El sueño de China vs. El sueño americano

En un artículo anterior para The Diplomat, argumenté que el Sueño de China no desafía el liderazgo global de Estados Unidos. Una breve comparación entre el Sueño Chino y el Sueño Americano puede explicar mejor en qué se diferencia el Sueño Chino. En última instancia, el Sueño de China no pretende ser un sueño universal, sino una alternativa entre muchas.

Toda política es cultural, como toda política es local. Si bien el individualismo ha prevalecido en las sociedades y culturas políticas occidentales durante cientos de años, China tiene una fuerte tradición de colectivismo e incluso autoritarismo. El colectivismo y el espíritu de unidad prácticamente han dominado la cultura, la sociedad y la política chinas durante miles de años, desde la época de Confucio (551-479 a. C.). La cultura china, o en un sentido más amplio, la civilización china, ayudó a moldear y moldear la política interna contemporánea única de China y su cultura política. La base de la política contemporánea china es una gran cantidad de valores y creencias tradicionales, como la importancia del orden, la reverencia por la autoridad, la virtud de los gobernantes y, lo que es más importante, el colectivismo o la unidad.

Estos antecedentes culturales determinan las percepciones e ideales políticos. Muchos occidentales ven al Estado como un mal necesario y creen que los individuos deben permanecer constantemente alertas en sus esfuerzos por confinar y tratar de contener a la bestia. Por el contrario, la visión tradicional china ve al estado como una familia extendida y (lo que es más importante) unida a la que deben mostrar su amor y reverencia. De hecho, la palabra para país en chino, guojia, combina los caracteres de reino (guo) y familia (jia).

Sobre la base de esta perspectiva cultural, una diferencia se vuelve clara: el Sueño de China es nuestro sueño; el Sueño Americano es mi sueño.

Durante décadas, el Sueño Americano ha inspirado la creatividad, la proactividad y el positivismo individuales a una escala mundial sin precedentes que, hasta cierto punto, puede considerarse como un sueño mundial. El Sueño Americano es compartido por miles de inmigrantes de todo el mundo que esperan mejorar sus vidas o incluso el mundo a través de la búsqueda intransigente de sus sueños individuales.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

El Sueño de China ha sido definido de manera muy diferente, como el sueño del gran rejuvenecimiento de la nación china. En lugar de celebrar la aspiración y el esfuerzo individual, el Sueño de China enfatiza un esfuerzo colectivo de todos los chinos para lograr gradualmente el anhelo chino de un gran rejuvenecimiento en el siglo XXI. Mientras que ambos sueños esperan tener éxito a través del trabajo duro, el Sueño Americano enfatiza el espíritu de libertad y movilidad social, mientras que el Sueño Chino (aunque incorpora sueños individuales) destaca la unidad y la estabilidad. Además, el Sueño de China es exclusivo del pueblo chino. A diferencia del Sueño Americano, habla solo a los miembros de la nación china y no está destinado a ser adoptado por el mundo.

Es inapropiado discutir sobre qué sueño es mejor. Diferentes culturas han cultivado diferentes valores, creencias y diferentes culturas políticas, que no pueden juzgarse con una sola metanarrativa. Obviamente, el Sueño Chino es diferente del Sueño Americano, pero eso no conduce necesariamente a un choque inevitable entre estos dos sueños o incluso entre estos dos estados y culturas. De hecho, sus mismas diferencias podrían hacer posible que los dos coexistieran. Buscar un terreno común mientras se reservan las diferencias es un valor central y un principio de la cultura china y también de su política exterior, y ciertamente es un valor central que está profundamente arraigado en la idea de China Dream.

Ir arriba