¿Es la crisis económica de Italia una oportunidad para China?

Italia representa uno de los países más importantes para los intereses geoeconómicos de China en Europa. Es una fuente de activos estratégicos tanto en industrias avanzadas como tradicionales y marcas y tecnología reconocidas internacionalmente, además de ocupar una posición geográfica crucial en el marco de la Ruta Marítima de la Seda del siglo XXI de China, una parte integral de la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Obtener acceso a la infraestructura portuaria de Italia es una prioridad para China, ya que busca expandir sus rutas comerciales desde el Mediterráneo hasta el norte de Europa.

En marzo de 2019, Italia se convirtió en miembro oficial de la Iniciativa Belt and Road, convirtiéndose en el primer país del G-7 en unirse a la plataforma liderada por Beijing y la economía más grande entre los 15 países de la Unión Europea que son miembros de BRI. Siendo la tercera economía más grande de Europa con el 15 por ciento del PIB de la Eurozona, incluir a Italia en el BRI fue importante y en gran medida simbólico para las ambiciones chinas en Europa, lo que sugiere el papel cada vez mayor de China en el mundo. El ambicioso MoU BRI firmado entre Roma y Beijing incluyó 50 acuerdos, que cubren áreas económicas, culturales y de infraestructura. Sin embargo, el impulso económico anticipado para el país aún no se ha materializado, mientras que las consecuencias de acercarse significativamente a Beijing en medio de las críticas de la UE y los Estados Unidos provocaron un verdadero debate político en Italia.

Italia como miembro de BRI: ¿Dónde están los beneficios?

La esperanza de Italia era que la membresía en el BRI abriría nuevas oportunidades en el comercio y la inversión. Desde principios de la década de 2000, el comercio entre los dos países se ha multiplicado por cinco (de 9.600 millones de dólares en 2001 a 49.900 millones de dólares en 2019). Sin embargo, los niveles generales de comercio entre Italia y China apenas han cambiado desde 2010 ($49,500 millones). Al mismo tiempo, el déficit comercial de Italia ha aumentado continuamente, alcanzando los 20.900 millones de dólares en 2019, mientras que las exportaciones italianas a China han disminuido, cayendo un 6,1 % solo el año pasado. En 2019, China fue el tercer mayor socio importador de Italia, proporcionando más del 7 % de sus importaciones, y el noveno mayor socio exportador, recibiendo solo el 2,9 % de las exportaciones italianas, principalmente en equipos electrónicos y maquinaria.

En lo que respecta a la inversión extranjera directa china, Italia ha estado entre los tres principales receptores de Europa, después del Reino Unido y Alemania. En 2019, la IED china acumulada en Italia alcanzó los 17.400 millones de dólares (15.900 millones de euros) desde 2000, con un pico de inversión en 2014 y 2015. Si se consideran las inversiones y los contratos de construcción, incluidos los préstamos, el monto de la inversión alcanza los 25.500 millones de dólares, centrándose principalmente en energía ($6.500 millones), transporte ($8.750 millones), tecnología ($4.000 millones) y finanzas ($2.800 millones). Entre las principales inversiones se encuentra la adquisición del 17 por ciento de Pirelli, el fabricante de neumáticos más grande del mundo, por $7.9 mil millones por parte de la empresa estatal china ChemChina. Los inversionistas chinos, a través del Banco Popular de China, también están interesados ​​en el mercado bursátil italiano, comprando acciones por valor de más de $4 mil millones en Intesa Sanpaolo, Unicredit, Eni, Enel, Telecom Italia, Generali, Terna y otros.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Sin embargo, en los últimos años, la inversión ha sido decepcionante. Italia no logró atraer muchos proyectos el año pasado, aunque se firmaron 29 acuerdos por valor de 2.800 millones de dólares, incluidos acuerdos entre China Communication Construction Construction (CCCC) y los puertos de Trieste y Génova. Si bien Huawei había anunciado en julio de 2019 un plan de inversión de 3100 millones de dólares para los próximos tres años, desde entonces el gobierno italiano ha endurecido su postura sobre los registros de derechos humanos de China y sobre la restricción del acceso de la tecnología Huawei a las redes de datos de quinta generación (5G). En diciembre pasado, el comité de inteligencia y seguridad del parlamento italiano recomendó que el gobierno considere muy seriamente prohibir a Huawei y otros proveedores de equipos chinos de las redes móviles 5G de Italia. Pero la respuesta del gobierno de Contes fue que los procedimientos de selección existentes, incluidas las llamadas reglas del poder dorado para proteger los activos estratégicos (que cubren los sectores de defensa, seguridad nacional, transporte y alta tecnología, incluida la tecnología 5G), eran más que suficientes. .

Crisis del COVID-19 y sus consecuencias económicas

Desde febrero de 2020, el panorama económico italiano ha cambiado por completo. Como Italia se ve obstaculizada por su crisis más grave desde la Segunda Guerra Mundial, con más de 20.000 muertes por COVID-19, es probable que su economía sufra la recesión más profunda en la historia del país.

La propagación del virus COVID-19 ha provocado un impacto impredecible en el mercado, tanto en la demanda como en la oferta, en medio del cierre progresivo de las actividades económicas nacionales necesarias para detener la epidemia. Incluso antes de la crisis de la COVID-19, Italia se enfrentaba a ingresos estancados, con el mismo ingreso per cápita promedio que hace 20 años, y su economía luchaba con una tasa de desempleo del 12 % y una deuda soberana equivalente al 133 % del PIB. El golpe económico derivado del actual desastre sanitario traerá consecuencias aún más nefastas.

El Instituto Italiano de Estadística (Istat) señala que la confianza del consumidor solo en marzo cayó un 9,9 por ciento en comparación con el mes anterior, y que el indicador de Sentimiento Económico disminuyó un 17,6 por ciento. Confindustria estima en el escenario más optimista una caída del PIB del 10 por ciento en el segundo trimestre respecto al cierre de 2019 y un reinicio en la segunda mitad de 2020, que, sin embargo, se verá lastrado por la débil demanda de bienes y servicios. Se estima que Italia terminará 2020 con una caída del PIB del 6 por ciento, una caída del consumo del 6,8 por ciento y una caída de las inversiones del 10,6 por ciento.

Los precios de las acciones se han desplomado. En apenas unas semanas, el índice MIB ha alcanzado sus niveles más bajos desde 2012 con una contracción del 40 por ciento, afectando especialmente a bancos y aseguradoras. En tal situación, muchas empresas italianas que estaban bastante bien antes de la crisis ahora corren el riesgo de pasar a manos extranjeras. Parece una repetición de lo ocurrido tras la crisis de la Eurozona, pero mucho peor.

Y durante la crisis anterior, la inversión china, principalmente a través de adquisiciones de empresas italianas, pasó de 100 millones de euros en 2010 a 7.600 millones de euros en 2015.

Reglas del poder dorado extendidas

Preocupado de que las empresas italianas en dificultades sean compradas por jugadores extranjeros a precios bajos, el gobierno italiano ha lanzado rápidamente una intervención para proteger a las empresas nacionales. A partir del 8 de abril de 2020, las reglas del poder dorado se han extendido a una amplia gama de sectores, incluidos salud, finanzas, seguros, suelo e infraestructura, materias primas, robótica y medios, entre otros.

El desafío es que proteger a las empresas italianas de adquisiciones extranjeras podría ser limitado y difícil de implementar en una situación económica tan grave, cuando la mayoría de las empresas corren el riesgo de quiebra. Una solución intermedia para el gobierno italiano podría ser, en cambio, su recapitalización a través de un fondo de inversión pública. En este momento, el gobierno italiano está tomando medidas para frenar los efectos más inmediatos de la crisis proporcionando subsidios a las familias, pero no existe un plan real para proteger a las empresas de la bancarrota, con solo 400 mil millones de euros en préstamos garantizados por el estado disponibles para las empresas. . Se espera que se añadan otros recursos de la UE a estas intervenciones en los próximos días.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Las pequeñas y medianas empresas (PYME), que son el sustento de la economía italiana, están particularmente expuestas y en riesgo. En el futuro, podríamos ver empresas chinas adquiriendo pymes por valores inferiores a 100 millones de euros, una tendencia que ya habíamos visto en los últimos años, ya que las pautas de selección de inversiones no prestan mucha atención a las pequeñas empresas. La crisis actual creará aún más oportunidades de compra para los inversores chinos.

El tema más crítico es el desarrollo de un plan estratégico que vaya más allá de la emergencia y estimule la reactivación de la economía, lo que requerirá un estímulo directo del gasto público y el inicio de grandes inversiones en el sector público. Se necesita un programa de este tipo para fomentar los efectos sobre la demanda agregada, pero según los estudios requerirá una asistencia financiera que es insostenible con la deuda actual de más de 2,5 billones de euros.

Se necesita una respuesta europea

Italia no está sola en la crisis de la pandemia, y toda la UE tendrá que hacer frente a las crisis sanitarias y económicas. Los próximos meses serán cruciales para reconstruir el tejido económico del continente, no solo el de Italia, y se necesitarán recursos comunes. Será una cuestión geoeconómica europea. Los títulos de deuda garantizados por todos los países de la UE (Eurobonos) podrían ser una de las herramientas. Sin embargo, el tema de la deuda garantizada conjuntamente por todos los países es solo un paso para superar un límite de las instituciones de la UE: la ausencia de instrumentos fiscales conjuntos. La política monetaria es común, pero la política fiscal sigue siendo competencia exclusiva de los países individuales.

En la era de la competencia de las grandes potencias, con potencias cada vez más asertivas como China, que se basan en un libro de jugadas diferente, y problemas sistémicos relacionados con la salud y el medio ambiente, ya no es aceptable no contar con instrumentos adecuados de política económica de la UE. Quizás la pandemia actual sea una oportunidad para abordar los problemas que amenazan el futuro de la UE y redefinir el papel de sus instituciones.

El Dr. Valbona Zeneli es el presidente del Departamento de Iniciativas Estratégicas del Centro Europeo de Estudios de Seguridad George C. Marshall.

La Dra. Michele Capriati es profesora de Política Económica en el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Bari, Italia.

Los puntos de vista presentados son los de los autores y no representan necesariamente los puntos de vista y opiniones del Departamento de Defensa o del Centro Europeo de Estudios de Seguridad George C. Marshall.

Este artículo es presentado por Diplomat Risk Intelligence, la división de consultoría y análisis de The Diplomats. Para obtener más información sobre DRI, haga clic aquí.

Ir arriba