Las lecciones estratégicas de la Batalla del Mar de Filipinas de 1944

El excelente resumen de Ben Ho Wan Beng en The Diplomat of 1944s Battle of Philippine Sea contiene algunas lecciones interesantes sobre cómo pensamos sobre el poder militar y cómo el aprendizaje afecta las perspectivas de victoria en la batalla. Ben resuelve hábilmente los detalles tácticos y los dilemas de la batalla, dejando espacio para trabajar en algunas de las lecciones estratégicas e institucionales más amplias. En este contexto, lo realmente interesante de la Batalla del Mar de Filipinas es cómo cambiaron los factores clave en el equilibrio entre las fuerzas estadounidenses y japonesas entre 1942 y 1944.

Las armas decisivas tanto de la Batalla de Midway (junio de 1942) como de la Batalla del Mar de Filipinas (junio de 1944) fueron los portaaviones y sus aviones de combate. Los barcos de superficie y los submarinos jugaron papeles importantes, pero de apoyo, en ambas batallas. En 1942, la Marina Imperial Japonesa tenía grandes ventajas en el entrenamiento de aeronaves y pilotos, fruto de un sistema minuciosamente diseñado para conectar el mejor capital humano con la mejor tecnología que la industria japonesa tenía para ofrecer. Estas ventajas hicieron extremadamente peligroso enredarse con los aviadores navales japoneses. Aún así, las fuerzas estadounidenses podrían más que defenderse bajo muchas circunstancias; Las ventajas japonesas no fueron tan abrumadoras como para excluir otros factores decisivos en la batalla.

Para 1944, estas ventajas se habían desvanecido. La experiencia general del cuerpo de aviación naval japonés había disminuido debido a las pérdidas durante la guerra (especialmente en el slog de Guadalcanal), y los pilotos estadounidenses habían mejorado mucho. Además, la superioridad industrial estadounidense había transformado la situación tecnológica. El brazo aéreo de la Marina de los EE. UU. En Midway había consistido principalmente en cazas Grumman Wildcat, bombarderos en picado Douglas Dauntless y bombarderos torpederos Douglas Devastator. Aunque lo suficientemente efectivos en ese momento, en 1944 estos habían sido reemplazados por Grumman Hellcats, Curtiss Helldivers y Grumman Avengers. La doctrina también había cambiado; Los procedimientos de patrulla aérea de combate de la USN se beneficiaron de años de aprendizaje, tanto experimental como experiencial.

El resultado fue que en 1942, el combate de portaaviones entre la Armada de los EE. UU. y la Armada Imperial Japonesa fue dinámico e impredecible, lo que permitió que una fuerza más pequeña obtuviera una victoria masiva si disfrutaba de ciertas ventajas (suerte, información y sorpresa). Esto contrastaba con el combate de superficie normal, que favorecía en gran medida al lado con números. En 1944 esta situación ya no se mantuvo; los estadounidenses habían convertido en una rutina efectiva el combate de portaaviones de tal manera que las victorias impredecibles ya no eran posibles.

¿Qué importancia tiene esto para pensar en el equilibrio entre el poder estadounidense y chino hoy en día en el Pacífico occidental? La primera lección es que las ventajas pueden disiparse, e incluso revertirse, más rápido de lo que nadie espera. Los elementos que habían convertido a Kido Butai (la fuerza de portaaviones de la Armada Imperial Japonesa) en la unidad naval más letal del planeta en 1942 ya no existían y, de hecho, habían sido reemplazados por completo en 1944. Esta lección debería servir como advertencia para ambos. China y los Estados Unidos.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

La segunda lección es que el aprendizaje en tiempos de guerra ilumina las deficiencias y oportunidades críticas, lo que permite que las organizaciones militares flexibles aprovechen la nueva información y desarrollen nuevas capacidades. Si bien todos esperan que un conflicto entre China y Estados Unidos termine rápidamente, los japoneses creían lo mismo de la Guerra del Pacífico. La US Navy, con mayores recursos y más dinamismo institucional, compensó los errores iniciales para convertirse en una organización mucho más letal.

Ir arriba