La larga sombra de la crisis financiera asiática en Corea del Sur

En noviembre, el gobernante Partido Demócrata de Corea del Sur propuso enviar a los ciudadanos otra ronda de cheques de estímulo en respuesta a los desafíos económicos creados por la pandemia en curso. Sin embargo, el ministro de Finanzas, Hong Nam-ki, se opuso a este llamado y sugirió un paquete de asistencia más pequeño pero más específico. El primer ministro Kim Boo-kyum respaldó esta posición al agregar que el gobierno no podía permitirse otra ronda de asistencia universal a pesar de anticipar un superávit de ingresos fiscales mayor al esperado este año.

Curiosamente, las encuestas públicas de la primera semana de noviembre revelaron que más del 60 por ciento de los coreanos estaban de acuerdo con la objeción del gobierno al alivio universal. ¿Por qué podría ser esto? Ciertamente no es porque las personas sientan que COVID-19 ya no es una fuente importante de dolor económico. La última ronda de ayuda universal en casos de desastre avanzó hasta septiembre de este año y los paquetes de asistencia pública hasta la fecha han sido muy populares.

En lugar de sentimientos de satisfacción, la incertidumbre es el principal impulsor de la aprensión de la gente hacia otra ronda de pagos de ayuda. Los debates públicos revelan temores de exponer a Corea del Sur a la volatilidad internacional, un malestar que surge de la experiencia del país durante la crisis financiera asiática de 1997-1998.

La devaluación de los bahts tailandeses en el verano de 1997 precipitó el pánico cuando los inversionistas internacionales se preocuparon de que otras monedas en la región pudieran ser igualmente vulnerables. En particular, países con perfiles de deuda comparables, como Indonesia, Malasia y Corea del Sur, experimentaron una salida repentina de dólares estadounidenses. Incapaces de financiar préstamos a corto plazo, varias empresas emblemáticas en los países afectados colapsaron, con consecuencias que repercutieron en toda la cadena de valor.

La crisis financiera asiática aún arroja una gran sombra sobre Corea del Sur porque fue increíblemente traumática. El desempleo durante la agitación se triplicó y el 80 por ciento de los hogares experimentaron pérdida de ingresos.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Las medidas de reajuste estructural que adoptó Seúl como parte de un plan de rescate coordinado por Washington también dejaron profundas cicatrices, lo que provocó una mayor precariedad laboral y una mayor desigualdad en los años siguientes. Por ejemplo, el número de trabajadores sin contratos a tiempo completo aumentó en más de 800.000 entre 1997 y 2000.

El caos también convenció a los políticos de Corea del Sur y al público de que el país era más vulnerable a los cambios erráticos en las condiciones del mercado internacional de lo que había supuesto anteriormente. El hecho de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) no brindara asistencia efectiva durante esta crisis, a pesar de su misión declarada de actuar como respaldo en estos pánicos, exacerbó aún más la angustia de Seúl.

La creencia de que Corea del Sur debe prepararse por su cuenta para futuros episodios de inestabilidad financiera sigue siendo un importante impulsor de las políticas macroeconómicas del país, sobre todo su meticulosa acumulación de reservas de divisas.

A pesar de las medidas preventivas adoptadas desde la crisis, tanto el público como los formuladores de políticas siguen desconfiando de crear razones para que los inversores pierdan la confianza en el mercado de Corea del Sur nuevamente. Este temor se ha agudizado aún más en los últimos meses por los cambios en la política monetaria de los EE. UU. que se espera que atraigan a los inversores y su capital de los mercados emergentes a los Estados Unidos. Los observadores del mercado de Corea del Sur han dado la alarma de que estas salidas anticipadas afectarán más fuertemente a los países con niveles de deuda más altos.

Esta ansiedad crea resistencia a las políticas públicas que exigen un mayor gasto y endeudamiento del gobierno (como fondos de ayuda), particularmente porque ya se espera que el presupuesto de 2022 aumente la relación deuda-PIB del país a más del 50 por ciento. La expresión de preocupación del FMI en torno al aumento de la deuda se suma a esta inquietud.

Pero las discusiones públicas sobre lo que arriesga el país al no comprometer más recursos y apoyo en este momento crítico son preocupantemente escasas y distantes entre sí.

El empeoramiento de la desigualdad de género es una consecuencia de la inacción que no está al frente de las consideraciones políticas. En mayo, el exjefe de la Oficina de Corea de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) llamó la atención sobre cómo la creciente demanda y el costo de las tareas de cuidado durante la pandemia han empujado a más mujeres surcoreanas fuera de la fuerza laboral. Las encuestas de mercado sugieren que 476.000 trabajadoras abandonaron el mercado laboral en 2020, y más de las cuatro quintas partes cambiaron al estado de amas de casa. Advirtió que la pérdida de productividad resultante tendrá ramificaciones a largo plazo en el crecimiento económico del país.

Si bien esta es una tendencia global, Corea del Sur está comenzando desde un entorno previo a la pandemia donde la desigualdad de género era mucho peor que en las economías pares. Los datos de la OCDE confirman que el país sufre persistentemente la mayor brecha en el ingreso total generado entre géneros entre los estados miembros. Sin más asistencia pública que ayude a los hogares a superar el oneroso aumento en el costo del cuidado, es probable que Corea del Sur sufra una mayor pérdida de trabajadoras, con profundas consecuencias tanto para el crecimiento como para el bienestar social en el futuro.

Otro punto de discusión es si es razonable que el gobierno de Corea del Sur gaste de manera más agresiva en este momento.

El FMI tiene razón al señalar que el crecimiento de la relación deuda/PIB de Corea del Sur ha sido rápido. Del 47,9 por ciento en 2020, se espera que la cifra aumente al 55,1 por ciento en 2022 y al 66,7 por ciento en 2026. Este es el aumento más rápido entre las 35 naciones que el FMI clasifica como economías avanzadas.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Sin embargo, como señaló el Instituto Económico de Corea, Kyle Ferrier, en octubre de 2020, la deuda pública de Corea del Sur sigue estando entre las más bajas de la OCDE. Esa cifra en Estados Unidos se situó en 122 en el tercer trimestre de 2021 y se espera que Francia llegue a 115,2 a finales de este año.

La agencia de calificación crediticia Moodys también señaló el año pasado que incluso si Seúl alcanzara su techo de deuda del 60 por ciento, Corea seguirá estando menos endeudada que las economías avanzadas que comparten una calificación similar, como Francia y el Reino Unido. El profesor de Negocios Internacionales de la Universidad George Washington, Danny Leipziger, también vio mayores desventajas en el hecho de que Corea del Sur se involucrara en un uso tibio de la política fiscal.

Con Corea del Sur exhibiendo tanto la necesidad de gasto público como la capacidad fiscal para aumentar su presupuesto, la única restricción que queda es la baja tolerancia del público al riesgo percibido. Pero sobre la base del trauma de la crisis financiera asiática, la aversión de la gente al aumento de la deuda pública es comprensible.

Corea del Sur no es la única que necesita un mayor gasto público. Situando la recuperación económica mundial a la vanguardia, Estados Unidos podría hacer más para asegurar a los países que necesitan aumentar el gasto público que su política monetaria no correría el riesgo de provocar cambios repentinos en los flujos internacionales de capital. Y los comentaristas influyentes probablemente deberían decir y hacer menos para limitar las acciones fiscales en este momento.

Ir arriba