La verdadera causa de la burbuja inmobiliaria de Seúl: ansiedad económica

Abordar por qué los precios de los apartamentos en Seúl han aumentado más del 50 por ciento durante el mandato del presidente Moon Jae-ins será la pregunta política clave que se les planteará a los candidatos que se presenten a las elecciones presidenciales de 2022. Algunos argumentarán que las regulaciones se calibraron incorrectamente, mientras que otros prometerán revertirlas si son elegidos para la Casa Azul.

Sin embargo, el discurso político en torno al mercado de la vivienda bordea el fenómeno causante subyacente: la inseguridad económica. Los coreanos invierten una mayor parte de los activos de sus hogares en bienes raíces (75 por ciento) que sus pares internacionales porque los ven como un vehículo de inversión seguro para la jubilación. Este comportamiento está impulsado por el hecho de que alrededor del 40 por ciento de los ciudadanos mayores de 65 años viven en relativa pobreza, ganando menos de la mitad del ingreso familiar promedio.

Mientras tanto, las familias compiten por vivir en Seúl porque los padres creen que la ubicación de sus hijos en distritos escolares más conocidos servirá como protección contra la erosión continua de los trabajos seguros. La proporción de coreanos desempleados o subempleados de entre 15 y 29 años se situó en el 27,2 % en enero de 2021, un récord.

Domar el mercado inmobiliario a través de nuevas regulaciones financieras o concesiones, por lo tanto, no llegará a la raíz de este comportamiento del mercado impulsado por la ansiedad. Una respuesta política más productiva consiste en desmantelar las estructuras que perpetúan la inseguridad laboral.

La inseguridad económica en la vejez puede abordarse mejorando las pensiones públicas y/o aumentando los ingresos de por vida de los miembros del hogar. En términos estrictamente fiscales, esta última es una respuesta más sólida. Y el principal culpable que impide que la mayoría de los hogares tradicionales alcancen todo su potencial de ingresos es fácilmente identificable: la disparidad de género.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Como consecuencia de que muchas trabajadoras abandonan la fuerza laboral cuando comienzan sus familias, el país sufre la mayor brecha en el ingreso total generado entre géneros entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Como era de esperar, esta tendencia perniciosa solo ha empeorado durante la pandemia de COVID-19, y las mujeres sufren una parte desproporcionada de las pérdidas de empleo.

Dado este contexto, revertir la pérdida del poder adquisitivo de las mujeres puede aliviar las ansiedades económicas a nivel del hogar y contribuir a estabilizar el mercado inmobiliario.

Revertir este viento en contra requiere la participación de la sociedad. Las corporaciones en Corea del Sur podrían avanzar hacia la adopción de un proceso de solicitud a ciegas y exigir activamente que los nuevos padres tomen la licencia de paternidad. A nivel familiar, los hombres podrían (todavía) asumir más tareas domésticas.

Aquí, el gobierno juega un importante papel de señalización. En 2020, la Asamblea Nacional aprobó una enmienda que exige que las juntas directivas de las grandes corporaciones tengan al menos una mujer. Más tarde ese año, el Ministerio de Educación anunció que las universidades nacionales deben aumentar la proporción de mujeres profesoras al 25 por ciento para 2030. Dada la posición actual de Corea del Sur de 108 de 153 países clasificados en el Índice Global de Brecha de Género 2020 del Foro Económico Mundial, estas cuotas debe ser ampliado y levantado.

La reacción violenta contra cualquier propuesta de política de este tipo es lamentablemente predecible dado el entorno político actual, en el que atender al chovinismo masculino parece ser una plataforma viable. (Para ser justos, esto es un fenómeno global). Pero los dividendos a largo plazo de aumentar la participación laboral femenina y los ingresos en la economía son enormes. Según el Fondo Monetario Internacional, Corea del Sur podría experimentar un crecimiento del PIB real del 7 por ciento para 2035 si impulsara la participación femenina en la fuerza laboral al nivel de la población masculina del país. Como ha señalado Troy Stangarone de KEI, estas ganancias son aproximadamente equivalentes a lo que Corea del Sur gasta anualmente en atención médica.

Pero hay un segundo obstáculo para lograr la equidad de género en el mercado laboral: no se pueden crear puestos de trabajo bien remunerados donde no los hay.

Hacer daño a los conglomerados de Corea del Sur será ridiculizado en los medios de comunicación nacionales como morder la mano que alimenta. Estas marcas globales contribuyen en gran medida al crecimiento económico del país, y algunas, como SK y Samsung, realmente han hecho grandes avances para promover la igualdad de género en sus oficinas. Sin embargo, su creciente control del mercado interno exacerba la crisis laboral.

Los conglomerados coreanos controlan hoy porciones cada vez mayores de los sectores en los que están involucrados: después de fusionarse durante la crisis financiera asiática de 1997-98, Hyundai y Kia juntas controlan más del 80 por ciento de la industria automotriz nacional de Corea del Sur. Después de comprar la subsidiaria de productos químicos de Samsung en 2014, Hanwha Group produce hoy casi la mitad de todos los PVC en el país junto con otros productos sintéticos clave. Y el año pasado, Korean Airlines anunció planes para comprar una participación mayoritaria en Asiana Airlines.

Estas fusiones y adquisiciones tienen sentido en el contexto de los exportadores que desean lograr una escala que les permita seguir siendo más fácilmente competitivos a nivel mundial. Pero como actores cada vez más monopsonistas en el mercado laboral nacional, estos gigantes ahora están posicionados para maximizar las ganancias pagando a los trabajadores menos del valor que crean. Esto ayuda a explicar por qué las empresas se han vuelto cada vez más dependientes de los subcontratistas, a quienes se les paga menos del 60 por ciento de los salarios de los trabajadores a tiempo completo y no reciben ninguna de las protecciones legales. Más de un tercio de los trabajadores en el país hoy en día trabajan por contrato.

Las medidas antimonopolio son necesarias para restaurar un mercado laboral más competitivo. Y con las prácticas corporativas y sociales correctas, esto creará un entorno para que tanto las mujeres como los trabajadores más jóvenes encuentren oportunidades mejor remuneradas.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Estos desafíos exigen soluciones políticamente difíciles, pero evitarlas equivale a desear que el problema desaparezca. Y lo que los surcoreanos están enfrentando hoy no debería ser tan extraño para los observadores estadounidenses e internacionales; Las respuestas políticas y normativas de Seúl serán instructivas para todos.

Ir arriba