Modernización militar indonesia: una carrera contra el tiempo

La administración actual de Indonesia corre contra el tiempo, con solo dos años para completar la modernización planificada de las Fuerzas Armadas Nacionales de Indonesia (TNI). Tal como está, el gobierno tendrá dificultades para lograr el objetivo de Fuerza mínima esencial (MEF) para el final de su mandato actual en 2024, y para desarrollar un programa que lo suceda. A partir de 2021, el gobierno solo había alcanzado el 65 por ciento de su objetivo de MEF, y el comandante de las TNI, general Andika Perkasa, estima que el MEF solo estará completo en un 70 por ciento para 2024, una predicción similar a la de otros observadores. El retraso del plan de modernización puede explicarse por dos factores principales: restricciones presupuestarias e incertidumbres políticas.

Según el documento original de Planificación Estratégica 2020-2024, se supone que el Ministerio de Defensa recibirá una asignación de $ 20,7 mil millones en préstamos externos durante este período de cinco años, la mayoría de los cuales se utilizarán para adquirir importantes sistemas de armas del extranjero para poder cumplir con la meta del MEF. Sin embargo, según las fuentes, en los últimos dos años, el Ministerio de Defensa recibió solo alrededor de $ 7.8 mil millones del Ministerio de Hacienda.

Mientras tanto, la administración del presidente Joko Jokowi Widodo se está preparando para enfrentar choques de precios de productos básicos más severos y prolongados, que ya han resultado en un aumento del presupuesto de subsidios. Esto obligó al gobierno a recortar el presupuesto de todos los ministerios e instituciones gubernamentales en un total de 1680 millones de dólares y propuso al parlamento indonesio aumentar el presupuesto anual de subsidios en más de 2,5 veces el próximo año a alrededor de 35 300 millones de dólares. Además, la administración todavía está tratando de encontrar suficiente dinero para financiar el proyecto de la nueva ciudad capital de 32 mil millones de dólares en Kalimantan Oriental.

No obstante, la reducción del espacio fiscal no ha impedido que el Ministerio de Defensa luche por lo que considera un programa de modernización muy necesario. El año pasado, el ministro de Defensa, Prabowo Subianto, reveló que el presidente le ha dado instrucciones para crear un plan maestro de defensa para los próximos 25 años que también incluiría una mayor inversión en la adquisición de armas. Poco después, un borrador de un Reglamento Presidencial reveló que el ministerio planeaba presentar una propuesta de $125 mil millones en préstamos extranjeros para apoyar la modernización y el mantenimiento del sistema de armas de las TNI hasta 2044. Eventualmente, la propuesta parece haberse dejado en el estante. (si no se rechaza) y la discusión sobre el destino del plan de modernización de TNI solo ha recibido un nuevo impulso este mes cuando la administración comenzó a revelar sus solicitudes de presupuesto para el año fiscal (FY) 2023.

Durante una audiencia en el parlamento el 6 de junio, el Ministerio de Defensa solicitó un total de $ 21,8 mil millones, una cifra que es 2,5 veces mayor que la propuesta original y representa un aumento del 138 por ciento en comparación con el año fiscal 2022. Dos días después, el ministerio anunció que aceleraría la revisión de su asignación de préstamos externos.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

El plan de modernización también puede enfrentar desafíos políticos. En general, el gobierno de Indonesia siempre ha contado con el apoyo de la mayoría del público cuando se trata de modernización de armas. Sin embargo, dado que la economía del país aún tiene que recuperarse por completo de la actual pandemia de COVID-19 y la creciente turbulencia geopolítica, tanto el Ministerio de Defensa como el TNI deben trabajar más duro para convencer al público y a los tomadores de decisiones sobre la urgencia de formar otro. importante programa de modernización de armas.

Además, como presidente de un partido político, Prabowo pronto podría comenzar a concentrarse en su esperada campaña para las elecciones presidenciales de 2024. Con esto en mente, los observadores han estado argumentando que los programas MEF y post-MEF ya no se encuentran entre sus principales prioridades. Mientras tanto, como han señalado algunos expertos, si Prabowo permanece en el cargo mientras hace campaña para un alto cargo, podrían surgir preguntas sobre conflictos de intereses si el público sospecha que su solicitud de fondos adicionales para la defensa está relacionada con sus ambiciones políticas. Por otro lado, si ocurre un cambio de liderazgo dentro del ministerio, el reemplazo de Prabowos podría no ser tan ambicioso y políticamente bien establecido para resolver todos los problemas y complejidades del plan de modernización dentro del corto período de tiempo antes de 2024.

El retraso en el cumplimiento del objetivo de MEF también ha obstaculizado el avance de la industria de defensa nacional de Indonesia, que depende en gran medida de la adquisición de armas extranjeras para dominar las nuevas tecnologías. Por ejemplo, mediante el desarrollo conjunto del caza KF-21 Boramae y la adquisición del caza a reacción francés Rafale, se espera que PT Dirgantara Indonesia (PT DI) obtenga, entre otras cosas, materiales compuestos y tecnologías de simuladores de vuelo para ayudar a la empresa a desarrollar su avión turbohélice ligero autóctono N219 Nurtanio.

Además, el acuerdo entre la empresa estatal de defensa PT PAL y el astillero francés Naval Group para construir al menos dos submarinos de la clase Scorpene en Surabaya, Java Oriental, facilitará que el país obtenga los máximos beneficios económicos, en tanto en términos de transferencia de tecnología como de creación de empleo. El acuerdo también fortalecerá la posición de Indonesia como el único país en el sudeste asiático capaz de construir submarinos a nivel nacional, y el estado de la armada como uno de los operadores de submarinos más antiguos y experimentados de la región.

Del mismo modo, el acuerdo sobre la producción conjunta de tanques medianos y vehículos de asalto anfibios entre la empresa estatal indonesia PT Pindad y la empresa turca FNSS debería permitir a la primera empresa construir plataformas terrestres más complejas y potentes. Sin embargo, sin el apoyo del gobierno, particularmente en términos de apoyo presupuestario, podría ser un desafío beneficiar tanto al usuario final como a la industria de defensa nacional. Esto irá en contra de la propia ambición de la administración actual de convertir el gasto en defensa en inversión en defensa. Además, las restricciones presupuestarias deberían impulsar al gobierno a ser aún más selectivo al elegir las mejores ofertas, que no solo se adaptan a los requisitos operativos de las TNI, sino que también respaldan la necesidad de tener una industria de defensa más rentable.

Dicho todo esto, es difícil pronosticar qué sucederá con el plan del MEF en los próximos dos años. Mientras tanto, es posible que la administración deba averiguar cómo financiar todos los programas de adquisición de armas que se han firmado y/o anunciado en los últimos años a la luz de las restricciones presupuestarias impuestas debido a las incertidumbres políticas y fiscales. Si no se salva lo que queda del MEF y se determina su programa sucesor en los próximos dos años, se podría exacerbar aún más el ya lamentable estado de las fuerzas armadas y estancar la mejora de la industria de defensa nacional de Indonesia.

Las opiniones expresadas en este artículo son personales.

Ir arriba