La adquisición de los talibanes en Afganistán: ¿Quién es realmente la culpa?

Al amanecer del 31 de agosto en Kabul, Estados Unidos y la comunidad internacional completaron las evacuaciones de sus ciudadanos y socios afganos de Afganistán, bajando el telón de una retirada muy controvertida y muy criticada.

El infierno se desató el 15 de agosto, cuando los talibanes irrumpieron en Kabul, mucho antes de lo estimado por la mayoría de las agencias de inteligencia. Personalidades del gobierno afgano, los medios de comunicación y expertos en seguridad, incluidos los que residen en EE. UU., culparon a EE. UU. de huir de su responsabilidad y traicionar al pueblo afgano, dejándolo expuesto a las atrocidades de los talibanes. Las perturbadoras imágenes de personas desesperadas por escapar de Kabul corriendo junto a un avión militar estadounidense en la pista, con dos de ellos cayéndose del avión en el aire y muriendo, agravaron las críticas contra la retirada estadounidense. El ataque en el aeropuerto de Kabul el 26 de agosto, en el que murieron más de 170 personas, incluidos 13 militares estadounidenses, hizo aún más difícil para Estados Unidos defender su decisión de retirarse de Afganistán.

Si bien la toma de control de Afganistán por parte de los talibanes es desafortunada y podría tener un impacto devastador en la nación, puede ser una buena idea dar un paso atrás y ver cómo se ha desarrollado la situación en el país durante los últimos 25 años antes de repartir la culpa por el caos actual en Afganistán.

La saga talibán: 1996 a 2021

Los talibanes se apoderaron de Kabul el 27 de septiembre de 1996 y siguieron con el asesinato del ex presidente Najibullah en una horripilante ejecución pública. Desde 1996 hasta septiembre de 2001, los talibanes gobernaron, en gran parte aislados de la comunidad internacional debido al trato brutal que daban a los afganos (especialmente a las mujeres) y su voluntad de otorgar refugio seguro a Al Qaeda. Los ataques del 11 de septiembre llevaron la guerra global contra el terrorismo directamente al corazón de Afganistán y, en diciembre de 2001, los talibanes fueron expulsados ​​del poder y su líder, el mulá Omar, escapó a Pakistán.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

La Conferencia de Bonn de diciembre de 2001 facilitó el establecimiento de un gobierno interino bajo Hamid Karzai en Kabul, que luego fue ratificado por una Loya Jirga (asamblea tradicional de líderes afganos). La Conferencia de Bonn también estableció la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), dirigida principalmente por los EE. UU., para estabilizar y asegurar Afganistán. También fue el punto de partida para construir las Fuerzas de Seguridad Nacional Afganas (ANSF), prácticamente desde cero.

En diciembre de 2009, el entonces presidente de los EE. UU., Barack Obama, anunció su estrategia Af-Pak, que se basó en la premisa de oleada, estabilización, transferencia y salida. En consecuencia, el número de tropas estadounidenses en Afganistán aumentó lentamente a sus niveles máximos de 100.000, con una fuerza total de 145.000 (incluidos los aliados) a fines de 2011. fuerza de 305,600. Como parte de la siguiente fase, en junio de 2013, Estados Unidos anunció que la misión de la ISAF pasaría del liderazgo de combate a un rol de apoyo y asistencia para fines de 2013.

La transición a la ANSF asumiendo un papel de liderazgo se logró en cinco tramos anunciados por el propio presidente Karzai, desde marzo de 2011 hasta junio de 2013. Para diciembre de 2014, cuando terminó la misión de combate de EE. UU., la ANSF lideraba más del 90 por ciento de las operaciones. Estados Unidos se quedó con más de 9.000 soldados en una función de apoyo y asistencia después de 2014, con el objetivo de una reducción adicional a 1.000 para 2016, necesarios para entrenar y equipar a las ANSF y proteger algunas instalaciones vitales. En medio de todo esto, los gobiernos afgano y estadounidense también firmaron un Acuerdo Bilateral de Seguridad (BSA) en septiembre de 2014, legitimando su futura cooperación en seguridad y los planes de retirada de tropas extranjeras.

Después de asumir la presidencia en 2017, Donald Trump siguió la misma agenda. En un discurso de agosto de 2017, se refirió a una estrategia revisada para Afganistán que indica la búsqueda de un acuerdo político como resultado de un esfuerzo militar efectivo. Frustrado con el débil gobierno central afgano, que no había podido iniciar ningún proceso de paz que valiera la pena, Estados Unidos entabló conversaciones directas con los talibanes en julio de 2018 en Doha, Qatar. Este esfuerzo culminó con la firma del acuerdo de Doha entre las dos partes el 29 de febrero de 2020, comprometiéndose a la retirada total de las tropas estadounidenses de Afganistán para mayo de 2021. La administración Biden, que heredó el acuerdo, anunció el 14 de abril de 2021, su decisión de completar la retirada de Estados Unidos de Afganistán, pero retrasándola unos meses hasta septiembre de 2021.

Dos cosas se destacan claramente de los hechos anteriores. En primer lugar, la retirada de las tropas estadounidenses no se produjo de la noche a la mañana y se había planificado durante al menos siete años (al menos desde diciembre de 2014). En segundo lugar, se esperaba que las ANSF, que se habían construido, equipado y entrenado de manera constante durante los últimos 19 años, y lideraban las operaciones de combate durante los últimos siete años, lucharan contra el aumento de los talibanes.

Qué salió mal

Para que una situación se desarrolle de manera tan catastrófica, muchas cosas tienen que salir mal, y simultáneamente. Veamos algunos de ellos uno por uno.

Primero, el colapso de las ANSF. Las fuerzas de seguridad de Afganistán estaban compuestas por tropas de varios grupos étnicos, incluidos tayikos, uzbekos y pashtunes (más del este que del sur). Con lealtades muy sesgadas, la integración dentro de una unidad de combate siempre fue un problema. También hubo una alta tasa de deserción, con miembros del servicio entrenados que se iban a casa de permiso con sus armas y no regresaban a sus unidades. Además, la logística de las ANSF se gestionaba principalmente a través de contratistas estadounidenses. Una vez que se fueron, la logística vital, incluida la capacidad de servicio del equipo, fue una preocupación. La ANSF también tenía grandes deficiencias en dos aspectos vitales: la inteligencia militar y las capacidades de combate aéreo, ambas administradas en gran medida por las fuerzas estadounidenses. Por último, pero no menos importante, una vez que Estados Unidos se fue, se percibió la amenaza de recortes en la financiación y el apoyo a las ANSF, a pesar de las claras garantías de Washington de lo contrario.

En segundo lugar, el gobierno afgano nunca pudo poner su casa en orden. El resultado de cada elección presidencial fue impugnado, dando señales confusas a la población y una clara ventaja para los talibanes. Los resultados de las elecciones presidenciales de 2019 fueron tan controvertidos que el presidente Ashraf Ghani y su rival, Abdullah Abdullah, celebraron ceremonias de juramento por separado el 9 de marzo de 2020. Fue solo después de la intervención de EE. UU. que se llegó a un compromiso entre los dos y la crisis. fue gestionado. Además, incluso antes del aumento de los talibanes en agosto, muchos informes indicaban que el poder del gobierno de Ghani estaba restringido a unos pocos cientos de kilómetros alrededor de Kabul y algunas capitales de provincia, con los talibanes controlando la mayor parte del interior. Los altos niveles de corrupción también plagaron varios niveles del gobierno.

Estados Unidos también tiene su parte de responsabilidad. El acuerdo de Doha con los talibanes, que excluyó al gobierno afgano, fue visto por Ghani como una amenaza a la legitimidad del gobierno afgano. La liberación de casi 5.000 terroristas y presos de las cárceles afganas, la reducción de las fuerzas estadounidenses de 13.000 a 8.600 para julio de 2020 y la promesa de EE. UU. de eliminar a los líderes talibanes de las listas de sanciones como parte del acuerdo de Doha entre EE. como desencadenantes importantes de la crisis actual. Las conversaciones intra-afganas, que se prometieron como parte del acuerdo, nunca despegaron, dejando al gobierno afgano en la estacada con una situación de hecho consumado que se le presentó en el año 2021. El temor de que la retirada de EE. La ANSF, posiblemente provocada por el anuncio del entonces Secretario de Estado Mike Pompeos de que Estados Unidos suspendería la ayuda de mil millones de dólares a Afganistán en marzo de 2020, también podría ser un factor contribuyente. El hecho de que los talibanes permanecieran atrincherados en sus bastiones en el sur marcó un fracaso de larga data en el esfuerzo de Estados Unidos por degradar y revertir el impulso de los talibanes.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Entonces, ¿quién es responsable?

Se ha hecho aquí un intento de exponer los hechos en el contexto de la situación prevaleciente y en desarrollo en Afganistán. Hay diferencias clave con la guerra de Estados Unidos en Irak: el país tenía un gobierno fuerte y efectivo bajo Saddam Hussein antes de que fuera atacado en 2003 con la justificación aún no probada de poseer armas de destrucción masiva. Irak nunca se ha recuperado. Por el contrario, Afganistán ya había estado bajo el dominio del terror de los talibanes durante cinco años, con una feroz oposición dentro del propio país, cuando las fuerzas internacionales lideradas por Estados Unidos intervinieron después de los ataques del 11 de septiembre. A lo largo de los siguientes 20 años, se realizaron una serie de esfuerzos globales colectivos para fortalecer el liderazgo político, las fuerzas de seguridad, la economía, los derechos humanos, la educación, etc., de Afganistán. La mayoría de los indicadores en estos campos muestran grandes aspectos positivos desde los niveles de 2001.

Incluso la reducción y la retirada, que tantas críticas han suscitado, se planificaron y ejecutaron durante un período de tiempo suficientemente largo. De alguna manera, al parecer, el gobierno afgano y su pueblo se dejaron llevar por la falsa sensación de seguridad de que las tropas estadounidenses siempre estarían allí, mientras que los talibanes, por otro lado, jugaban a largo plazo, esperando aprovechar la primera oportunidad.

Es por eso que cuando el presidente Joe Biden dijo el 17 de agosto, dos días después de que los talibanes tomaron Kabul, después de 20 años, aprendí por las malas que nunca había un buen momento para retirar las fuerzas estadounidenses, de alguna manera parece creíble. Estados Unidos no podía estar en guerra en Afganistán para siempre. Por lo tanto, su decisión de retirar dinero puede haber sido correcta, pero algunos argumentarían que la ejecución y la coordinación salieron mal. La tragedia que se desarrolla en Afganistán es desgarradora.

Ha llegado el momento de que el pueblo afgano se reúna, determine su próximo gobierno y comience otra lucha por la paz y la seguridad de su asediada nación. Solo que esta vez, es poco probable que Estados Unidos o Rusia, ambos mordidos una vez, estén listos para comprometerse con una misión a gran escala para ayudar a Afganistán en el corto plazo.

Ir arriba