Mongolia y Japón celebran 50 años de relaciones diplomáticas

El 24 de febrero marcó el 50 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Mongolia y Japón. Más allá de la asociación estratégica Japón-Mongolia en los campos político y económico, los dos gobiernos están dedicando 2022 como un Año de Amistad e Intercambios entre los Niños y Jóvenes Mongoles y Japoneses.

Desde el primer encuentro de Japón con los mongoles en el siglo XIII, las relaciones bilaterales de Mongolia y Japón se vieron obstaculizadas por inestabilidades geopolíticas e ideologías expansionistas que involucraban no solo a Japón sino también a Rusia y China, seguidas por los años de botín de la Guerra Fría.

La Batalla de Khalkhiin Gol de 1939, conocida como el Incidente de Nomonkhan en Japón, fue la culminación de la competencia geopolítica entre el Ejército de Kwatung de Japón y la Rusia soviética por los territorios del este, incluidas las fronteras de Mongolia. En palabras del historiador japonés Atsushi Kawai, la derrota de la Batalla de Khalkhiin Gol, para el gobierno japonés, fue el punto de inflexión de la Doctrina de la Expansión del Norte ( Hokushin-ron ) a la Doctrina de la Expansión del Sur ( Nanshin-ron ) y luego a la del Pacífico. guerra. La batalla de Khalkhiin Gol, a menudo desatendida en la historia mundial, fue de hecho un momento decisivo en la configuración de las políticas de los países del noreste de Asia.

Mongolia y Japón tardarían más de cuatro décadas en normalizar las relaciones diplomáticas. No fue hasta 1968 que Mongolia y Japón discutieron activamente la amistad bilateral. El entonces presidente del Comité de Paz de Mongolia, D. Adilbish, asistió a la ceremonia de apertura de la Asociación de Amistad Japón-Mongolia y tuvo lugar una conversación que abrió la puerta a futuras relaciones diplomáticas. Más tarde, en 1970, el primer ministro de la República Popular de Mongolia (MPR), Tsedenbal Yumjaa, reiteró la disposición de Mongolia para normalizar las relaciones con Japón.

El 24 de febrero de 1972, el embajador de Mongolia en Moscú, B. Luvsanchultem, y el embajador de Japón en Moscú, Kinya Niizeki, firmaron acuerdos diplomáticos para establecer relaciones diplomáticas oficiales entre el MPR (el estado predecesor de la actual Mongolia) y Japón. Entre 1972 y 1973, Kinya Niizeki fue designado como el primer embajador japonés en Ulaanbaatar.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Desde el establecimiento de relaciones diplomáticas, Japón se ha convertido en un importante partidario democrático y donante financiero de Mongolia, convirtiéndose en el primer tercer vecino de Mongolia en Asia.

Tras el establecimiento de relaciones diplomáticas, el Buró Político del gobierno de Mongolia emitió el decreto No. 161, Desarrollo de la cooperación económica de Mongolia y Japón. Dentro de ese marco, el gobierno japonés brindó una importante asistencia financiera e inversiones en los sectores de metalurgia, energía, cachemira y minería de Mongolia. Por ejemplo, en 1977, Japón otorgó ayuda para la construcción de la Gobi Cashmere Factory [de propiedad estatal], que fue privatizada en 2007. El apoyo de Japón finalmente impulsó el sector de la cachemira de Mongolia a un mercado más grande.

En 1991, el Primer Ministro de Japón, Kaifu Toshiki, visitó Mongolia, donde fue testigo de una sociedad en un estado de transición tras la Revolución Democrática de 1990. El gobierno de Kaifu ofreció la primera asistencia para el desarrollo a través de subvenciones en efectivo para la recuperación económica de Mongolia. En un esfuerzo conjunto, entre 1991 y 1993, el primer ministro de Mongolia, Byambasuren Dash, obtuvo $320 millones en asistencia económica de Japón. Además, durante la Cumbre del G-7 en Londres en 1991, Kaifu instó a la asistencia internacional para Mongolia, asegurando a los países donantes que establecieran Programas de Asistencia para Países Desarrollados.

Japón es uno de los pocos países que contribuyó al desarrollo de Mongolia no solo financieramente sino también contribuyendo con activos tangibles. En 1993, Japón brindó asistencia técnica en proyectos de rehabilitación de transporte ferroviario, la rehabilitación de una central térmica en Ulaanbaatar y la mina de carbón de Baganuur. Para 1996, Mongolia y Japón establecieron el objetivo de construir una asociación integral.

Si bien la asistencia de Japón fortaleció las relaciones políticas y económicas de los dos países, el intercambio cultural y educativo mejoró las relaciones entre personas y se convirtió en el puente para futuras colaboraciones civiles. La lucha de sumo se ha convertido en un nuevo mecanismo de lazos culturales. Oka Hiroki, profesor de historia asiática en el Centro de Estudios del Noreste de Asia, escribió: Por alguna razón, los mongoles siempre parecen sorprender a los japoneses. La invasión mongola del siglo XIII se materializó de la nada, al igual que la invasión más reciente de talentosos luchadores de sumo de Mongolia.

Además, Japón se ha convertido en un destino favorable para que los estudiantes, académicos e intelectuales mongoles estudien en el extranjero. A partir de 2022, hay alrededor de 4500 estudiantes mongoles que han estudiado en las principales universidades de Japón, como la Universidad de Tokio y la Universidad de Kioto. Según la Embajada de Japón en Mongolia, los Voluntarios de Cooperación en el Extranjero de Japón (JOCV), la Asistencia Oficial para el Desarrollo (ODA), el Acuerdo de Asociación Económica entre Mongolia y Japón (EPA) y otras organizaciones educativas y culturales desempeñaron un papel en el fortalecimiento de Mongolia y Japón. relaciones.

En 2015, Japón se convirtió en socio estratégico de Mongolia y firmó el Acuerdo de Asociación Económica (EPA). La EPA tenía como objetivo abordar los aspectos legales y técnicos del comercio, los impuestos, las aduanas, las inversiones, la propiedad intelectual y el comercio cibernético como tal.

En 2021, una de las principales inversiones japonesas en Mongolia demostró ser fructífera. El segundo aeropuerto internacional de Mongolia, ubicado en el valle de Khoshig, que requirió una inversión de 493 millones de dólares, ahora está en pleno funcionamiento.

Desde el punto de vista de las relaciones diplomáticas, las relaciones entre Japón y Mongolia avanzaron durante la segunda administración de Abe en Japón (2012-2020). En esos ocho años, la asociación estratégica Mongolia-Japón incluyó elementos militares y de defensa. Desde 2012, la Asistencia para el desarrollo de capacidades de Japón en Mongolia ha incluido capacitación para profesionales médicos militares durante el socorro en casos de desastre. Por ejemplo, cinco oficiales médicos del ejército de Mongolia recibieron capacitación en medicina de desastres. Además, desde 2014, el programa Asistencia para el desarrollo de capacidades en Mongolia ha incluido capacitación en ingeniería civil, métodos y técnicas de agrimensura. A su vez, Mongolia ayudó a Japón durante el gran terremoto de Hanshin y la crisis de Fukushima. Mongolia donó $ 1 millón y envió suministros de rescate a las prefecturas de Miyagi e Iwate para la reconstrucción en 2011.

Con motivo del 50 aniversario de Japón y Mongolia, el presidente de Mongolia, Khurelsukh Ukhnaa, recibió al embajador de Japón en Mongolia, Kobayashi Hiroyuki. Ambas partes acordaron designar 2022 como el Año de Intercambio y Amistad Juvenil Mongol-Japonesa. A lo largo de 2022 se llevarán a cabo eventos de celebración, como visitas de alto nivel e intercambios de 50 jóvenes líderes. Los jóvenes de ambos países tienen la responsabilidad de llevar la asociación a un nuevo nivel en los próximos 50 años.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

La conmemoración del 50 aniversario destaca las relaciones consistentes y amistosas de los dos países. El 24 de febrero, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Mongolia organizó un simposio titulado El fortalecimiento de la asociación estratégica Mongolia-Japón en el desarrollo empresarial y económico y Mongolia-Japón Socios Estratégicos-50 años, una exposición fotográfica que arroja luz sobre las relaciones bilaterales de los dos países. El primer presidente de Mongolia, Ochirbat Punsalmaa, el ex primer ministro Sodnom Dumaa y el ex ministro de Relaciones Exteriores Gombosuren Tserenpil fueron invitados especiales para asistir a la ceremonia diplomática.

Desde su nombramiento como embajador de Japón en Mongolia, Kobayashi Hiroyuki ha apoyado las actividades intelectuales iniciadas por su predecesor, Takenori Shimizu. Por ejemplo, los Seminarios de Mongolia, organizados por la Universidad de Chuo, desempeñan un papel en la continuación de las relaciones Japón-Mongolia y su narrativa. Además, en agosto, realizó una visita especial a los monumentos conmemorativos de los soldados japoneses que no regresaron a casa tras las ruinas de la Segunda Guerra Mundial. Reconocer los desarrollos históricos y contemporáneos es esencial para continuar y fortalecer la asociación estratégica Japón-Mongolia.

El 50 aniversario de las relaciones diplomáticas entre Japón y Mongolia brinda la oportunidad de revitalizar la asociación estratégica actual entre los dos países y sus pueblos. El secretario de Estado de Mongolia, Ankhbayar Nyamdorj, declaró en su discurso de apertura en el evento del 50 aniversario que la asociación estratégica entre Mongolia y Japón no solo incluye el fortalecimiento de las relaciones bilaterales, sino que también contribuirá a la paz y la seguridad de la región y su desarrollo. A medida que la región de Asia y el Pacífico continúa siendo el centro del comercio mundial y los centros económicos, tanto Mongolia como Japón deberán aprovechar y desbloquear el potencial para una mayor cooperación.

Ir arriba