Me guste o no, la alianza de Corea del Sur está cambiando

A principios del próximo año, el próximo presidente de Corea del Sur prestará juramento. El nuevo presidente, quienquiera que sea, enfrentará algunos problemas importantes de política exterior y seguridad, pero los candidatos potenciales hasta ahora se han centrado principalmente en asuntos internos.

Este ciclo electoral, Corea del Norte está causando menos dificultades de lo habitual, ya que el régimen de Kim Jong Un se ha visto muy afectado por los desastres naturales relacionados con el clima y también por el COVID-19. En cambio, los asuntos más importantes de política exterior y seguridad están claramente relacionados con Estados Unidos y China.

Existen profundas diferencias diplomáticas entre el presidente Joe Biden de los Estados Unidos y el presidente Moon Jae-in de Corea del Sur. Biden quiere que Moon abandone su política orientada a la paz hacia Corea del Norte, pero Moon insiste en seguir intentándolo, a pesar de los decepcionantes resultados obtenidos hasta ahora. ¿Puede el próximo presidente de Corea del Sur hacer algún progreso mejor?

Otro punto de discordia entre Seúl y Washington es el deseo de Biden de que las fuerzas armadas de Corea del Sur asuman un papel más activo en la región en general, en particular participando en varios ejercicios militares multilaterales dirigidos por Estados Unidos. El presidente entrante de Corea del Sur deberá abordar este tema con delicadeza para que las relaciones con China sigan siendo cordiales.

¿Puede el próximo presidente de Corea del Sur iniciar nuevas políticas hacia Estados Unidos, China y Corea del Norte? La verdad es que las políticas de Corea del Sur hacia estos países son interdependientes de muchas maneras diferentes. Si se pueden encontrar soluciones para este nudo gordiano, entonces la alianza entre la República de Corea y los EE. UU. es la mejor esperanza que tenemos. Entonces, ¿cómo deberíamos prever el futuro de la alianza de larga data entre la República de Corea y los Estados Unidos?

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Las promesas de la luna a China: Los tres noes

Cuando el sistema de defensa antimisiles Terminal High Altitude Area Defense (THAAD) se desplegó en suelo surcoreano, China se opuso enérgicamente y utilizó su influencia comercial para castigar a Corea del Sur. Como consecuencia, Moon se vio obligado a aplacar a China haciendo tres promesas. ¿Estos tres noes le causarán dificultades al próximo presidente?

La primera promesa fue que Estados Unidos no desplegará sistemas THAAD adicionales en Corea del Sur. El presupuesto de EE. UU. para el año fiscal 2021 no tiene fondos para sistemas THAAD adicionales, pero hay algunos fondos asignados para actualizar el existente para integrarlo en un sistema de comando y control remoto en red, junto con Patriot y otros sistemas desplegados cerca de la Península de Corea. Esta es una tercera y última fase basada en la adopción por parte de EE. UU. del sistema de control y comando conjunto de todos los dominios que las Fuerzas de EE. UU. en Corea (USFK) planean adoptar en breve.

El segundo no es que la cooperación de seguridad trilateral entre EE. UU., Japón y Corea del Sur no se convertirá en una alianza militar. Dado el terrible estado de las relaciones con Japón, esta promesa es fácil de cumplir para cualquier presidente de Corea del Sur.

La tercera promesa es que Corea del Sur no participará en el sistema regional de defensa antimisiles de la Agencia de Defensa de Misiles de EE. UU. (MDA). En la práctica, el sistema THAAD implementado en Seongju ya se ha integrado en la arquitectura regional de MDA. El personal del Ministerio de Defensa Nacional (MND) de Corea del Sur ha reconocido implícitamente el hecho. En cuanto a cualquier otra cooperación con la MDA, la MND ha dejado claro que prefiere desarrollar su propio sistema de defensa antimisiles.

Parece, pues, que los tres noes de Moon no condicionarán seriamente al próximo presidente.

¿Armas hipersónicas en suelo surcoreano?

En la reciente cumbre Biden-Moon, Corea del Sur acordó involucrarse más activamente en la estrategia estadounidense del Indo-Pacífico. Tras la toma de Afganistán por los talibanes en agosto de 2021, es apropiado discutir el futuro de la alianza militar entre la República de Corea y los EE. UU.

China continúa con su desarrollo militar y busca extender y fortalecer su influencia diplomática en toda la región. En este contexto, es hora de que Estados Unidos aumente sus recursos militares para contrarrestar el aventurerismo chino.

Varias naciones están desarrollando misiles hipersónicos balísticos y de crucero, ya sea de mediano alcance (tras la retirada de Trump del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio) o de largo alcance. Los sistemas de armas chinos y rusos están muy avanzados, y Estados Unidos ha iniciado o reactivado varios proyectos de desarrollo de misiles hipersónicos bajo varios nombres: US Navys Prompt Global Strike (PGS); Arma hipersónica de largo alcance del Ejército de EE. UU.; AGM-183 de las Fuerzas Aéreas de EE. UU. Arma de respuesta rápida lanzada desde el aire y misil de crucero de ataque hipersónico; y Tactical Boost Glide y Operational Fires y Hypersonic Air-breath Weapon Concept de DARPA.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Sin embargo, como han señalado los comentaristas, Estados Unidos tendría que encontrar un lugar para desplegar sus misiles. De hecho, el exsecretario de Defensa de los EE. UU., Mark Esper, sugirió explícitamente que los aliados de los EE. UU., incluidos Australia, Japón y Corea del Sur, deberían permitir que los EE. UU. desplieguen armas hipersónicas para ayudar en la disuasión estratégica de las amenazas chinas.

Cualquier despliegue de tales misiles hipersónicos desarrollados por EE. UU. en suelo de Corea del Sur inevitablemente sería resistido enérgicamente por China, al igual que THAAD en 2017, y podría desequilibrar seriamente la política exterior de Corea del Sur. Recientemente, sin embargo, Australia ha rechazado categóricamente cualquier despliegue de este tipo, y como ninguno de los otros aliados regionales está feliz de aceptarlo, parece que Corea del Sur está libre de responsabilidades.

No hay ninguna razón en particular por la que Estados Unidos necesite desplegar armas hipersónicas en territorio surcoreano. No hay objetivos específicos de alto valor en las provincias del noreste de China, y otros aliados de EE. UU. parecen estar mejor ubicados para que el Comando del Indo-Pacífico de EE. UU. maneje las amenazas chinas, como Japón y Filipinas, sin mencionar el territorio estadounidense de Guam.

Los misiles balísticos nucleares pueden ser identificados, rastreados y clasificados como amenazas entrantes por los sistemas de defensa antimisiles, por ejemplo, los establecidos por la MDA, pero los PGS y los misiles hipersónicos de mediano alcance equipados con ojivas convencionales no pueden ser interceptados por ningún sistema de defensa antimisiles. No está claro si EE. UU. prefiere las armas PGS convencionales y con capacidad hipersónica a los misiles balísticos de alcance medio existentes con capacidad nuclear. Esta incertidumbre abre una oportunidad para Corea del Sur, ahora que se han levantado las limitaciones en su desarrollo de misiles autóctonos. Los nuevos misiles balísticos de mediano alcance de Corea del Sur complementarían la capacidad de EE. UU. para contrarrestar las amenazas militares chinas a la seguridad del noreste de Asia, así como para disuadir la amenaza militar de Corea del Norte.

Otros problemas que afectan el futuro de la alianza ROK-US

Algunos de los principales candidatos para ser el próximo presidente de Corea del Sur han hablado de realizar cambios en las fuerzas armadas de la República de Corea y en la estructura de mando y control del Comando de Fuerzas Combinadas (CFC) de la República de Corea y los EE. UU., pero han dicho muy poco sobre el futuro de la alianza ROK-US. Algunos comentaristas militares argumentan que Corea del Sur debería prestar más atención a los asuntos operativos y tácticos que a los políticos y estratégicos. En ese sentido, hay una variedad de temas a considerar.

Una alianza en expansión

Primero, desde la perspectiva de Estados Unidos, la reconstrucción de la alianza es una prioridad. Durante la era Trump, su enfoque transaccional y populista abrió profundas divisiones entre Corea del Sur y Estados Unidos. Biden ahora está trabajando para reparar el daño. Más que eso, sin embargo, también quiere extender el alcance de la alianza más allá de su enfoque histórico sobre las amenazas a la península de Corea al involucrar a Seúl en la Estrategia del Indo-Pacífico de EE. UU., un proyecto apenas velado para contener a China.

Una iniciativa relacionada apunta a la conciencia de dominio común, con el ejército de la República de Corea tratando de mejorar su juego al asumir una nueva responsabilidad en la guerra espacial, electrónica, de información y cibernética. Con este fin, el 5 de agosto se llevó a cabo la primera reunión de un comité de cooperación de TIC entre la República de Corea y los EE. Imagen operativa común con la Fuerza Espacial de EE. UU. El Ejército y la Marina de la República de Corea también se están involucrando más en el espacio; por ejemplo, el satélite Cheonro-an ahora monitorea los mares circundantes de la Península de Corea, incluido el Mar de China Oriental.

Además, ahora que Corea del Sur está explícitamente comprometida con una mayor participación en la seguridad regional, incluida la posibilidad de actuar con las USFK en contingencias en el Mar de China Meridional y el Estrecho de Taiwán, el alcance de la alianza entre la República de Corea y los EE. UU. se ha ampliado. Las funciones y misiones futuras del CFC de la República de Corea y los EE. UU. se verán obstaculizadas por las disparidades entre los dos ejércitos, a menos que se establezca un grupo de desarrollo de combate combinado. La alianza Japón-Estados Unidos se ha beneficiado de proyectos de investigación y desarrollo conjuntos bilaterales, y se necesita algo similar para la alianza República de Corea-Estados Unidos.

Cambio de doctrinas

En segundo lugar, existe un acuerdo generalizado de que los intentos de fortalecer la capacidad de la alianza entre la República de Corea y los EE. UU. deben centrarse en la estandarización doctrinal. Estados Unidos está experimentando actualmente una gran transformación de sus fuerzas expedicionarias. Por lo tanto, el Ejército de EE. UU. está estableciendo tres Fuerzas de Tareas de Dominio Múltiple, para el Indo-Pacífico, Europa y el Ártico. El Cuerpo de Marines de EE. UU. también tiene una nueva fuerza móvil, ágil y flexible, el Regimiento del Litoral Marino, diseñado para luchar en un entorno marítimo disputado. Asimismo, la Marina de los EE. UU. tiene su concepto de operaciones de base avanzadas expedicionarias, para lo cual quiere construir barcos anfibios ligeros, en lugar de grandes LHD o LHA.

Estos cambios en las fuerzas estadounidenses significan que las fuerzas armadas de Corea del Sur también deberán cambiar para garantizar el éxito futuro de la alianza entre la República de Corea y los Estados Unidos. Específicamente, las fuerzas de Corea del Sur deben buscar la interoperabilidad tanto tecnológica como doctrinal, para que puedan interactuar de manera efectiva con los nuevos conceptos operativos de los Estados Unidos. Se ha sugerido una fuerza integrada del Ejército de la República de Corea, la Fuerza Aérea de la Armada y el Cuerpo de Marines, que luego podría operar en unidades combinadas entre las fuerzas armadas de la República de Corea y de los EE. UU. a nivel de escuadrón y batallón. Y tal vez se debería invitar a los Estados Unidos a servir como asesor en el desarrollo de los conceptos y marcos de la Reforma de la Defensa 2050, actualmente en desarrollo por el MND.

Nuevas plataformas, nueva cooperación

En tercer lugar, ahora que Corea del Sur está construyendo un portaaviones, se necesita un enlace estrecho con la Marina de los EE. UU. y la Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón (JMSDF). Con las armadas de Corea del Sur y Japón construyendo o reacondicionando portaaviones ligeros, la estrecha cooperación es esencial para garantizar la máxima interoperabilidad. El acuerdo entre EE. UU. y el Reino Unido sobre la operación cooperativa de CV es el modelo obvio a seguir. Ya se ha establecido un grado considerable de interoperabilidad, debido al sistema de despegue y aterrizaje del F-35B, que es el mismo en los CV de la Marina de los EE. UU., pero es posible mucho más. La Marina de los EE. UU. ha acumulado un vasto repertorio de habilidades y conocimientos, que deben compartirse con Corea del Sur y Japón para beneficio mutuo en la operación de CV.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

En cuarto lugar, son necesarias algunas mejoras operativas y tácticas. Por ejemplo, Corea del Sur y Estados Unidos necesitan coordinar mejor sus activos estratégicos con la JMSDF, específicamente: activos de inteligencia, vigilancia y reconocimiento como los UAV Global Hawk; activos aerotransportados de alerta temprana y control; camiones cisterna de reabastecimiento de combustible en vuelo y aeronaves de carga pesada; portaaviones; y activos anfibios. Además, la Marina de los EE. UU. necesita una presencia permanente en forma de destructores en las bases navales de Corea del Sur; los arreglos actuales con un almirante de una estrella son inadecuados para disuadir amenazas potenciales de Corea del Norte y China. Y la Agencia para el Desarrollo de la Defensa de Corea del Sur debería estar trabajando en más proyectos de investigación y desarrollo junto con la DARPA de EE. UU., por ejemplo, cómo operar equipos tripulados y no tripulados entre las dos flotas. La OTAN tiene una variedad de acuerdos de cooperación entre múltiples países, y algunos de estos podrían ser emulados de manera útil por la alianza entre la República de Corea y los EE. UU.

En resumen, la alianza entre la República de Corea y los EE. UU. se encuentra en un momento de transición y se requerirán muchos cambios para mantener la fuerza y ​​la eficacia de la alianza en el futuro. El próximo presidente de Corea del Sur tendrá mucho trabajo por hacer.

Conclusión

La mayoría de los candidatos presidenciales de Corea del Sur están proponiendo políticas hacia Estados Unidos, China y Corea del Norte que simplemente repiten ideas previas de izquierda o derecha y, en cualquier caso, se basan en escenarios obsoletos y obsoletos. El mundo ha avanzado y la alianza entre la República de Corea y los EE. UU. debe reconocer el hecho. Cuando el próximo presidente de Corea del Sur asuma en mayo de 2022, él o ella tendrá una bandeja de entrada muy llena: la continua pandemia de COVID-19, el cambio climático cada vez peor, el impacto regional de la retirada de EE. UU. de Afganistán, dudas crecientes sobre la confiabilidad de Pax Americana, y la incertidumbre sobre el futuro de la economía global.

Algunos candidatos han coqueteado con el populismo durante la campaña, pero la política exterior y de seguridad de Corea del Sur necesita a alguien que se base en la realidad. Por lo tanto, es de gran esperanza que el próximo presidente de Corea del Sur tenga la experiencia y las calificaciones necesarias en estas áreas, y que elija a las mejores personas para los nombramientos de gabinete relevantes. También sería útil si él o ella ha articulado claramente su enfoque hacia los Estados Unidos, China y Corea del Norte para que haya un mandato de cambio porque el cambio está llegando a la alianza entre la República de Corea y los EE. UU., nos guste o no.

Ir arriba