La batalla entre la democracia y la autocracia, de Rusia a Camboya

En su discurso sobre el Estado de la Unión del 1 de marzo, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, señaló la intensificación de la batalla entre la democracia y la autocracia. Al pedir una coalición de naciones amantes de la libertad para contrarrestar las autocracias agresivas, el presidente Biden se refería principalmente a la invasión rusa de Ucrania.

Hay diferentes frentes en el enfrentamiento entre autocracia y democracia. Aparentemente, el objetivo del presidente ruso Vladimir Putin es conquistar y ocupar toda Ucrania, instalar un régimen títere en Kyiv y presentar una Ucrania controlada por Rusia como un hecho consumado que nadie puede desafiar con seguridad. Con el paso del tiempo, imagina que esto adquirirá un barniz de legitimidad.

El intento de Putin de tomar el control de Ucrania está precedido por la anexión forzosa e ilegal de Crimea en detrimento de Ucrania en 2014. Esto ahora puede verse como un hecho consumado.

Tales acciones son el stock en el comercio de los autócratas comunistas en otros países como China, que anexó el Tíbet en 1951. Beijing también tomó brutalmente el control de Hong Kong en 2020, violando el principio de un estado, dos sistemas previamente acordados. Un hecho consumado también puede estar relacionado con los asuntos internos de un país cuando los autócratas toman o consolidan brutalmente el poder de una manera supuestamente irreversible. Pueden ser golpes militares, como el protagonizado por Min Aung Hlaing en Myanmar en 2021, o golpes institucionales como el llevado a cabo por el primer ministro Hun Sen en Camboya en 2017 con la disolución arbitraria del único partido parlamentario de oposición.

Golpe de Hun Sens en Camboya

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Debido a que me preocupaba personalmente, me gustaría profundizar en el golpe institucional en Camboya en 2017. Este golpe buscó eliminar a la oposición y descarrilar el proceso democrático. También quiero proponer una solución para revertir lo que supuestamente no se puede deshacer.

Hun Sen acusa al líder opositor Kem Sokha de haber buscado derrocar a su gobierno con el apoyo y la complicidad del gobierno estadounidense. Sobre la base de esta falsa acusación, Hun Sen hizo disolver el opositor Partido Nacional de Rescate de Camboya (CNRP). El partido fue el único retador serio a su régimen, como lo demuestran los resultados de las elecciones nacionales y locales de 2013 y 2017.

Pero el juicio de Kem Sokha se ha prolongado durante años. Los fiscales no han podido producir ninguna evidencia seria para respaldar el cargo, lo que en cualquier poder judicial independiente habría llevado hace mucho tiempo a que se retirara la acusación. De los tres escenarios teóricamente posibles, ninguno es aceptable para uno u otro de los partidos ya que amenazaría su supervivencia política.

Primer escenario: Hun Sen mantiene su acusación hasta el final y hace que Kem Sokha sea condenado por traición y EE. UU. por interferencia criminal. Este escenario es prácticamente imposible de llevar a cabo por falta de pruebas. Condenar conjuntamente a Kem Sokha ya los EE. UU. de manera tan flagrante sería un camino peligroso para Hun Sen. Su régimen sufriría severas críticas y perdería toda legitimidad.

Segundo escenario: Bajo la presión de Hun Sen, Kem Sokha acepta confesar su crimen e inmediatamente recibe un perdón real organizado por Hun Sen. Kem Sokha recupera su libertad pero se encuentra desacreditado. Este es el escenario preferido de Hun Sen porque le permitiría salvar las apariencias y evitar la rehabilitación del CNRP, cuya popularidad es su mayor temor. Kem Sokha hasta ahora se ha negado a aceptar este escenario, ya que sería el equivalente a un suicidio político.

3er escenario: Hun Sen abandona sus acusaciones contra Kem Sokha y los EE.UU. Kem Sokha es declarado inocente con el resultado político inmediato de que el CNRP es rehabilitado. La situación se normaliza y se reanuda el proceso democrático. Este es el escenario que más teme Hun Sen y que trata de evitar prolongando el juicio de Kem Sokha.

Todos los que apoyan la democracia y todos los amigos de Camboya deberían intentar ayudar a que se produzca el tercer escenario. El propio Hun Sen debería enfrentarse a la necesidad de aceptar este escenario antes de su visita programada a los EE. UU. para la próxima cumbre especial ASEAN-EE. UU., aunque solo sea para evitar seguir haciendo acusaciones sin sentido contra el país que lo albergará.

Democracia y Paz

De Rusia a China, de Myanmar a Camboya, la democracia y la paz están íntimamente entrelazadas. Las dos condiciones se refuerzan mutuamente y se sostienen o caen juntas. Es raro que un país democrático invada a un vecino, o que dos países democráticos se declaren la guerra entre sí. Las decisiones en una democracia deben llevar consigo la opinión pública, y la opinión pública sólo apoyará la guerra en caso de extrema necesidad. Una autocracia no tiene tal restricción.

El régimen autocrático actual en Camboya es una amenaza para la paz y la seguridad regionales debido a la alianza de Hun Sen con una China autocrática y agresiva. Apoya peligrosamente la política expansionista de Beijing al permitir, según se informa, instalaciones militares chinas en suelo camboyano, como denuncia EE. apoyo para mantenerse en el poder. Tal situación recuerda el régimen de Pol Pot de 1975-1979, que costó la vida a dos millones de camboyanos y que tuvo a la China comunista como su único apoyo extranjero.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Solo un régimen democrático puede garantizar la independencia y la neutralidad de Camboya y contribuir a la paz y la seguridad regionales. Un retorno a la democracia permitiría a Camboya reincorporarse a la coalición de naciones amantes de la libertad que busca el presidente Joe Biden.

Ir arriba