Las relaciones de defensa en evolución de Tailandia con Japón

Tailandia y Japón han disfrutado de más de 600 años de intercambios amistosos. Tras el establecimiento de relaciones diplomáticas formales en 1887, Tailandia nunca ha tenido ningún problema con Japón, aparte de los contratiempos durante la Segunda Guerra Mundial y el movimiento antijaponés de la década de 1970, motivado por los desequilibrios comerciales y los temores de una invasión económica japonesa. Las dos naciones han mantenido estrechos lazos en todas las áreas económicas, políticas, contactos interpersonales y conexiones reales excepto en una: defensa.

Dadas las limitaciones constitucionales y normativas de la posguerra de Japón, y la falta de amenaza externa de Tailandia después de las guerras de Indochina, el compromiso militar entre Tailandia y Japón se ha restringido tradicionalmente a las misiones de mantenimiento de la paz en el marco de la alianza de las Naciones Unidas o los Estados Unidos. Los ejemplos incluyen las operaciones de consolidación de la paz de 1999 en Timor Oriental (Japón fue el mayor contribuyente financiero, mientras que Tailandia suministró el segundo mayor número de tropas a la Fuerza Internacional de Timor Oriental bajo mandato de la ONU), los esfuerzos de reconstrucción en Afganistán y la participación de Japón en la campaña liderada por Estados Unidos y Tailandia. Taladro Cobra Gold desde 2005.

Sin embargo, durante la última década, tanto Bangkok como Tokio han realizado ajustes críticos en sus posturas de defensa en respuesta a las crecientes incertidumbres geopolíticas. Bajo el gobierno de Prayut Chan-o-cha, orientado a la seguridad, Tailandia aumentó la adquisición de armas de alta gama, dio a conocer un plan de modernización de 10 años en 2017 para aumentar el gasto en defensa al 2 por ciento del PIB e impulsó la transferencia de tecnología a la vanguardia de los acuerdos de defensa del país. El objetivo inmediato del gobierno es garantizar que las fuerzas armadas tailandesas estén prontamente equipadas, mientras que el objetivo a largo plazo es establecer una base industrial de defensa local, reduciendo así la dependencia de Tailandia de las armas importadas y facilitando la búsqueda de la neutralidad de Tailandia en las relaciones internacionales.

Mientras tanto, la búsqueda de remilitarización de Japón se ha vuelto más palpable. Se levantó la prohibición de exportación de armas japonesas y recientemente se permitió a las Fuerzas de Autodefensa de Japón luchar en el extranjero por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. También se han realizado esfuerzos para crear conciencia sobre la seguridad nacional y promover la educación patriótica entre el público japonés.

Bajo el gobierno de Abe Shinzo (2012-2020), el sudeste asiático se volvió muy importante en los cálculos estratégicos de Japón. Esta tendencia ha continuado bajo las administraciones de Suga Yoshihide (2020-2021) y Kishida Fumio (2021-presente). Esto, por un lado, destaca el intento de Japón de desempeñar un papel más proactivo en la alianza entre EE. UU. y Japón sirviendo como un puente que conecta a los países reacios de la ASEAN con EE. UU. Sin embargo, por otro lado, refleja el intento de Japón de protegerse contra el riesgos de abandono de EE.UU.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

En una clara desviación de la Doctrina Yoshida, apreciada desde hace mucho tiempo, que enfatiza el desarrollo económico y confía los asuntos de seguridad a los EE. UU., Japón ha lanzado una serie de iniciativas de defensa independientes con las naciones del sudeste asiático. Con Tailandia, ha habido discusiones frecuentes entre oficiales militares tailandeses y japoneses, y Abes Japón, según se informa, estaba tratando de ganar un contrato para equipar a Tailandia con un sistema de radar de defensa aérea en 2016.

Aún así, la cooperación de defensa de Tailandia con Japón ha visto un progreso más lento en comparación con otras naciones de la ASEAN. En primer lugar, a diferencia de Vietnam, Indonesia, Filipinas y Malasia, que comparten un enemigo común, China, con Japón en el ámbito marítimo, Tailandia ha mantenido un perfil bajo en las aguas en disputa. En segundo lugar, los líderes militares tailandeses ven favorablemente las ventas de armas chinas. Los sistemas de armas chinos pueden ser menos avanzados que los de EE. UU. y Japón, pero las armas chinas son mucho más baratas y tienen una calidad bastante decente.

La distancia entre Tailandia y Japón se hizo evidente cuando Suga sucedió a Abe. Suga siguió la tradición de Abes de elegir el sudeste asiático, no los EE. UU., como destino de su primer viaje al extranjero como primer ministro. Pero, a diferencia de Abe, Suga excluyó a Tailandia de su itinerario e hizo paradas en Vietnam e Indonesia principalmente para discutir preocupaciones estratégicas. En una nota relacionada, Japón ha comenzado a trasladar parte de su producción de Tailandia a Vietnam.

Vietnam, Indonesia, Filipinas y Malasia firmaron el Acuerdo de Transferencia de Tecnología y Equipos de Defensa para profundizar las relaciones bilaterales de defensa con Japón, y el temor de quedarse atrás debe haber influido considerablemente en la decisión de Tailandia de buscar dicho acuerdo con Japón. En medio de las crecientes prioridades nacionales y los recortes presupuestarios de defensa por cuarto año consecutivo, lo que ha disminuido aún más la posibilidad de que Tailandia adquiera los submarinos chinos estancados durante mucho tiempo, el acuerdo de transferencia de defensa entre Tailandia y Japón se firmó y reveló durante la visita oficial de Kishidas a Bangkok a principios de este mes.

En el contexto de un entorno de seguridad que se deteriora rápidamente, Japón seguramente aumentará su presencia de defensa en el sudeste asiático, y la influencia de Japón en el programa de modernización militar tailandés crecerá inevitablemente. La caída dramática en las ventas de armas de Rusia a la región trabajará aún más a favor de Japón. Dicho esto, hasta dónde llegará la cooperación militar de Japón con Tailandia (y la ASEAN en su conjunto) dependerá en gran medida de la capacidad de Japón para perseguir sus objetivos de seguridad sin provocar seriamente a China.

Ir arriba