Los recursos minerales de Afganistán son una oportunidad perdida y una amenaza

Estamos en riesgo de sufrir la maldición de la abundancia, [la] maldición de los recursos.

Presidente Ashraf Ghani

Desgarrado por cuatro décadas de guerra y pobreza desesperada, se cree que Afganistán está sentado sobre uno de los tesoros de minerales más ricos del mundo. El valor de estos recursos se ha estimado aproximadamente entre 1 y 3 billones de dólares.

Afganistán tiene vastas reservas de oro, platino, plata, cobre, hierro, cromita, litio, uranio y aluminio. Las esmeraldas, rubíes, zafiros, turquesas y lapislázuli de alta calidad del país han cautivado durante mucho tiempo al mercado de piedras preciosas. El Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), a través de su extensa investigación científica de minerales, concluyó que Afganistán puede contener 60 millones de toneladas métricas de cobre, 2,2 mil millones de toneladas de mineral de hierro, 1,4 millones de toneladas de elementos de tierras raras (REE) como el lantano, cerio, neodimio y vetas de aluminio, oro, plata, zinc, mercurio y litio. Según funcionarios del Pentágono, su análisis inicial en un lugar en la provincia de Ghazni mostró el potencial de depósitos de litio tan grandes como los de Bolivia, que tiene las reservas de litio conocidas más grandes del mundo. El USGS estima que los depósitos de Khanneshin en la provincia de Helmand producirán entre 1,1 y 1,4 millones de toneladas métricas de REE. Algunos informes estiman que los recursos REE de Afganistán se encuentran entre los más grandes del mundo.

Los REE se han convertido en parte esencial de la tecnología moderna. Se utilizan en teléfonos celulares, televisores, motores híbridos, computadoras, láseres y baterías. Los hallazgos del Congreso de EE. UU. han calificado a los REE como críticos para la seguridad nacional. Según un informe del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR), Washington no ha tenido una estrategia unificada para el desarrollo de las industrias extractivas de Afganistán.

Al darse cuenta de la importancia, la capacidad crítica y la creciente dependencia del Pentágono de los REE chinos, el presidente de los EE. UU., Donald Trump, modificó en julio de 2019 la sección 303 de la Ley de Producción de Defensa de 1950, autorizando así la capacidad de producción nacional para la separación y el procesamiento de REE ligeros, que son esenciales. a la defensa nacional. Además, la administración Trump ha iniciado la Iniciativa de Gobernanza de Recursos Energéticos (ERGI), destinada a promover la extracción de minerales que tienen una gran demanda. Hasta el momento, la iniciativa ERGI incluye a Canadá, Australia, Botswana, Perú, Argentina, Brasil, República Democrática del Congo, Namibia, Filipinas y Zambia. Afganistán también podría ser parte del ERGI, del cual el país podría beneficiarse económicamente y asegurar una asociación estratégica a largo plazo con los Estados Unidos.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Los REE son clave para la producción de sistemas de navegación de tanques, sistemas de guía de misiles, componentes de defensa antimisiles, satélites y sistemas de comunicaciones militares. Afganistán puede ser parte de la solución a largo plazo a los problemas de suministro de REE. Los ricos recursos minerales de Afganistán, si se explotan con eficacia, podrían resultar los mejores sustitutos de la ayuda exterior y disminuir la dependencia del país de la ayuda exterior. Una mejor gestión de los recursos minerales podría terminar en un crecimiento económico sostenible, allanando el camino para una paz duradera.

Afganistán ha sido durante mucho tiempo un país dependiente de la ayuda exterior. Hay una cosa que posiblemente puede cambiar la economía inestable de Afganistán a una estable y es la explotación adecuada de su riqueza mineral. Sin embargo, dada la miríada de problemas como vecinos hostiles, divisiones étnicas, inseguridad, falta de instituciones adecuadas y, lo que es más importante, la ausencia de las medidas de precaución necesarias, la bendición de los recursos minerales podría convertirse en una maldición de los recursos y, por lo tanto, transformar el conflicto militar del país en un conflicto de recursos. Si no se adoptan políticas sólidas junto con un enfoque estratégico integral, realista y de largo plazo, existe una gran posibilidad de que surja en Afganistán el mismo ciclo de conflicto y guerra civil experimentado en otros lugares.

Los ricos recursos minerales de Afganistán, si se explotan con eficacia, podrían resultar los mejores sustitutos de la ayuda exterior y disminuir la dependencia del país de los países donantes y el apoyo exterior. Estos recursos, si se gestionan adecuadamente, brindan una oportunidad para que Afganistán escriba su propia historia de éxito económico. Políticas sólidas, arreglos institucionales fuertes junto con una dirección política clara allanarán el camino para atraer inversores nacionales y extranjeros. Una mejor gestión de los recursos minerales podría conducir a un crecimiento económico sostenible que allanara el camino para una paz duradera.

Pero la minería es una industria fácilmente explotable, que podría desviarse para financiar la lucha. Los propios recursos a menudo dan lugar a violentos conflictos por el control. Las áreas donde las redes criminales e insurgentes están fuertemente involucradas son más vulnerables al conflicto. A veces se generan conflictos por las actividades mineras. Los grupos compiten para contrarrestarse entre sí. En algunos casos, las comunidades más débiles han invitado a elementos talibanes para que los protejan. Con la llegada de ISIS a Afganistán, el sector minero del país ahora enfrenta una amenaza renovada.

La minería ilegal es rampante en todo Afganistán, con más de 2.000 sitios de este tipo recaudando dinero para los señores de la guerra y la insurgencia. Un informe de SIGAR encontró que la minería ilegal le ha costado al estado hasta $ 300 millones anuales desde el colapso de los talibanes en 2001. Sin una respuesta coherente e inmediata, los vastos recursos minerales en Afganistán no solo representan una oportunidad perdida, sino una amenaza para la seguridad nacional. y el país

Por ejemplo, una gran parte de la riqueza mineral del país se destina actualmente a los señores de la guerra, las milicias armadas y los insurgentes talibanes. Según un informe reciente de Global Witness, los ingresos que reciben estos hombres fuertes (señores de la guerra y mafia) y los talibanes de solo una pequeña área de Badakhshan (provincia) rivalizan con los ingresos declarados por los gobiernos de todo el sector de recursos naturales afganos. Se cree que los recursos minerales son la segunda mayor fuente de ingresos de los talibanes.

Afortunadamente, el actual presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, ex economista del Banco Mundial, es muy consciente del valor de los recursos minerales y el peligro que representan para el país. Ha hablado de los peligros de la maldición de los recursos con una claridad refrescante. Poco después de asumir el cargo, Ghani dijo que transformará la economía afgana a través de los minerales. Pero hasta ahora se ha hecho poco con respecto al sector de los minerales, y la minería permanece intacta en mayor medida.

El gobierno afgano enfrenta enormes desafíos por parte de una insurgencia talibán activa y la creciente amenaza de ISIS al flagelo de la corrupción. En la práctica, no podrá recuperar el control de las miles de minas explotadas ilegalmente en Afganistán en el corto plazo.

Sin embargo, lo que se podría hacer es que el gobierno dé alta prioridad a recuperar el control del sector minero. Llevar inmediatamente la reforma necesaria a las leyes de minerales, estableciendo la infraestructura básica, podría servir como un trampolín para la futura explotación de los minerales.

Quizás para la próxima administración afgana esta sea una oportunidad de oro para orquestar una estrategia económica basada en los recursos minerales. Con un aliado importante como los EE. UU., que tiene una gran necesidad de REE, y Afganistán, con abundantes recursos, convertir la asociación de seguridad en una importante asociación estratégica y económica es una gran oportunidad. Además, al negociar el trato con los talibanes, la protección y extracción de este sector vital debería ser un componente clave del curso futuro de la economía y la estrategia de seguridad nacional de Afganistán.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Ahmad Shah Katawazai es miembro de la Academia de Ciencias de Afganistán y exdiplomático de la Embajada de Afganistán en Washington DC Katawazai tiene una maestría en Estudios de Seguridad Global de la Universidad Johns Hopkins y una maestría en Estudios Jurídicos Internacionales de la Universidad Americana. Katawazai es un escritor publicado. Puedes seguirlo en Twitter @askatawazai.

Ir arriba