reivindicados por ISK, pero niegan las afirmaciones de que ellos mismos son los autores de delitos similares.

Pero mientras Afganistán lidia con cómo lidiar con la marginación de su población hazara, enfrenta otro problema importante: la economía. En estos días, lo que más preocupa a los afganos es dónde conseguir su próxima comida, ya que los bebés y los niños mueren de desnutrición, según un informe de las Naciones Unidas.

¿Quién puede provocar un cambio?

Los activistas y los defensores de los derechos humanos creen que hay muchas organizaciones que tienen la influencia para llevar el tema hazara al frente de los problemas de las minorías y presionar a los talibanes para que emprendan reformas.

La Organización para la Cooperación Islámica tiene un papel importante que desempeñar para presionar a los talibanes para que protejan a los hazaras de la violencia. Los talibanes no escucharán a Estados Unidos ni a Occidente, pero podrían escuchar a los miembros de la OCI, dice Thames.

Pero hasta que instituciones como la OIC inicien un impulso por el cambio, los hazaras en Afganistán seguirán viviendo en condiciones de profunda inseguridad.

Me gustaría que la comunidad internacional obligara a los talibanes a incluir a otros grupos étnicos en su marco y permitir que los tayikos, uzbekos y hazaras también sean parte del gobierno, dice Khatera.

Sara, por otro lado, espera que los talibanes se derrumben por completo. Quiero un nuevo gobierno que tome el lugar de los talibanes, uno que sea inclusivo y se preocupe por el bienestar de las personas, dice. Quiero que mi país esté a salvo.

Se desconoce si estas súplicas de esperanza y cambio llegan o no a los escritorios de los formuladores de políticas y las organizaciones internacionales. Lo que se sabe es que la vida de la comunidad hazara seguirá estando marcada por el sufrimiento. Mientras tanto, Zahra, Sara y Khatera seguirán recitando poesía, cosiendo vestidos y viviendo tras las sombras del miedo y la frustración.

Quiero que estas jaulas y cadenas se rompan, dice Zahra. Quiero que los hazaras se salven de esta esclavitud. Quiero que tengamos una buena vida.

Ir arriba