Las gloriosas contradicciones de Lee Teng-hui

Fue uno de los pocos días de mi vida en los que usé traje, recuerda Hans Breuer.

En 1996, Breuer, entonces traductor independiente, fue contactado para trabajar como intérprete para la cadena de televisión alemana ZDF, que estaba en Taiwán para cubrir las primeras elecciones presidenciales democráticas en un país de habla china.

Más probable que se le viera en pantalones cortos y tenis en ese momento, Breuer optó por un cambio de imagen. Considerando la importancia de la ocasión, pensé que sería mejor hacer un esfuerzo, dice Breuer, quien llegó a Taiwán en 1989.

La elección de Lee Teng-hui, quien murió el 30 de julio, fue un asunto cargado de tensión. China había sido hostil durante meses antes. Habiendo disparado misiles hacia la ciudad portuaria de Keelung en julio del año anterior, realizado pruebas igualmente amenazantes el mes siguiente y ejercicios navales en noviembre, Beijing reanudó su beligerancia en la semana previa a las elecciones. Se lanzaron más misiles, aterrizando cerca de Keelung, nuevamente, y frente a la costa de la segunda ciudad de Taiwán, Kaohsiung, en el sur. Era una advertencia: votar por Lee, el primer presidente nativo de Taiwán, significaba problemas.

Se suponía que debía intimidar a la gente, dice Breuer, quien pasó el día de las elecciones entrevistando a los votantes. Pero resultó totalmente contraproducente. Esta evaluación fue respaldada por encuestas que mostraron un aumento del 5 por ciento en el apoyo a Lee.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

La ira de Beijing surgió de un cambio percibido por parte de Lee, si no hacia la independencia absoluta, luego se alejaba de la posición de una sola China. Esta aprensión se remontaba a la primera gran reforma constitucional de Lee, la abolición de las leyes que habían mantenido a Taiwán bajo la ley marcial durante más de 40 años.

Oficialmente denominada con la inmanejable designación Provisiones Temporales Vigentes Durante el Período de Movilización Nacional para la Represión de la Rebelión Comunista, la ley fue utilizada para justificar los abusos del período del Terror Blanco. La decisión de Lee de ponerle fin fue un punto de inflexión.

Sin embargo, el significado de la decisión era más profundo. Porque, al mantener la ficción de una guerra civil en curso, las disposiciones ayudaron a definir las relaciones a través del Estrecho; su abolición causó sorpresa y confusión en ambos lados.

Inicialmente, Beijing podría haber recibido la medida como una confirmación de la victoria comunista, reforzando el argumento de que Taipei se estaba sometiendo a su autoridad. Sin embargo, en una de las muchas ironías que han marcado la metamorfosis del Partido Nacionalista Chino (KMT) de enemigo acérrimo de Beijing a su adulador compañero de cama, los funcionarios chinos pronto sintieron que algo más alarmante estaba en marcha.

Al desechar las disposiciones, Lee, un taiwanés sin afinidad con China, eliminó la legislación que, por tenue que fuera, ataba a Taiwán al continente. Si Lee estaba abandonando las pretensiones de autoridad sobre China, ¿qué sugería eso sobre la entidad conocida como la República de China?

En la conferencia de prensa que anunció la decisión el 30 de abril, Lee fue cuidadoso con su lenguaje, haciendo frecuentes referencias a la nación china, una China reunificada, las Directrices de Unificación Nacional y la política de una sola China. Criticó a los que abogan por jugar la carta de la independencia de Taiwán, insistiendo en que el activismo no se produjo en casa, sino que se deriva de nuestro aislamiento en la comunidad internacional causado por los comunistas chinos. Era una afirmación curiosa.

Sin embargo, a pesar de emplear la retórica reunificadora, la cobertura de Lee comenzaba a causar preocupación. Cuando se le preguntó cómo los taiwaneses deberían ver ahora a China, Lee dijo que ambos lados del Estrecho no deberían negarse el uno al otro como entidad política.

Las enmiendas que facilitaron las elecciones directas para la Asamblea Nacional siguieron en diciembre de 1991 después de las protestas estudiantiles de Wild Lily de marzo de 1990. Un vestigio de la era del continente, que garantizaba a los viejos ladrones escaños legislativos y buenos salarios, la asamblea era un objetivo obvio para los activistas por la democracia.

Con la insatisfacción por el ritmo de las reformas que continuaban, en 1994, Lee inició el proceso que condujo a la eventual disolución de la asamblea, quitándole el poder de elegir al presidente y al vicepresidente. Ese mismo año, abrió las alcaldías de Taipei y Kaoshiung a elecciones directas.

Sin embargo, fueron las acciones de Lee el verano siguiente las que prepararon el escenario para la Tercera Crisis del Estrecho de Taiwán. Gracias a los esfuerzos de los renombrados cabilderos Cassidy & Associates, por $ 1.5 millones por año, Lee obtuvo el apoyo casi unánime del Congreso para una visita para hablar en la Universidad de Cornell, donde obtuvo su doctorado en economía agrícola en 1968.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

A pesar de las dudas del Departamento de Estado, el entonces presidente de los EE. UU., Bill Clinton, concedió a Lee una exención de visa para una escala de 3 días a título privado, con el estricto entendimiento de que no habría fanfarrias ni interacción con los medios. Ruedas de prensa o no, con 4.000 asistentes y 400 periodistas internacionales presentes, el evento no fue clandestino. Un gran golpe para Lee, hizo que los funcionarios chinos lo criticaran. Amonestaciones, diplomáticas y económicas, brotaron.

El ministro de Relaciones Exteriores, Qian Qichen, convocó al embajador de EE. UU., J. Stapleton Roy, para una reprimenda, y se planteó el cierre del consulado de EE. UU. en Chengdu. (Casualmente, Beijing cumplió con esta amenaza en julio de 2020, luego de su última disputa comercial con Washington). Mientras tanto, el ministro de Defensa, Chi Haotian, suspendió una visita a Washington.

El portavoz del Partido Comunista Chino, el Diario del Pueblo, se unió al coro de aullidos, con un editorial que predecía que Clinton pagaría un precio por poner en peligro las relaciones chino-estadounidenses. Aparentemente, el artículo lo decía literalmente, ya que posteriormente se arrojó dudas sobre un acuerdo para los aviones Boeing.

Incluso el autor de la política de Una China intervino. Henry Kissinger describió la visita de Lee como altamente imprudente y provocativa.

El discurso de 40 minutos de Lee a menudo se presenta como anodino, sin embargo, los juegos de palabras más sutiles habían señalado durante mucho tiempo cambios importantes en el diálogo a través del Estrecho. Por lo tanto, no fue sorprendente que la decisión de Lee de referirse a la República de China en Taiwán por primera vez causara consternación. Se produjo un furor redoblado después de una entrevista con la radio alemana en 1999 en la que introdujo la noción de relaciones de estado a estado. (La traducción al inglés en los sitios web del gobierno era originalmente de un país a otro, pero se modificó rápidamente a una formulación menos controvertida a instancias del Consejo de Asuntos del Continente).

Tomados por sorpresa, los incondicionales de KMT One China comenzaron a preguntarse si la desviación de Lee del guión significaba incautación o algo mucho peor. El principal entre los detractores fue Hau Pei-tsun, quien se desempeñó como primer ministro de Lees de 1990 a 1993 pero quien, como miembro de la facción del palacio, nunca confió en él. Hau ahora hizo campaña contra Lee como compañero de fórmula del independiente Lin Tang-kang, ex vicepresidente del KMT y director del Yuan Judicial.

Hau, quien murió a los 100 años en marzo, jugó con su experiencia militar y la falta de Lees para sugerir que su oponente no estaba hecho para un enfrentamiento tan volátil y corría el riesgo de involucrar a Taiwán en una guerra a través del Estrecho. En vísperas de las elecciones, el Diario del Pueblo se hizo eco de esto, afirmando que las acciones de Lee empujaron al pueblo de Taiwán hacia el abismo de la catástrofe.

Sin embargo, a pesar de toda la charla sobre impetuosidad, Lee parecía imperturbable. Lee mostró constantemente su actitud tranquila [y] por lo tanto moderó efectivamente el malestar de los votantes, escribe el biógrafo Shih-Shan Henry Tsai. Esto se reflejó en las encuestas que sugerían que 800.000 votantes cambiaron su apoyo de Peng Ming-min, el candidato del opositor Partido Democrático Progresista, a Lee.

Envalentonado por este respaldo a su enfoque, Lee avanzó después de las elecciones. Su convocatoria de un Consejo Nacional de Desarrollo a finales de 1996, y la subsiguiente adopción de sus recomendaciones de suspender las elecciones para el Gobierno Provincial en 1998, marcaron el final de otra engorrosa reliquia de la guerra civil.

También rompió irreparablemente la relación de Lee con James Soong, cuyo puesto como gobernador quedó obsoleto. Soong, quien una vez se refirió a la relación con Lee como un vínculo padre-hijo, creía que lo habían dejado de lado deliberadamente; esto se confirmó cuando Lee seleccionó a Lien Chan como candidato presidencial para las elecciones de 2000, un movimiento que, según los opositores, condenó al KMT al fracaso contra Chen Shui-bian, del Partido Democrático Progresista. Para los partidarios de la línea dura, la serpiente ahora había emergido completamente de la hierba.

En años posteriores, Lee se convirtió en una especie de figura cómica para una generación más joven que vio en sus arrebatos frecuentemente contradictorios los desvaríos de un confuso pasado. Era difícil imaginar que una persona así hubiera sido alguna vez capaz de un cálculo desapasionado. Incluso aquellos que lo conocían bien comenzaron a atribuir sus comentarios erráticos a la inestabilidad o al capricho debido a la ausencia de valores fundamentales. Muchos creían que el patrón de cambio de creencias y personalidad de Lee era por conveniencia, escribe Tsai.

A lo largo de sus 97 años, un período de cambios inmensos en el panorama sociopolítico de Taiwán, Lee mostró una extraña habilidad para salir ileso de rasguños potencialmente catastróficos.

Como joven japonés, siguió siendo un súbdito obediente, pero coqueteó con el liberalismo y el marxismo. En 2002, admitió haber sido miembro brevemente del Partido Comunista Chino justo cuando el levantamiento del 28 de febrero de 1947 estaba estallando (aunque más tarde negó ser miembro registrado).

Durante el mismo período, Lee afirmó haber asistido a reuniones del Comité de Conciliación en Taipei. Esta convención ad hoc fue formada por destacados profesionales e intelectuales taiwaneses para negociar una solución pacífica a la agitación que azota al país. Lee afirmó haberse abstenido de hablar porque sospechaba que la tolerancia del KMT hacia las reuniones era una estratagema para expulsar a los disidentes. Esto resultó profético ya que la mayoría de los que hicieron oír su voz sufrieron arrestos y, en muchos casos, cosas peores.

A su regreso a Taiwán desde Cornell en 1964, Lee fue interrogado por el temido Comando de la Guarnición de Taiwán y luego recluido nuevamente en 1968. Sin embargo, tres años más tarde se convirtió en miembro del KMT y rápidamente se ganó la confianza del presidente Chiang Ching-kuo. Un juez notoriamente duro, Chiang ciertamente sabía sobre el pasado de Lee pero, en palabras de Tsai, sintió en Lee una personalidad tranquila y confiable, que no estaba limitada por el origen étnico, la ocupación o el rango.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Si bien la casualidad, como dice Tsai, puede haber desempeñado un papel ocasionalmente, es inconcebible que Lee sorteara las trampas que enfrentó a través de la suerte ciega.

Entre sus artimañas, había características desagradables, sobre todo su cortejo del crimen organizado negro y dorado. Otras deficiencias incluyeron su incapacidad para promover mujeres a sus gabinetes, su manipulación antidemocrática de la ley para consolidar su propio poder (en nombre de la democracia) y su desestimación inicial de los llamados para abordar los abusos del Terror Blanco.

En un elogio franco publicado en el Taipei Times, el viejo amigo de Lee, colega universitario y otrora rival, Peng resumió así la situación de Lee: Como taiwanés, quería salvaguardar y mejorar los derechos políticos de los taiwaneses e impulsar la democratización. Como presidente del KMT, tuvo que sacrificar ciertos derechos humanos básicos en aras de la unificación. Estaba constantemente luchando con este dilema.

De manera similar, Tsai ha descrito a Lee como lleno de contradicciones y confusiones, comparándolo con los antihéroes de Dostoievski, por quien tenía una fascinación juvenil.

Quizás sean estas idiosincrasias, expresadas a través de sus múltiples identidades como japonés, comunista, chino, cristiano y, más tarde, activista independentista taiwanés, las que marcan a Lee como un verdadero Hijo de Taiwán, un título que a su sucesor Chen Shui-bian le gustaba usar. Porque nada capta mejor el espíritu de la isla-nación que tal inconsistencia.

Eso se puede ver en la victoria aplastante del candidato del KMT, Han Kuo-yus, en las elecciones a la alcaldía de 2018, que abrió el control de la ciudad durante 20 años por parte del Partido Democrático Progresista, y en el recuerdo de Hans 18 meses después. Es evidente en las actitudes de amor y odio que exhibe Taiwán hacia sus vecinos del este de Asia, Japón y Corea del Sur, que oscilan entre la adoración de ídolos y el complejo de inferioridad teñido de xenofobia. Y está ahí en los valores sociales que se mueven de la civilidad de todos juntos al interés propio de carrera de ratas en cuestión de momentos. Es Taiwán en toda su gloria confusa, a veces frustrante, a veces encantadora, nunca deslucida.

Para sus detractores, Lee era, si no una serpiente, un camaleón, que cambiaba de color según lo dictaban las circunstancias. Para Hans Breuer, que ahora dirige una exitosa agencia de traducción desde su casa en el distrito de Sanzhi, ciudad rural de Nuevo Taipei, muy cerca de donde nació Lee, nunca fue tan simple. Nunca hay blanco o negro, dice Breuer, un herpetólogo aficionado, que pasa su tiempo libre merodeando la maleza en busca de reptiles evasivos. Los historiadores pueden discutir sobre su carácter y agenda hasta que venga el reino, pero nadie puede negar su importancia.

James Baron es un escritor residente en Taipei.

Ir arriba