Los matrimonios forzados de los talibanes

A principios de agosto, Sooma continuaba con su trabajo como asistente en la división de delitos del Departamento de Policía de la ciudad de Herat. Todavía tenía pocas razones para creer que los combates en las afueras de la ciudad llegarían a su puerta. Se presentaba a trabajar todos los días y sus ingresos se destinaban a mantener a sus cinco hijos, a quienes se había visto obligada a criar sola tras la muerte de su marido, un policía, en el conflicto tres años antes.

El mundo de Sooma se puso patas arriba cuando las defensas de Herats se derrumbaron el 13 de agosto y los talibanes entraron en la ciudad y tomaron las oficinas gubernamentales y la estación de policía. Un luchador comenzó a amenazarla, explicó en una entrevista. Me amenazó con violarme y matar a mis hijos si no me casaba con él, dijo con voz temblorosa. Insistió y no tuve otra opción en el asunto. Me obligó a casarme en septiembre con el consentimiento de los mulás.

Desde ese día, Sooma, quien pidió que la identificaran con un seudónimo para proteger su identidad, dice que su vida ha sido una pesadilla. Es como si me estuviera violando todas las noches, dijo. Estoy mal y quiero suicidarme, y lo haría si no fuera por mi deber de criar y proteger a mis hijos.

Las penurias intensas, incluida la violencia, han sido durante mucho tiempo una realidad vivida por las mujeres afganas. En 2018, alrededor del 80 por ciento de todos los suicidios afganos involucraron a mujeres que se quitaron la vida, a menudo cuando no ven una salida a una lucha doméstica. Los informes de la ONU reflejan consistentemente aproximadamente el 80 por ciento de las mujeres afganas que denuncian abuso doméstico a manos de hombres.

En los últimos años, sin embargo, Herat se había convertido en una relativa excepción a la dureza habitual de la vida cotidiana de la mayoría de las mujeres afganas.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

La ciudad, bordeada de huertos frutales y enrejados de uvas, ha sido conocida por los afganos durante mucho tiempo como una cuna de cultura. Durante las últimas dos décadas, se había convertido en un centro de expresión abierta con una próspera escena literaria donde mujeres y hombres jóvenes solteros podían sentarse juntos a tomar el té en espacios públicos y se les escuchaba leer su propia poesía en voz alta.

Todo eso cambió el 13 de agosto cuando los talibanes llegaron a la ciudad. La mayoría de las mujeres y niñas se retiraron a sus hogares, pero docenas de las mujeres más valientes de la ciudad se atrevieron a protestar contra la prohibición talibán de la educación de las niñas y la imposición de restricciones a su movimiento. Las mujeres que marchaban en la calle dijeron que querían poder seguir yendo a sus trabajos sin necesidad de un mahram (miembro masculino de la familia como acompañante); y hacer que las niñas mayores de sexto grado regresen a la escuela, según un informe detallado de Human Rights Watch de septiembre centrado en Herat.

Esas voces pronto fueron sofocadas. El 7 de septiembre, los combatientes talibanes golpearon a los manifestantes con correas de goma y dispararon armas indiscriminadamente, matando a civiles antes de prohibir las protestas por completo.

Varias de las mujeres solteras con las que hablamos en Herat sintieron que la única forma de sobrevivir a la nueva era sería casarse para moverse por la ciudad, dijo Heather Barr, codirectora de la División de Derechos de la Mujer de Human Rights Watch.

Ahora, los talibanes, al impedir que las mujeres trabajen y evitar que las niñas de los grados 7 a 12 regresen a la escuela, están creando las condiciones ideales para la violencia contra las mujeres, dijo Barr, que reside en Islamabad, Pakistán.

Dijo que Human Rights Watch también está tratando de monitorear el fenómeno del matrimonio forzado desde que los talibanes llegaron al poder, pero hasta la fecha no ha podido reunir suficiente evidencia para decir que los talibanes están tolerando la práctica a nivel de liderazgo.

Los talibanes han argumentado en el pasado que concertar matrimonios para viudas como Sooma es por el bien de la sociedad y de los niños que viven con madres solteras.

La violencia doméstica en Afganistán es provocada por décadas de guerra incesante, pobreza y una cultura patriarcal de larga data. En un país cuya población total se acerca a los 40 millones, se estima que hay entre 2 y 3 millones de viudas. Hasta hace poco, el gobierno anterior pagaba a unas 100.000 viudas afganas el equivalente a 100 dólares al mes en concepto de estipendio del gobierno para vivir. Esto también ha terminado, sin embargo, con la toma del poder por parte de los talibanes. En las regiones conservadoras del país, en su mayoría pashtunes, una mujer afgana viuda a menudo se entrega en un matrimonio arreglado al hermano o pariente cercano de su difunto esposo, una medida que la cultura patriarcal considera que protege el honor tanto de la viuda como de la familia. , incluso si el hermano ya está casado.

Sin embargo, lo que más inquieta a las mujeres afganas y a los defensores internacionales de los derechos humanos es la creciente evidencia anecdótica de que los talibanes están permitiendo que sus propios combatientes utilicen amenazas de violencia para interpretar las ya duras condiciones tradicionales del matrimonio para satisfacer sus propios deseos personales.

Un portavoz talibán, Zabiullah Mujahid, ha negado las acusaciones de que los talibanes estaban o están obligando a las mujeres a contraer matrimonio, insistiendo en que tales acciones violarían las reglas del Islam. En enero de 2021, el enigmático líder talibán y exjuez de la sharia, Haibatullah Akhundzada, emitió un comunicado instando a los comandantes de los grupos a renunciar a tener varias esposas, un fenómeno que se ha generalizado entre los líderes adinerados de los grupos, cuyas actividades financia el grupo. Aunque la religión permite a los hombres musulmanes tener hasta cuatro esposas si pueden tratarlas por igual, el comunicado decía que la práctica invitaba a las críticas de nuestros enemigos.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Sin embargo, los pronunciamientos y negaciones de los talibanes presentan un caso claro de órdenes de hacer lo que decimos, no lo que hacemos. Casi todos los altos líderes talibanes ya han tenido varias esposas. De hecho, el fundador del movimiento, Mullah Mohammad Omar, y su sucesor, Mullah Mansoor, tenían tres esposas. En comparación, se cree que Haibatullah tiene solo dos; sin embargo, el nuevo vicejefe de estado de los talibanes, Mullah Abdul Baradar, tiene tres esposas y se casó por última vez mientras estaba bajo arresto domiciliario en Pakistán.

Las activistas por los derechos de las mujeres afganas dicen que las nuevas negaciones de abusos de los talibanes son un encubrimiento de lo que está ocurriendo fuera de la vista. Los talibanes han cambiado, pero no en el buen sentido, dijo Atefa Kakar, una exempleada de la ONU que ahora vive en Alemania, cursa una maestría y aboga por las mujeres afganas. Los talibanes todavía tienen una ideología extremista y altamente misógina a pesar de que están tratando de engañar al mundo con negaciones. Las mujeres afganas no creen en los talibanes incluso cuando se enfrentan a una realidad de creciente impotencia.

En cuanto a la comunidad internacional y lo que pueden hacer para ayudar, continuó, sentimos que ya hemos sido abandonados. Personalmente, no veo que la comunidad internacional, incluidas las Naciones Unidas, pueda persuadir a los talibanes para que cambien sus formas o instituyan una política humana, ya sea en el frente del matrimonio o la educación.

Incluso después de que los talibanes se apoderaran de las principales ciudades afganas como Herat, la jefa de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, insistió en que los derechos de las mujeres y niñas afganas serían una prioridad de la ONU. Específicamente, dijo Bachelet, una línea roja fundamental será el trato de los talibanes a las mujeres y niñas, y el respeto de sus derechos a la libertad, libertad de movimiento, educación, autoexpresión y empleo, guiado por las normas internacionales de derechos humanos. En particular, garantizar el acceso de las niñas a una educación secundaria de calidad será un indicador esencial del compromiso con los derechos humanos. Su insistencia en una línea roja fue similar a las declaraciones emitidas por el Departamento de Estado de EE. UU. antes de la toma del poder por parte de los talibanes.

Pero incluso cuando la ONU y el Consejo de Seguridad han insistido en que los talibanes deben superar sus actuales objetivos educativos y el trato a las mujeres, el liderazgo del grupo no ha dicho si permitirá que las niñas mayores de sexto grado vuelvan a la escuela, señaló Barr.

Además, las mujeres afganas están dejando claro lo que piensan de las promesas de los talibanes. Las mujeres afganas que trabajan con la ONU en Afganistán, muchas de las cuales ayudaron a monitorear los derechos humanos y los asuntos políticos, están tratando de abandonar el país y, en algunos casos, ya lo han hecho.

He escuchado de mis propias ex colegas que aún trabajan en las mujeres de la ONU que nunca habrían considerado irse de Afganistán porque tienen un buen trabajo y un buen salario que ahora están tratando de escapar del país por temor a que sus hijas adolescentes se vean obligadas a casarse. con un combatiente talibán, dijo Kakar, quien anteriormente trabajó tanto para la misión política UNAMA como para el grupo ONU Mujeres. Creo que querer desesperadamente dejar un excelente trabajo para un país desconocido te dice todo lo que necesitas saber sobre el estado de miedo que se apodera de Afganistán en este momento debido a la toma del poder por parte de los talibanes.

Los temores familiares están impulsando la migración a través de las fronteras regionales. Desde la toma del poder por parte de los talibanes, miles de miembros de la asediada minoría afgana hazara, que abraza el islam chiita y es despreciada por los líderes talibanes, han huido a Pakistán e Irán, aunque cruzar la frontera cercada está plagado de peligros extremos. Un hombre que huyó de Afganistán con dos hermanas jóvenes le dijo a Deutsche Welle que se había ido porque no quería que sus hermanas se casaran con combatientes talibanes.

Cerca de la frontera con Pakistán pero dentro de Afganistán, Shabnam, una estudiante de secundaria, que pidió que solo se incluyera su nombre de pila en esta historia, dijo que también la habían obligado a contraer matrimonio no deseado. Un talibán leal en la provincia de Parwan la había atormentado, dijo, insistiendo en que si su grupo llegaba al poder, tendría que entregarles su virginidad.

Cuando los talibanes tomaron el distrito donde vive, dice, el mismo chico que se burló de mí simplemente me reclamó como su esposa y los líderes locales talibanes le dieron permiso para hacerlo.

Ir arriba