Examinando las palabras, pensamientos y hechos de los talibanes, Parte II: diplomacia de rehenes

En la búsqueda de obtener el reconocimiento, el asiento de Afganistán en la ONU y el acceso a los fondos congelados de Afganistán, los talibanes han estado adoptando un enfoque de diplomacia de rehenes frente a la comunidad internacional, además de proyectar su versión Talibán 2.0. La diplomacia de rehenes involucra convencionalmente una situación en la que un mal actor toma a individuos o propiedades como rehenes y los usa como palanca contra un estado para obtener algunas concesiones.

Desde su primera toma de Afganistán, los talibanes han utilizado la diplomacia de rehenes para ganar crédito en forma de dinero, la liberación de sus comandantes de élite y, recientemente, con la esperanza de obtener reconocimiento internacional. Si bien los talibanes han mostrado un historial de éxito y logros en las negociaciones de rehenes y la diplomacia, la presión está sobre la comunidad internacional para cambiar las tornas. Como tal, el mejor enfoque sería insistir en los elementos básicos de la buena gobernanza, como la inclusión, la participación y la rendición de cuentas. De lo contrario, el resultado sería el mismo de los últimos 20 años.

¿Una nación de rehenes?

La situación de rehenes involucra al menos a tres partes: un rehén, un secuestrador y un tercero, en muchos casos un estado. La percepción de los secuestradores sobre los rehenes y el tercero, así como la relación entre los tres, es el factor más determinante en la diplomacia de rehenes. Los secuestradores normalmente perciben a los rehenes en el mejor de los casos como extraterrestres y en el peor de los casos como enemigos y, por lo tanto, prescindibles. Además, los secuestradores creen que al utilizar a los rehenes pueden obligar al tercero a hacer concesiones.

Para entender cómo perciben los talibanes al pueblo afgano, es imperativo entender la filosofía de gobierno de los talibanes. Los talibanes no aceptan el concepto de gobernar para la gente. Para ellos, el papel de un estado es servir a Alá, que en el caso de Afganistán es volver a islamizar a una población que ha perdido el camino hacia el verdadero camino de Dios y hacerles creer y practicar de cierta manera. Esta noción de gobernabilidad quedó clara en un decreto del mulá Omar (quien fue el emir del primer esfuerzo de los talibanes en gobernar Afganistán entre 1996 y 2001) que establece que debido al desinterés de los gobernantes anteriores, la sociedad se había convertido en una nación menos informada y [p]or lo tanto, es ordenar a todos los gobernadores y funcionarios autorizados que instruyan a todos los lectores de sermones y mulás de las provincias y aldeas, para que desempeñen sus responsabilidades de vicio y virtud con intensidad. Además, una delegación de Ulama tendrá la tarea de investigar y perseguir cualquier violación [de no asistir a las mezquitas] y tratar a los infractores según la ley sharia. En otro decreto, Mullah Omar enfatizó que [el] propósito del movimiento [Emirato Islámico] ha sido restaurar la religión de Alá.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

En esta noción de gobierno, los sujetos deben ser llevados al redil del verdadero Islam en lugar de ser protegidos o servidos. Por el contrario, el estado puede muy bien dañarlos hasta que se restablezca su fe absoluta. No es de extrañar que los talibanes crearan una policía religiosa para azotar a las mujeres sin compañía masculina, golpear a los hombres que no rezan y encarcelar a quienes se afeitan o incluso se recortan la barba. Mientras que en 1996, el grupo implementó estas reglas desde el primer día, esta vez, el grupo parece estar aplicándolas gradualmente para evitar el escrutinio internacional. Por ejemplo, el grupo ya ha comenzado a prohibir afeitarse la barba en Ghor, Badakhshan, Helmand, Urozgan y otras provincias que no reciben la atención de los medios internacionales. Durante su anterior gobierno e insurgencia, el grupo mató a miles de civiles con disparos directos, coches bomba y ataques suicidas en escuelas, mezquitas, bodas, calles y sus hogares porque matar a estos musulmanes impuros era Mubah (permitido).

En cuanto a la prestación de servicios públicos, el viceprimer ministro de los talibanes, Mawlavi Abdul Kabir, declaró muy recientemente que el grupo está brindando oportunidades de servicio a Afghanan Ahl (los afganos justos).

Sus distinciones entre los afganos justos y los afganos equivocados se vuelven claras una vez que se examinan otras declaraciones, leyes y prácticas de los talibanes. Por ejemplo, el ministro de educación superior de los talibanes declaró que los graduados de la escuela de los últimos 20 años son inútiles y que los talibanes no los reconocerían. Su ministro de justicia ha emitido una orden a sus directorios en las provincias de que solo deben emplearse aquellos que lucharon junto a los talibanes. Anteriormente ha dicho que quienes trabajaron con el gobierno anterior son infieles e intolerables.

Estas declaraciones explican cómo el grupo ha justificado matar a civiles en los últimos 25 años y por qué tratan a los civiles con desdén e incluso con odio. Su descontento con la población creció aún más cuando muchos en las zonas rurales se levantaron en armas contra los talibanes y se unieron a la Policía Local Afgana. Recientemente, el primer ministro talibán, en su primer discurso, mientras argumentaba que venían a restaurar la religión de Alá, recordó al público que no prometieron proporcionar alimentos [al pueblo] y que el pueblo debe orar a Alá para que venza. pobreza. Para los talibanes, el objetivo es servir a Alá; y, si pueden usar a la población afgana equivocada, menos informada e inútil, como un peón contra una comunidad internacional infiel para afianzar su poder y alcanzar su objetivo, ¿por qué no hacerlo?

Historia de la toma de rehenes y la negociación de los talibanes

Los talibanes se han involucrado en la toma de rehenes y la negociación desde su aparición y, con más tiempo, dominaron el arte y llegaron a creer que pueden negociar con todo el país o la población de Afganistán. Entre 1996 y 2001, cuando estaban en guerra con la Alianza del Norte, los talibanes reunían a civiles en las calles de Kabul y otras provincias para utilizarlos en intercambios de prisioneros con la Alianza del Norte. En agosto de 2021, justo antes de tomar Panjshir, siguieron la misma estrategia cuando las fuerzas de resistencia de Panjshir capturaron a varios miembros de los talibanes en su bastión.

Durante su insurgencia, el grupo se convirtió en un secuestrador extranjero. Secuestraron a innumerables ciudadanos extranjeros solo para cambiarlos por prisioneros talibanes o dinero. En 2009, secuestraron a dos periodistas franceses y tres socios afganos mientras informaban sobre la construcción de una carretera en Kabul. En 2012, secuestraron a una familia estadounidense y los mantuvieron cautivos durante cinco años, durante los cuales violaron a su esposa, Caitlan Coleman, y golpearon a sus hijos. Aunque las circunstancias de su liberación y devolución permanecieron en secreto, los talibanes habían pedido la liberación de algunos prisioneros talibanes a cambio de su devolución. En 2016, justo antes de atacar la Universidad Americana de Afganistán (AUAF) y matar a 14 personas, los talibanes secuestraron a dos profesores de la AUAF. Después de tres años, los profesores fueron intercambiados con algunos comandantes talibanes de élite, incluidos Anas Haqqani, Haji Maali Khan y Hafiz Rasheed Omari.

Pronto, la diplomacia de rehenes del grupo se convirtió en el empeño de toda una comunidad y un pueblo. Inicialmente, los talibanes quemarían escuelas, hospitales y otras instalaciones gubernamentales al apoderarse de la mayoría de las áreas. En algunos lugares, el grupo supo que podían asegurar su control permanente de las regiones si condicionaban la destrucción de los establecimientos al intento del gobierno de retomar esas regiones. De esta manera, el grupo usó escuelas y hospitales como garantía contra un gobierno que no podía asumir el costo de reconstruirlos después de cada reconquista de la región.

Los acuerdos fueron endulzados por la disposición del gobierno y de las organizaciones internacionales a pagar por el mantenimiento y el personal de estas instituciones que operan bajo los talibanes. De hecho, en algunos casos, los talibanes desempeñarían el papel de intermediarios donde, por ejemplo, obtienen dinero del gobierno y pagan a los maestros. Pero los talibanes harían cumplir sus propias creencias y reglas en la región, incluida la prohibición de que las mujeres vayan a la escuela o al trabajo, establezcan su propio plan de estudios para los niños, además de cortar las manos, apedrear y azotar a quienes cometen crímenes de la Shariah.

La negociación entre los talibanes y EE. UU. fue, de hecho, otra negociación de rehenes que condujo al vergonzoso acuerdo de Doha. La negociación concluyó cuando los talibanes acordaron no atacar ni matar a soldados estadounidenses y, a cambio, el gobierno afgano (que no era parte del acuerdo) liberaría a más de 5000 prisioneros talibanes y Estados Unidos no usaría ataques aéreos contra los talibanes. La victoria de los talibanes en Doha sentó las bases para una negociación a mayor escala: negociar una nación secuestrada y la seguridad del mundo.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Desde que los talibanes recuperaron el poder en Kabul, el grupo ha advertido repetidamente a la comunidad internacional a través de canales diplomáticos en Doha y en otros lugares y medios internacionales que, a menos que sean reconocidos, respaldados y liberados de las sanciones económicas, básicamente matarán a los afganos que trabajaron con gobiernos extranjeros, cazar a antiguos asociados del gobierno, formar un gobierno exclusivo, violar los derechos de las mujeres y las minorías, y albergar a terroristas que podrían tener como objetivo sus países. Condicionaron los derechos de las mujeres a la educación y el trabajo, la libertad de prensa y el gobierno inclusivo al reconocimiento y apoyo internacional. Más importante aún, al menos tres veces, los talibanes han amenazado con que, a menos que sean reconocidos y respaldados para afianzar su dominio en Afganistán, el Estado Islámico y otras organizaciones terroristas atacarán a la comunidad internacional. En una conferencia de prensa, Zabihullah Mujahid, el portavoz de los talibanes, afirmó que el reconocimiento de los [talibanes] es una necesidad mutua ya que si el mundo no quiere verse amenazado por Afganistán, debe reconocernos. El ministro de finanzas de los talibanes amenazó con que si Afganistán no tiene acceso a su efectivo [congelado], Europa asumirá las graves consecuencias de ello.

Los talibanes opinan que pueden aprovechar a los aliados afganos de la comunidad internacional que están atrapados en Afganistán para obtener alguna ganancia. También creen que la comunidad internacional ha invertido lo suficiente en los afganos y, en particular, en las mujeres, por lo que no dejarán que todo eso sea en vano. Las crisis humanitarias graves, como la pobreza y los desalojos masivos de minorías, también generan suficiente preocupación internacional como para comprometerse con los talibanes. La mayor preocupación de la comunidad internacional es su propia seguridad, que puede verse amenazada por al-Qaida, ISK y organizaciones similares.

La comunidad internacional también parece abordar a Afganistán como una situación de rehenes. Justo después de la toma de Afganistán por parte de los talibanes, las delegaciones de EE. UU. y los talibanes llegaron a un acuerdo mutuo de que los talibanes permitirían el paso libre de extranjeros y sus aliados afganos desde Afganistán y, a cambio, EE. UU. continuaría brindando ayuda humanitaria a los afganos. Además, el jefe de Defensa del Reino Unido, el general Sir Nick Carter, sugirió una vez que necesitaban comprometerse con los talibanes para ayudar principalmente a sus aliados afganos a encontrar una salida de Afganistán y presionarlos para formar un gobierno inclusivo y respetar los derechos de las mujeres y las minorías. . De lo contrario, dijo que hemos fallado. La UE condicionó su ayuda no humanitaria a la libertad de circulación, el respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos de las mujeres, el respeto de las normas humanitarias, el apoyo a los esfuerzos antiterroristas y la inclusión de mujeres y minorías étnicas en el gobierno.

Avanzando

Hay indicios de que los talibanes bien pueden modificar su trato a la nación. Sin embargo, estos cambios no pueden ser por el bien de sus corazones y/o por un cambio de creencias, sino más bien por negociaciones y presiones internacionales. En otras palabras, al igual que cualquier actor estatal y no estatal, los talibanes pueden responder a la influencia, no a la persuasión, que es lo que proponen algunos diplomáticos e intelectuales lamentablemente optimistas e ingenuos.

Sin embargo, para ejercer tal presión sobre los talibanes, la comunidad internacional debe actuar de manera resuelta y estratégica, y este no ha sido el caso frente a la toma del poder por parte de los talibanes. La comunidad internacional se ha mantenido en desorden en cuanto a cómo tratar con el grupo. Todavía tienen que formar un enfoque bien planificado, coordinado y más exitoso para involucrar a los talibanes. El mejor enfoque sería enfatizar los elementos básicos de la buena gobernanza, como la inclusión, la participación y la rendición de cuentas. Renunciar a estos solo reemplazaría el régimen corrupto anterior con uno nuevo con extremismo adicional, liderado por los talibanes.

Ir arriba