La diplomacia cambiante de ODA de Japón

En marzo de 2022, la Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD) de Japón a China está programada para finalizar por completo. La AOD de Japón a China comenzó en diciembre de 1979, cuando el ex primer ministro Ohira Masayoshi visitó Beijing. En total, la AOD de Japón a China ascendió a 3,65 billones de yenes (32.400 millones de dólares) en ayuda crediticia, al tiempo que promovía 231 proyectos relacionados con el establecimiento de infraestructura básica. El primer ministro chino, Zhou Enlai, había decidido renunciar a presionar a Japón para obtener reparaciones de guerra, afirmando en una reunión con el entonces ministro de Relaciones Exteriores Miki Takeo el 21 de abril de 1972: Es cierto que los chinos son víctimas del militarismo japonés, pero los japoneses son también en realidad las víctimas. No podemos aceptar la compensación porque es inmoral. En este sentido, se puede argumentar que la AOD de Japón a China desempeñó un papel indispensable en el proceso de reconciliación bilateral en lugar de las reparaciones de guerra.

La terminación de la AOD de Japón a China fue anunciada por el ex primer ministro Abe Shinzo en 2018. Ahora que China es la segunda economía más grande del mundo, eclipsando a la economía japonesa, parece natural que Tokio termine su AOD a China. El propio Beijing ahora es un proveedor de asistencia económica y ha promovido su Iniciativa Belt and Road (BRI) para construir infraestructura en el extranjero. Al mismo tiempo, es estratégicamente imperativo que Tokio ponga fin a la AOD a China en medio de la competencia económica y geopolítica entre China y Estados Unidos en el Indo-Pacífico. Sankei Shimbun informó del final de la AOD de Japón a China como el final de un fracaso trascendental de la política exterior. La asistencia económica de Japón, especialmente las subvenciones para la salud mundial, se ha redirigido al sudeste asiático, América del Sur y África.

En esencia, la estrategia de AOD de Japón se ha integrado en su visión diplomática, a saber, el concepto del Indo-Pacífico Libre y Abierto (FOIP, por sus siglas en inglés), tal como lo señala la Federación Empresarial de Japón (Keidanren). ¿El final de la AOD de Japón a China significa un cambio de política exterior de Japón en su diplomacia de AOD en la región del Indo-Pacífico? ¿O la política exterior de Japón experimenta un cambio de paradigma en su diplomacia de AOD para la salud global hacia el mundo posterior a COVID?

Históricamente, la política de AOD de Japón se desarrolló en el proceso de recuperación económica de posguerra y reintegración como estado miembro de la comunidad internacional. Con base en el reconocimiento de que las restricciones al comercio después de la Gran Depresión condujeron a la recesión prolongada que finalmente provocó la Segunda Guerra Mundial, se firmaron los Acuerdos de Bretton Woods en julio de 1944. En este contexto, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) se establecieron con miras a estabilizar la economía mundial y hacer contribuciones financieras a la reconstrucción de los países dañados por la guerra, así como a los países en desarrollo. El rápido crecimiento económico de Japón en el período de posguerra se debió a la asistencia financiera y al sistema de libre comercio de estas organizaciones internacionales.

Sin embargo, en el proceso de recuperación y reconstrucción económica de la posguerra, Japón dejó de ser un receptor de ayuda y comenzó a apoyar a los países en desarrollo de Asia en medio de la Guerra Fría. Japón firmó el Plan Colombo en 1954, comenzó su diplomacia de AOD a países principalmente en la región de Asia-Pacífico y finalmente se convirtió en el donante de AOD más grande del mundo en 1989, superando a Estados Unidos. De 1991 a 2000, Japón fue el mayor proveedor de AOD del mundo. Desde 2001, Estados Unidos ha vuelto a ocupar el primer lugar, pero Japón se ha mantenido como uno de los principales donantes de AOD como estado miembro del Comité de Asistencia para el Desarrollo (CAD) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

La primera Carta AOD de Japón se creó en base a una decisión del gabinete en junio de 1992. Los elementos filosóficos de la carta son: 1) consideraciones humanitarias, 2) reconocimiento de las relaciones interdependientes en la comunidad internacional, 3) la necesidad de conservación del medio ambiente, y 4) la necesidad de apoyar los esfuerzos de autoayuda de los países en desarrollo. La carta prestó atención a la protección del medio ambiente; el propósito no militar de la ayuda y el gasto militar de los beneficiarios; y los logros de los estados receptores en el establecimiento de un sistema económico orientado al mercado, la democracia, los derechos humanos y la libertad. Cabe señalar que la diplomacia de la AOD de Japón estuvo condicionada por su política de reparaciones de guerra, así como por el contexto político de la Guerra Fría.

La Carta de AOD de Japón fue revisada en 2003 con miras a estipular la importancia de los intereses nacionales en su política de AOD. Los cuatro elementos filosóficos básicos no se modificaron, pero la Carta AOD revisada se centró en 1) el apoyo a los esfuerzos de autoayuda de los países en desarrollo, 2) la importancia del concepto de seguridad humana, 3) las garantías de justicia, 4) la utilización de la experiencia de Japón y experiencia, y 5) cooperación en la comunidad internacional. En concreto, planteó las siguientes prioridades: reducción de la pobreza, crecimiento económico sostenible, consolidación de la paz y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de la ONU. Por lo tanto, aunque enfatizó la importancia de la seguridad humana y la cooperación internacional, la revisión de la Carta AOD de Japón reflejó perspectivas realistas sobre la política de Japón hacia la cooperación internacional basada en la importancia de los intereses nacionales.

En marzo de 2014, la entonces ministra de Relaciones Exteriores, Kishida Fumio, anunció un plan oficial para revisar la Carta de la AOD, afirmando: A medida que avanzamos hacia una nueva era, la AOD que ha construido una historia de 60 años también debe evolucionar. En este sentido, he decidido este año revisar y revisar la Carta de la AOD. En 2015, el gobierno japonés decidió cambiar el nombre de la Carta ODA a la Carta de Cooperación para el Desarrollo. La Carta de Cooperación para el Desarrollo se redactó en base a una decisión del gabinete de febrero de 2015. La Carta de Cooperación para el Desarrollo permite al gobierno japonés brindar asistencia a las fuerzas militares extranjeras para fines no militares, como actividades humanitarias. El gobierno japonés explicó que la Carta revisada no fue diseñada para contribuir a la prolongación de ningún conflicto. Al mismo tiempo, el gobierno japonés intentó legitimar su diplomacia ODA presentando un personaje animado llamado ODA-man.

Escribiendo para The Diplomat, Ankit Panda observó que la política de AOD de Japón es consistente con un enfoque realista mercantil de los asuntos internacionales y que la Carta revisada incluye ayuda militar que no es de combate. Por ejemplo, como parte de su diplomacia de AOD, Japón proporcionó instrumentos musicales a las bandas militares de Papua Nueva Guinea en 2017. Además, Japón proporcionó equipos de salvamento utilizados por las Fuerzas de Autodefensa en misiones de rescate durante desastres naturales al ejército filipino.

En diciembre de 2021, el Ministro de Finanzas, Suzuki Shunichi, y el Ministro de Relaciones Exteriores, Hayashi Yoshimasa, decidieron aumentar el monto de la AOD de Japón para el año fiscal 2022, un movimiento presupuestario relacionado con la visión del FOIP de Japón. Esta decisión fue tomada y facilitada por el gobernante Partido Liberal Democrático (PLD) contra la oposición del Ministerio de Finanzas, que señaló que aún quedaban algunos fondos dentro de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA).

Claramente, la política de AOD de Japón ha sido influenciada y moldeada por el cambiante entorno de seguridad internacional. Además, como resultado de la pandemia de COVID-19, la diplomacia de la AOD de Japón se ha enfrentado a la necesidad de un mayor reajuste de la política. Podría ser necesario que la política de AOD de Japón priorice la asistencia económica para la salud mundial, especialmente la cooperación internacional para las pandemias actuales y futuras en el marco del Fondo COVAX, Gavi y CEPI.

Este verano, se supone que la Octava Conferencia Internacional de Tokio sobre el Desarrollo Africano (TICAD 8) se llevará a cabo en Túnez. En este evento diplomático, se espera que la administración de Kishida haga una contribución proactiva a la paz internacional y la salud mundial para frenar la propagación de COVID-19, especialmente la variante Omicron, que es más transmisible en comparación con otras variantes. La diplomacia de AOD de Japón, por lo tanto, está experimentando una transformación política para incluir más contribuciones a la salud mundial, así como para facilitar la visión de FOIP con respecto a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China.

Ir arriba