Japón restablece su papel en Europa a raíz de la guerra de Ucrania

Fue la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, quien convocó al líder de Japón a la reunión de emergencia en Bruselas para discutir la crisis de Ucrania.

El primer ministro Kishida Fumio fue el único representante asiático en el evento, lo que le brindó la oportunidad de reconectarse con los líderes del G-7, al que pertenece Japón. Alemania ocupa actualmente la presidencia del G-7. Kishida también fue invitado como invitado a una reunión de la alianza de seguridad de la OTAN, aunque Japón no es miembro del pacto.

Según el periódico Yomiuri Shimbun, a Kishida le sorprendió que le pidieran ir a Bélgica, pero accedió de inmediato, a pesar de su apretada agenda.

Al asistir, el primer ministro pudo hablar directamente con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el canciller de Alemania, Olaf Scholz. Las conversaciones con Scholz fueron cortas pero positivas. El canciller habló calurosamente de Japón como un socio de gran prestigio en Asia. Durante la larga cancillería de la predecesora de Scholz, Angela Merkel, Japón jugó un papel secundario frente a China en la política exterior alemana.

Con la guerra en Europa, era natural que Kishida se uniera al coro de desaprobación contra Rusia, enfatizando sus preocupaciones particulares sobre el posible uso de armas de destrucción masiva. Inmediatamente después de su regreso a Japón, el primer ministro acompañó al nuevo embajador estadounidense Rahm Emanuel en una visita a Hiroshima, donde pronunció un discurso recordando a su audiencia la devastación humana causada por las armas nucleares.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Estas acciones y palabras son importantes en términos de la agenda de seguridad y defensa de Japón. Sin embargo, el papel principal de Kishida en la reunión del G-7 en Bruselas fue unirse a las discusiones sobre cómo mitigar el daño económico relacionado con la crisis de Ucrania.

La OCDE ha advertido que las consecuencias de la guerra reducirán la producción económica mundial en un 1,1 por ciento, con Europa más gravemente afectada que Estados Unidos. Japón importa solo el 4 por ciento de su petróleo y el 9 por ciento de su gas natural de Rusia, por lo que no depende tanto de Moscú para la energía como Europa.

Sin embargo, los problemas en las economías de sus principales socios comerciales, como la estanflación, tendrían un impacto muy negativo en Japón. Además, el alza de los precios del crudo ha estado pesando sobre su cuenta corriente. En enero, Japón registró su mayor déficit comercial en ocho años, según el Financial Times.

Estos problemas han hecho mella en la confianza de los inversores, que están poniendo en tela de juicio la sabiduría de larga data de que en tiempos de problemas, es aconsejable aumentar las tenencias en yenes japoneses como refugio seguro. En un escenario inesperado a mediados de marzo, el yen cayó a un mínimo de seis años frente al dólar estadounidense. El mercado de valores de Tokio aguantó sobre la base de que un yen más débil será bueno para los exportadores japoneses. Sin embargo, el Ministerio de Comercio e Industria está preocupado.

Estas preocupaciones no han desviado a Kishida de apoyar los esfuerzos internacionales para sancionar a Rusia. Hablando con los periodistas en Bruselas, dijo que pronto se preparará un proyecto de ley destinado a detener la exportación de artículos de lujo y romper los vínculos entre Japón y los oligarcas rusos. Es casi seguro que los miembros de la Dieta respaldarán tales movimientos. El 23 de marzo, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, recibió una ovación de pie cuando se dirigió a los legisladores en Tokio por videoconferencia.

Zelenskyy pidió a Japón que instituyera un embargo comercial con Rusia para reducir la financiación del ejército ruso. Dijo que era necesario proteger a los ucranianos que luchan para contener a las tropas rusas.

Kishida dijo a sus homólogos del G-7 en Bruselas que, como parte de sus sanciones económicas, Japón se uniría a ellos para revocar el estatus de nación más favorecida (NMF) para Rusia. Aunque este término sugiere privilegio, de hecho es común que los miembros de la Organización Mundial del Comercio se ofrezcan entre sí el estatus NMF. Dado que Japón no es un socio comercial importante para Moscú, es poco probable que el cambio tenga mucho impacto en Rusia. Sin embargo, es importante en términos de relaciones internacionales, ya que marca un alto definitivo en los esfuerzos de Japón por cortejar a Vladimir Putin.

El ex primer ministro japonés Abe Shinzo se reunió muchas veces con Putin y, a menudo, lo tentó con la idea de invertir en la parte oriental de Rusia, a cambio de conversaciones sobre el territorio en disputa. Su esperanza era que el líder ruso estuviera listo para devolver al menos parte de las Islas Kuriles a Japón, donde las islas se conocen como los Territorios del Norte.

Para sus críticos, el servilismo de Abe hacia Putin hizo mella en su reputación diplomática, por lo demás mesurada. En retrospectiva, parece poco probable que Putin haya considerado alguna vez conceder territorio ruso al este, especialmente ahora que ha sacrificado tantas vidas en una batalla para apoderarse de tierras adicionales al oeste.

Otra preocupación para Kishida es el vínculo entre Rusia y China. Xi Jinping de China ha descrito la relación entre China y Rusia como sólida como una roca, aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores de China insiste en que está adoptando una posición objetiva sobre Ucrania y descarta las afirmaciones de que está apoyando el ataque ruso como desinformación.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

En las dos reuniones paralelas en Bruselas, los líderes del G-7 abordaron el papel de Beijing en la crisis y el secretario general de la OTAN pidió a China que se abstenga de apoyar el esfuerzo bélico de Rusia y que use su influencia significativa sobre Rusia para promover una resolución pacífica inmediata.

Si se identifica que China ofrece apoyo militar a Rusia, podría seguir una ola de sanciones de Occidente. Si bien Japón se sentiría obligado a apoyarlos, sería a un gran costo, ya que muchos aspectos de las economías china y japonesa están entrelazados.

Las implicaciones internacionales también son profundas. La advertencia de la OCDE de una contracción económica global del 1,1 por ciento parecerá una subestimación si China también se ve arrastrada a un régimen de sanciones. Japón, que ha tenido un crecimiento económico anémico durante décadas, inevitablemente enfrentaría una recesión en ese escenario. Todos estos riesgos aumentan justo cuando Japón comienza lentamente a abrir sus fronteras a los visitantes, luego de un largo período de aislamiento causado por la pandemia de COVID-19.

A pesar de la guerra en Europa y la creciente tensión en el este de Asia, un aspecto de la visión de Kishida para Japón permanece intacto. Él cree que su país puede sobresalir como un faro de la democracia liberal en Asia, comprometido con lo que él llama nuevo capitalismo. El masaje Kishidas se centra en la idea de que, si bien China habla de no interferencia y de resultados en los que todos ganan, es Japón el que realmente puede ofrecer tales resultados.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania parece aceptar esto como un mensaje creíble y ha llegado a ver a Japón como un socio crucial con mucho que ofrecer. Ahora depende de Kishida persuadir a otros líderes mundiales del valor de Japón, en un momento de gran ansiedad.

Ir arriba