La motivación profunda de China para reclamar soberanía sobre el Mar del Sur de China

En marzo de este año, más de 200 barcos de la milicia marina china se reunieron en Whitsun Reef en las Islas Spratly. Su presencia fue un ominoso recordatorio de la intención de China de reclamar grandes franjas del Mar Meridional de China, delimitadas por la llamada línea de nueve puntos, como su territorio soberano. Los funcionarios filipinos hicieron sonar la alarma y reiteraron el fallo de 2016 de un tribunal arbitral internacional que negó la legalidad de los reclamos anteriores de China. Los funcionarios chinos desestimaron el fallo y sus implicaciones y minimizaron la presencia militar. Pero en silencio, China continúa fortaleciendo una presencia nueva y controvertida en el Mar de China Meridional que corre el riesgo de desencadenar un conflicto. Al menos un experto estadounidense ya advierte sobre el riesgo de guerra entre Estados Unidos y China.

Entre los muchos temas en juego está el acceso libre e ilimitado a estas aguas internacionales y las rutas comerciales críticas que las atraviesan. Estos problemas de la superficie del agua son importantes y han llamado la atención de las armadas más grandes del mundo. La presencia naval de China en la región ha alcanzado niveles récord con un plan para un crecimiento aún mayor. Estados Unidos también ha mejorado su presencia naval en la región, y el presidente Joe Biden señaló su intención de mantener una fuerte presencia en el Indo-Pacífico. La Unión Europea ha lanzado su tan esperada Estrategia del Indo-Pacífico, que vuelve a enfatizar la necesidad de un acceso libre y abierto a las aguas y rutas comerciales internacionales. El Reino Unido está enviando una flota de buques de guerra a la región que es su flota desplegada más grande desde la Guerra de las Islas Malvinas/Falkland de 1982. Dada toda esta intensificación, uno podría preguntarse si estamos experimentando el precursor de la guerra.

Sin embargo, es poco probable que se produzca una guerra en el Mar de China Meridional. Estos eventos recientes se están desarrollando en el último capítulo de lo que se está convirtiendo en un libro de jugadas muy largo para China. Ya se han desarrollado capítulos similares en Mischief Reef, Fiery Cross Reef y Subi Reef. Cada vez, China afirma gradualmente su presencia e influencia en áreas en disputa, como Spratlys y Scarborough Shoal, envolviendo hojas de col de soberanía alrededor de estos puestos avanzados remotos mientras descarta resoluciones legales y evita conflictos a gran escala con un enfoque lento y paciente que llamamos retraso estratégico . . Esperamos que China continúe en este curso en el futuro previsible, confiando en tácticas de zona gris a pequeña escala para expandir su alcance en el Mar de China Meridional.

Para ver por qué, necesitamos mirar debajo de la superficie de lo que está sucediendo ahora, tanto en sentido figurado como literal.

China compite agresivamente con otras potencias mundiales en lo que se está convirtiendo en la gran carrera económica del siglo XXI: la búsqueda de dominar el mercado de una alternativa más limpia a los combustibles fósiles. China no ha ocultado sus intenciones de ser un líder mundial en la producción de baterías que satisfarán las necesidades de transporte del futuro, alimentarán los sofisticados dispositivos electrónicos que nos permiten comunicarnos y hacer negocios, y potencialmente reducir el alcance del cambio climático. . Al mismo tiempo, China aspira a convertirse en un fabricante líder mundial de productos electrónicos avanzados. Con Made in China 2025 como una plataforma económica clave para el presidente Xi Jinping, los sectores de fabricación de alta prioridad, como los semiconductores, la tecnología aeroespacial y la robótica, están preparados para expandirse e innovar.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Estas baterías y la electrónica avanzada dependen de la engorrosa extracción y refinamiento de elementos de tierras raras. El acceso a un amplio suministro de estas tierras raras será fundamental para el crecimiento sin restricciones en estos sectores en los próximos años. En nuestra investigación, hemos encontrado que un objetivo estratégico central para China es mantener su poder de mercado en el mercado de tierras raras. Durante las últimas tres décadas, China ha dominado el mercado de producción y exportación de tierras raras. Con frecuencia produciendo más del 90 por ciento del consumo mundial de tierras raras, China tiene el poder de mercado para controlar los precios y las cantidades de estos productos esenciales. Al igual que Arabia Saudita funciona como el estado oscilante en el mercado petrolero mundial, China puede restringir o expandir sus exportaciones de tierras raras para mantener sus precios y suministros preferidos.

¿Qué significa el papel de China en el mercado de tierras raras para la política del Mar de China Meridional? China se enfrenta actualmente a dos amenazas potenciales para su suministro de tierras raras. En primer lugar, a medida que se desarrolla la economía de China y evoluciona su clase media, es probable que el gobierno chino anticipe una disminución del apetito por las enormes minas terrestres de tierras raras en el país. En segundo lugar, China ha aprovechado con éxito las materias primas de tierras raras de estados como la República Democrática del Congo, pero la estabilidad a largo plazo del acceso a estas fuentes externas sigue siendo un problema.

En respuesta a estas amenazas, China ha comenzado a buscar en el extranjero una forma de aumentar su suministro de tierras raras. El lecho marino del Mar de China Meridional contiene un suministro abundante de pequeños bultos de minerales conocidos como nódulos polimetálicos. China ha desarrollado la tecnología de extracción de aguas profundas más avanzada del mundo, y su capacidad para recolectar nódulos polimetálicos y las tierras raras que contienen no tiene paralelo. Con el código minero emergente que sale de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, la mejor manera para que China garantice el acceso continuo a estos minerales de los fondos marinos y un suministro de tierras raras en alta mar sería tratar estas aguas como territorio soberano.

Si el objetivo de China es controlar la oferta y el precio de las tierras raras durante al menos el próximo cuarto de siglo, librar una guerra sería contraproducente. De hecho, China está bastante familiarizada con los límites de su actual poder de mercado sobre las tierras raras. En 2010, un barco pesquero chino en el Mar de China Oriental fue incautado por la Guardia Costera japonesa después de una colisión cerca de las islas Senkaku/Diaoyu. La disputa resultante sacudió a la región y China impuso una prohibición a las exportaciones de tierras raras a Japón, así como cuotas a las exportaciones de tierras raras al resto del mundo. Se produjeron enormes picos de precios de hasta un 2.000 por ciento, pero lo que sucedió a continuación es clave.

El aumento de los precios y la caída de la oferta atrajeron a nuevos participantes en el negocio de extracción de tierras raras. El Departamento de Defensa de los Estados Unidos inició una investigación sobre su dependencia de los minerales chinos y decenas de empresas privadas se lanzaron al mercado. En lo que se conoció como la Crisis de las Tierras Raras de 2010-2012, China aprendió que restringir la oferta o aumentar demasiado los precios erosionaría su propia posición en el mercado. Para 2014, China eliminó sus cuotas, restableció las exportaciones a Japón y los precios cayeron. Los nuevos participantes en el mercado de tierras raras se desvanecieron, pero la amenaza de su resurgimiento persiste.

Con esa lección aprendida, el objetivo de China no es desplegar su poder de mercado para erosionar el acceso global a las tierras raras. En cambio, esperamos que China tenga como objetivo garantizar un suministro constante y estable de tierras raras para una necesidad interna en expansión mientras continúa dominando el mercado global. Si China puede garantizar tierras raras abundantes y de bajo costo para sus propias necesidades de fabricación, estará bien posicionada para tener éxito en sus ambiciosos esfuerzos económicos en los próximos años. Las ganancias obtenidas del mercado global facilitan el subsidio de las necesidades internas de China.

Como tal, no esperamos que estos enfrentamientos desaparezcan pronto, al igual que no esperamos que ninguno de ellos desencadene una guerra. Los objetivos de poder de mercado de China continuarán motivándolo para expandir gradualmente su alcance marítimo y reafirmar sus reclamos en el Mar de China Meridional. Al mismo tiempo, como demuestra su rechazo del fallo de la Corte Permanente de Arbitraje de 2016, es probable que fracase cualquier solución propuesta a estas repetidas disputas territoriales que ignore el imperativo económico del poder de mercado de tierras raras de China. No importa cuán tensas parezcan estar las cosas en la superficie, no se puede ignorar la economía de lo que hay debajo.

Ir arriba