Mirvs de China: separar los hechos de la ficción

Según el Pentágono, China ha comenzado a colocar múltiples vehículos de reentrada, o MIRV, que se pueden orientar de forma independiente, en su misil DF-5B. También podría colocar MIRV en el DF-41. India y Pakistán bien pueden seguir el ejemplo de China. El advenimiento de múltiples ojivas en Asia no será tan pernicioso como lo fue durante la Guerra Fría porque es poco probable que Beijing descarte su doctrina nuclear de represalias seguras contra las ciudades a favor de una estrategia de guerra nuclear que se centre en objetivos militares. Sin embargo, la adopción de misiles de ojivas múltiples por parte de China podría tener repercusiones negativas, según el alcance y el ritmo de su introducción.

Los objetivos de contravalor contra las ciudades son abominables por razones humanitarias. Los ataques de contrafuerza contra objetivos militares conducen a arsenales nucleares muy grandes, que también son objetables por motivos humanitarios. La primera llegada de los MIRV, reforzada por una mayor precisión de los misiles, permitió estrategias de contrafuerza, lo que elevó las listas de objetivos. La carrera armamentista que siguió se burló de las conversaciones sobre limitación de armas estratégicas. Al final de la Guerra Fría, Estados Unidos y la Unión Soviética juntos poseían 30.000 ojivas.

Algunos observadores de China han especulado que la incorporación de los MIRV en el arsenal nuclear chino presagia una carrera para alcanzar a Estados Unidos y un cambio hacia los objetivos de contrafuerza. Esta imagen especular del comportamiento estadounidense y soviético durante la Guerra Fría parece descabellada por varias razones. Primero, como argumenta persuasivamente Jeffrey Lewis en The Lure and Pitfalls of MIRVs: From the First to the Second Nuclear Age, Beijing tiene un historial de desarrollo de nuevas tecnologías y capacidades sin adoptarlas por completo. En segundo lugar, el objetivo de la contrafuerza es destruir o al menos degradar severamente la capacidad de un adversario para tomar represalias. Si Beijing deseaba seguir una estrategia de este tipo contra Estados Unidos, tendría que imitar el comportamiento soviético. En cambio, Beijing parece comprometido con lo que llama un arsenal nuclear reducido y eficaz, evitando capacidades nucleares robustas como una distracción de la promoción del crecimiento económico.

Una carrera hacia la paridad es aún más inverosímil en un momento en que Beijing enfrenta dudas persistentes sobre su capacidad para generar crecimiento económico a su ritmo habitual. China ha llevado a cabo programas de modernización estratégica con meticulosa deliberación. La comunidad de inteligencia de EE. UU. concluyó hace dos décadas que China tenía la capacidad técnica para colocar múltiples ojivas sobre sus misiles balísticos intercontinentales (ICBM), pero Beijing solo lo está haciendo ahora. Las estimaciones actuales indican que China solo tiene alrededor de 60 misiles balísticos intercontinentales destinados a los Estados Unidos más de tres décadas después de lanzar su primer misil balístico intercontinental. Menos de una docena de estos son misiles MIRVed. Nada de esto es consistente con la orientación de contrafuerza o un sprint hacia la paridad.

Otros factores militan en contra de que China adopte una fuerza de contraataque con un MIRV agresivo. Una verificación importante es el tamaño de sus ojivas nucleares. Desarrollada en la década de 1990 antes de que entrara en vigor el Tratado de prohibición completa de los ensayos nucleares (TPCE), la ojiva más pequeña de China pesa unos 500 kilogramos (kg). El DF-5B de combustible líquido basado en silos, el único misil de ojivas múltiples que Beijing ha desplegado hasta ahora, tiene un peso de lanzamiento o una potencia de elevación estimados de 3.000 kg. Sería difícil para China instalar más de tres ojivas de 500 kg más un vehículo de refuerzo posterior de 1.500 kg en el DF-5B. Para agregar más ojivas a este misil, China necesitaría desarrollar ojivas más pequeñas, una hazaña desafiante siempre que Beijing se adhiera al Tratado de prohibición completa de los ensayos nucleares y se abstenga de probar nuevos diseños de ojivas.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Se aplican restricciones más estrictas al DF-41 móvil de combustible sólido, que el Pentágono considera compatible con MIRV. El desarrollo del DF-41 está en línea con el interés de China en desplegar fuerzas nucleares más capaces de sobrevivir, ya que los misiles móviles son más difíciles de rastrear y apuntar para las fuerzas enemigas. Sin embargo, mejorar la capacidad de supervivencia se logra a expensas del tamaño y el peso del misil. Algunos periodistas, citando fuentes de la comunidad de inteligencia de EE. UU., han afirmado que el DF-41 podría transportar entre seis y 10 500 kg de ojivas, números que requerirían pesos de lanzamiento en el rango de 4500-7500 kg. Dado que otros misiles móviles modernos como el SS-25 (Topol) y el SS-27 (Topol-M) rusos tienen pesos de lanzamiento en el rango de 1.000-1.200 kg, estos informes no son convincentes.

Los MIRV son solo una opción para contrarrestar la incipiente defensa antimisiles balísticos (BMD) de Estados Unidos, que parece ser el principal catalizador del MIRV de China. Es probable que Beijing invierta mucho en tecnologías anti-BMD también para tener confianza en su capacidad para abrumar las defensas antimisiles de EE. UU. China informó que las pruebas de vuelo de un vehículo de planeo hipersónico pueden ser parte de esta estrategia. Lo mismo ocurre con sus esfuerzos por adquirir las tecnologías asociadas con vehículos de reingreso maniobrables, señuelos y otras ayudas de penetración. Un despliegue limitado de MIRV junto con otras contramedidas sería consistente con los deseos gemelos de Beijing de preservar una doctrina nuclear rentable y penetrar las defensas antimisiles de EE. UU. y esto parece ser lo que se está desarrollando.

El arsenal de ojivas de China crecerá debido a los MIRV y otros programas de modernización. China posee alrededor de 20 misiles DF-5 en total: la mitad de los cuales son DF-5A y la mitad de los cuales son MIRV DF-5B. La introducción de los DF-5B en la fuerza de misiles de China ha resultado en un aumento neto aproximado de 20 ojivas. Si Beijing retira el DF-5A en los próximos 10 a 15 años y despliega más DF-5B en su lugar, es concebible un aumento neto adicional de 20 ojivas, lo que resulta en un aumento neto total de 40 ojivas de MIRVing la serie DF-5 . Si el DF-41 es capaz de transportar dos ojivas, el despliegue de 30 misiles durante la próxima década y media podría generar 60 ojivas adicionales. En otras palabras, el MIRV de las fuerzas terrestres a estas tasas dejaría a China con aproximadamente 100 ojivas adicionales o un aumento de las reservas del 40 por ciento en comparación con las cifras actuales. Compare esto con las miles de ojivas MIRV desplegadas por los Estados Unidos y la Unión Soviética, y es probable que el despliegue de misiles de ojivas múltiples por parte de China sea modesto y esté lejos de la carrera hacia la paridad.

Aun así, los MIRV podrían tener efectos en cascada en el sur de Asia. Nueva Delhi podría buscar misiles BMD y de ojivas múltiples en respuesta a los movimientos de Beijing, lo que podría hacer que Rawalpindi duplique lo que algunos expertos han considerado el arsenal nuclear de más rápido crecimiento en el mundo. Para evitar la dinámica de acción-reacción en la que se enredaron los estadounidenses y los soviéticos y evitar una carrera armamentista desestabilizadora, los líderes chinos e indios, en particular, harían bien en reafirmar sus doctrinas de no ser el primero en usar, para desplegar misiles de ojivas múltiples. en números modestos, y ser más transparentes entre sí sobre los verdaderos impulsores de sus programas estratégicos de modernización. Sobre todo, Beijing y Nueva Delhi harían bien en resistir el atractivo y las trampas de los objetivos de contrafuerza.

Travis Wheeler es investigador asociado en el Programa de Asia Meridional de los Centros Stimson. Fue coeditor del libro recientemente publicado The Lure and Pitfalls of MIRVS: From the First to the Second Nuclear Age.

Ir arriba