La importancia estratégica de la cooperación de petróleo y gas de Vietnam-Estados Unidos

Como economía de rápido crecimiento, se prevé que la demanda de energía de Vietnam aumente entre un 8,5 y un 9,5 por ciento anual durante los próximos cinco años. Junto con la necesidad de reducir su dependencia de las centrales eléctricas de carbón, esto ha llevado a Vietnam a explorar fuentes de energía alternativas. Además de invertir en energía renovable, Vietnam también busca trabajar con socios con sede en los Estados Unidos para desarrollar suministros de petróleo y gas y centrales eléctricas a gas, un esfuerzo impulsado por cálculos estratégicos, así como por motivaciones puramente económicas.

Vietnam está trabajando actualmente con ExxonMobil para desarrollar el campo de gas Blue Whale frente a la costa central del país, que tiene una reserva estimada de 150 mil millones de metros cúbicos. El gas de este campo se utilizará para hacer funcionar tres plantas de energía a gas que se construirán en la cercana Zona Económica Dung Quat. En noviembre de 2019, la firma estadounidense AES Corp también obtuvo la aprobación para construir el complejo de energía a gas Son My 2 de 2,25 GW en la provincia de Binh Thuan. La planta será alimentada con gas natural licuado (GNL) importado de EE.UU.

Además de Son My 2, Vietnam está desarrollando actualmente otros cuatro proyectos de energía a gas que utilizan GNL importado, a saber, Ca Na 1 (1,5 GW), Son My 1 (2,25 GW), Bac Lieu (3,2 GW) y Long Son 1 (1,2 GW). Según el Ministerio de Industria y Comercio de Vietnam, estos nuevos proyectos impulsarán la capacidad instalada total de las centrales eléctricas de gas de Vietnam de los 9 GW actuales a 19 GW para 2029, lo que significa que el país tendrá que aumentar sus importaciones de GNL.

Al mismo tiempo, EE. UU. ha emergido como el tercer mayor exportador de GNL del mundo. En 2019, EE. UU. representó más de la mitad de la nueva capacidad mundial de licuefacción de gas. La industria estadounidense de GNL en rápida expansión y la creciente demanda de GNL importado en Vietnam abren una posible nueva frontera para la cooperación entre Vietnam y EE. UU. Una vez que entre en funcionamiento, por ejemplo, el complejo energético Son My 2 creará una demanda anual de GNL estadounidense por valor de 2.000 millones de dólares. Esta es una cantidad significativa dado que en 2019 la facturación total de importación de Vietnam desde los EE. UU. fue de $ 14.4 mil millones.

Aunque potencialmente podría importar GNL de varios países diferentes, Hanoi está particularmente interesada en aprovechar a los proveedores estadounidenses, dada la capacidad de estas compras para ayudar a mejorar su balanza comercial con los EE. UU.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Según la Aduana de Vietnam, Vietnam registró un superávit comercial de $ 47 mil millones con los EE. UU. en 2019. Este creciente diferencial comercial ha sido durante mucho tiempo una fuente de resentimiento para la administración del presidente Donald Trump, quien a mediados de 2019 calificó a Vietnam como un abusador comercial y amenazó imponer aranceles a sus exportaciones. En respuesta, Vietnam se comprometió a mejorar la balanza comercial, especialmente mediante el aumento de sus importaciones de los EE. UU. Por lo tanto, comprar GNL estadounidense para alimentar sus plantas de energía a gas planificadas es una estrategia que podría ayudar a Hanoi a matar dos pájaros de un tiro.

Abordar las preocupaciones de la administración Trump es importante para Hanoi, ya que EE. UU. es actualmente el mercado de exportación más grande de Vietnam, y cualquier arancel punitivo impuesto por Washington dañaría significativamente las exportaciones de Vietnam y amenazaría su crecimiento económico en general. Estratégicamente, EE. UU. juega actualmente un papel clave en los esfuerzos de Vietnam para hacer retroceder las acciones coercitivas de China en el Mar de China Meridional. Durante las principales confrontaciones bilaterales en el Mar de China Meridional en 2014 y 2019, por ejemplo, el respaldo diplomático de EE. UU. resultó esencial para los intentos de Hanois de movilizar el apoyo internacional contra el comportamiento de intimidación de China.

En este sentido, el acoso repetido de China a las actividades de petróleo y gas de Vietnam en el Mar de China Meridional le da a Vietnam otra buena razón para contratar a empresas estadounidenses como ExxonMobil para sus proyectos de petróleo y gas, especialmente dado que otros socios extranjeros han demostrado ser incapaces de resistir la intimidación china. Después de que la petrolera española Repsol decidiera cancelar los contratos de producción compartida con PetroVietnam (PVN) por tres bloques cerca de Vanguard Bank en el Mar de China Meridional, el antiguo socio ruso de PVN, Rosneft, también parece estar cediendo ante la presión del gobierno chino.

Recientemente, EE. UU. ha endurecido su postura sobre los reclamos marítimos expansivos de China en el Mar de China Meridional y condenó la obstrucción de Beijing de las actividades legales de petróleo y gas de otros estados reclamantes en sus aguas. En este contexto, trabajar con empresas estadounidenses para desarrollar recursos de hidrocarburos podría ser una estrategia viable para Hanoi, dado que Washington estará más dispuesto que la mayoría de los demás países a ofrecer respaldo a sus empresas frente al acoso chino.

La posición de larga data de Vietnam es evitar la confrontación con China y mantener un equilibrio entre China y los EE. UU. Por un lado, dada la intensificación de la rivalidad estratégica entre las dos potencias, asociarse con firmas estadounidenses para proyectos de petróleo y gas en el Mar de China Meridional y fortalecer los lazos. con Washington conlleva el riesgo de antagonizar a China.

Por otro lado, Hanoi no puede permitirse seguir cediendo a las presiones de China. A pesar de la buena voluntad y los esfuerzos de Vietnam por moderar su acercamiento a Washington para no ofender a Beijing, China sigue presionando cada vez más al gobierno vietnamita al interrumpir repetidamente sus actividades de petróleo y gas en alta mar. Por lo tanto, es imperativo que Vietnam transforme la cooperación de petróleo y gas con los EE. UU. en una forma de palanca estratégica contra la coerción marítima de China.

Al final, si Hanoi opta por acercarse a Washington, Beijing solo tiene la culpa. Es el expansionismo marítimo de China y las acciones de intimidación las que están forzando la mano de Vietnam. De hecho, no hacer frente a la intimidación de China no solo amenazará su soberanía en el Mar Meridional de China, sino que también pondrá en peligro su seguridad energética y su prosperidad económica a largo plazo.

Le Hong Hiep es miembro del Instituto ISEASYusof Ishak, Singapur.

Ir arriba