Los talibanes: el trato de China con el diablo en Afganistán

Después de una serie de avances a la velocidad de la luz en todo el país, los talibanes tomaron el control de Kabul el 15 de agosto. El establecimiento de un gobierno formal es solo cuestión de tiempo, y luego China se enfrentará a una aparente pesadilla: un gobierno islámico extremista. gobierno en sus fronteras.

Sin embargo, Beijing ha respondido a los últimos acontecimientos con un optimismo incongruente. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, dijo a los periodistas el lunes que respetamos los deseos y elecciones del pueblo afgano, como si la toma del poder por parte de los talibanes hubiera sido el resultado de un consenso nacional mesurado en Afganistán.

La parte china señaló que ayer los talibanes afganos dijeron que la guerra afgana ha terminado y que negociarán el establecimiento de un gobierno islámico abierto e inclusivo y tomarán medidas responsables para garantizar la seguridad de los ciudadanos afganos y las misiones extranjeras en Afganistán, continuó Hua. China espera que estas declaraciones puedan implementarse para garantizar una transición sin problemas de la situación en Afganistán, frenar todo tipo de terrorismo y actos criminales y ayudar al pueblo afgano a evitar la guerra y el caos y reconstruir su hermosa patria.

También enfatizó que China ya habló directamente con los talibanes y recibió garantías de que el grupo nunca permitirá que ninguna fuerza use el territorio afgano para hacer cosas que pongan en peligro a China. En particular, a Beijing le preocupa la posibilidad de que los grupos terroristas liderados por uigures realicen ataques o fomenten la violencia en Xinjiang, que comparte una estrecha frontera con Afganistán.

A fines de julio, el Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, recibió a los líderes talibanes, incluido el mulá Abdul Ghani Baradar, en Tianjin. En esa reunión, los talibanes intentaron persuadir a Wang de que no representaban una amenaza para los intereses de China. Los talibanes afganos nunca permitirán que ninguna fuerza use el territorio afgano para participar en actos perjudiciales para China, dijo Baradar. Los talibanes afganos creen que Afganistán debe desarrollar relaciones amistosas con los países vecinos y la comunidad internacional. Incluso invitó a China a involucrarse más en el proceso de paz y reconciliación de Afganistán y desempeñar un papel más importante en la reconstrucción y el desarrollo económico futuros.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

A cambio, Wang ofreció legitimidad al grupo y dijo que los talibanes afganos son una importante fuerza militar y política en Afganistán y se espera que desempeñen un papel importante en el proceso de paz, reconciliación y reconstrucción del país.

China parece estar dando mucha importancia a los puntos de discusión de los talibanes y sus promesas tanto para Afganistán como para China. Baradar, por ejemplo, le dijo a Wang que los talibanes están listos para trabajar con otros partidos para establecer un marco político en Afganistán que sea de base amplia, inclusivo y aceptado por todo el pueblo afgano y para proteger los derechos humanos, especialmente los derechos de las mujeres y niños. Los informes del territorio controlado por los talibanes sugieren que nada de eso está sucediendo. En cambio, se informa que el grupo está persiguiendo a sus enemigos y una vez más tomando medidas enérgicas contra las libertades de las mujeres.

Las promesas de los talibanes de no albergar a ningún militante que pueda amenazar a China deben verse con el mismo escepticismo. La serie de ataques recientes contra personal y proyectos chinos en Pakistán es una señal de advertencia sobre el impacto que tendrá un régimen talibán en Afganistán sobre los intereses de China en la región. Incluso si los talibanes cumplen sus promesas a China (y eso no es seguro, dado el historial del grupo), la rápida victoria del grupo militante islámico sin duda inspirará a fuerzas similares, algunas de las cuales no son tan amistosas con Beijing.

China, por supuesto, es muy consciente de estos riesgos. Pero ante la falta de buenas opciones, Beijing ha calculado que abrazar a los talibanes e intentar presionarlos para que cumplan sus promesas es su mejor apuesta. Por supuesto, esa presión solo se aplicará a la preservación de los intereses de China; los derechos del pueblo afgano, incluidas las mujeres, bajo el gobierno de los talibanes, en última instancia, no preocupan a Beijing, como lo destaca su énfasis repetido en la no injerencia.

Mientras tanto, China cerró los servicios consulares en su embajada en Afganistán a partir del 10 de agosto, aunque la embajada permanece abierta y con personal. La embajada recuerda además a los ciudadanos chinos en Afganistán que presten mucha atención a la situación de seguridad, fortalezcan su propia protección de seguridad y no salgan, dijo la embajada en un comunicado después de que los talibanes ingresaran a Kabul.

Ir arriba