El proyecto del canal financiado por China de Nicaragua todavía en el limbo

El pescador Anuar Sánchez recuerda el día hace seis años cuando el gobierno de Nicaragua anunció un plan de $50 mil millones para construir un canal interoceánico que rivalizaría con el de Panamá. Sánchez vive en San Miguelito, un pequeño pueblo en la orilla este del lago de Nicaragua ubicado en uno de los 10 municipios dentro de la zona de construcción planificada de los canales.

Al principio, muchos residentes estaban abrumadoramente a favor del canal, pero cuando supieron más sobre los detalles del proyecto y su impacto ambiental en los humedales protegidos de San Miguelito, el apoyo disminuyó significativamente, dijo Sánchez. A la gente no le impresionó verse obligada a mudarse, perder sus granjas y sus tierras.

Pero las preocupaciones sobre el impacto ambiental de 278 kilómetros de los Grandes Canales Interoceánicos de Nicaragua se han visto eclipsadas por la incertidumbre sobre la viabilidad del proyecto en sí. El contrato entre el gobierno de Nicaragua y el patrocinador financiero del canal, el multimillonario chino Wang Jing, expirará el 12 de septiembre, pero la construcción aún no ha comenzado.

En 2014, el diputado Eliseo Núñez del Partido Liberal Independiente calificó el proyecto como un juego de propaganda, un espectáculo mediático para seguir generando falsas esperanzas de prosperidad futura entre los nicaragüenses.

En mayo, el periódico nicaragüense La Prensa informó que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, había dado a Wang y su empresa, HKND Group, un plazo de seis años para obtener financiamiento para desarrollar el canal. Si HKND no lo hiciera antes del 14 de junio de 2019, el gobierno de Nicaragua tendría que retirarse del trato y el contrato vencería en 90 días. Pero a medida que se acercaba la fecha de vencimiento de septiembre, el gobierno y HKND Group permanecieron en silencio sobre el tema.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Esto cambió el 14 de agosto. Durante dos años hubo un silencio absoluto sobre el proyecto por parte del gobierno de Nicaragua, pero el miércoles pasado, el presidente Daniel Ortega anunció en un discurso a las fuerzas navales que existe nuestro compromiso de seguir trabajando por la construcción del canal. . No hemos renunciado [al proyecto del canal], al contrario tenemos, históricamente, el compromiso de hacer del canal una realidad para Nicaragua.

En el lado occidental del lago, el pueblo de Obrajuelo estaba programado para ser el punto de entrada planificado del Pacífico al lago para el canal. Foto de Nicolás Muller.

En abril, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Tesoro de los Estados Unidos consideró en un comunicado de prensa que el proyecto del canal es un medio para lavar dinero y sancionó a tres entidades nicaragüenses. Las entidades sancionadas incluyeron a dos funcionarios Laureano Ortega Murillo, hijo del presidente Ortega, y la vicepresidenta Rosario Murillo, esposa de Ortega y Banco Corporativo SA (BanCorp), un banco nicaragüense.

En el comunicado de prensa OFAC dice, A pesar de la pérdida de impulso de los proyectos, las figuras del régimen de Ortega, incluyendo a Laureano, continúan utilizando a la Compañía del Gran Canal de Nicaragua como un medio para lavar dinero y adquirir propiedades a lo largo de la ruta del canal planificada.

El gobierno de Nicaragua niega que este sea el caso.

El gobierno de Nicaragua no ha emitido más comentarios sobre el estado del proyecto. En respuesta a una solicitud de comentarios la semana pasada sobre el estado del canal, Paul Oquist, ministro-secretario privado para políticas nacionales del presidente Daniel Ortega, y también secretario ejecutivo de la Comisión del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, respondió por correo electrónico que es prematuro en este momento. Los intentos de comunicarse con HKND hasta ahora no han tenido éxito. La compañía no ha hecho ningún comentario público reciente y su sitio web no está disponible actualmente.

Su política [del gobierno de Nicaragua] es no dar entrevistas a medios independientes. Solo usan sus medios oficiales, dice Jorge Huete-Prez, profesor de la Universidad Centroamericana y miembro de la Academia de Ciencias de Nicaragua.

Oquist también ha sido el principal negociador climático de Nicaragua y, en febrero de 2018, fue nombrado copresidente del Fondo Verde para el Clima poco después de que revocó su oposición a unirse al acuerdo climático de París. Actualmente se sienta como representante de las Partes de los países en desarrollo de los Estados de América Latina y el Caribe en el fondo como miembro de la junta.

Según Huete-Prez, el nombramiento de Oquist fue seriamente cuestionado por muchas ONG ecologistas nicaragüenses y ha sido objeto de controversia por su cuestionable momento. Raúl Delgado, el principal especialista en cambio climático del Banco Interamericano de Desarrollo, dijo a Reuters en 2017 que unirse al acuerdo de París podría abrir la puerta para que Nicaragua acceda a dinero del Fondo Verde para el Clima y otras ollas internacionales. Es un buen momento para que se unan.

El anuncio sorpresa de Ortega la semana pasada sugiere que el proyecto del canal sigue vivo y no ha sido cancelado. Mientras tanto, los nicaragüenses comunes continúan preguntándose qué significará para su tierra, sustento y ecosistemas.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Una vista sobre el punto Río San Juan desemboca en el lago de Nicaragua desde el pueblo de San Carlos. Foto de Nicolás Muller.

Promesas de desarrollo

Ortega y Wang anunciaron el acuerdo para construir uno de los proyectos de ingeniería más ambiciosos y costosos del mundo el 13 de junio de 2013. El acuerdo era que HKND, entonces con sede en Hong Kong, construyera y operara el canal de Nicaragua durante los primeros 50 años, y tienen la posibilidad de renovar el contrato por otros 50.

El canal estaba programado para ser completado a fines de 2019 a un costo total de $ 50 mil millones, tres veces el PIB de Nicaragua ($ 13,2 mil millones en 2018). A partir de 2018, una cuarta parte (24,9 por ciento) de los nicaragüenses vivían en la pobreza, y Ortega prometió que el canal significaría un gran desarrollo económico transformador en todo el país.

Para personas como Sánchez en el pueblo de pescadores de San Miguelito, parecía una bendición en un lugar donde la agricultura de subsistencia y la pesca son las principales formas de ganarse la vida.

Pero Sánchez dice que la gente de San Miguelito fue presionada constantemente por las autoridades ubicadas en el pueblo para que apoyaran el proyecto y guardaran silencio sobre cualquier preocupación ambiental que tuvieran.

Los humedales alrededor del lago de Nicaragua están repletos de uno de los niveles más altos de biodiversidad en América Central y son parte de la Reserva de la Biosfera Río San Juan. El área está protegida por la Convención Ramsar, un tratado internacional para la conservación de los humedales en todo el mundo. Su rica red de ríos y estuarios alberga decenas de especies de aves y animales en peligro de extinción. A Sánchez le preocupaba que el canal pudiera tener un impacto negativo en el frágil ecosistema y había visto que proyectos similares hacían precisamente eso en el pasado.

En la década de 1950, un prometedor auge de la pesca permitió a cientos de pescadores comerciales pescar miles de tiburones toro en la desembocadura del cercano río San Juan. Posteriormente en la década de 1970 durante la dictadura de Somoza, entregó una concesión a una empresa pesquera de Corea del Sur para pescar industrialmente. Empresas japonesas y coreanas utilizaron redes de pesca para capturar tiburones y peces sierra. Se construyó una planta de procesamiento de pescado y, aunque inicialmente generó grandes cantidades de dinero, los proyectos se agotaron después de que la sobrepesca diezmara la población de tiburones.

El especialista local Salvador Montenegro lo confirma, diciéndole a The Diplomat: Aunque científicos como Ignacio Astorqui y otros inicialmente pensaron que los tiburones del lago de Nicaragua eran una especie separada, estudios recientes han demostrado que en realidad son tiburones toro. Pueden saltar río arriba viajando por el río San Juan, que conecta el lago con el mar Caribe.

Huete-Prez agrega que Eden Pastora, uno de los funcionarios gubernamentales más cercanos a Ortega, ahora a cargo del dragado del río San Juan, también estuvo muy involucrado en este negocio.

Para mí, esto muestra claramente el desprecio que estos funcionarios han mostrado y continúan mostrando por el medio ambiente, dice Huete-Prez.

Sánchez dice que teme que comunidades como la suya hubieran tenido un destino similar si la construcción del canal continuara: ganancias económicas a corto plazo pero daños irreparables al medio ambiente que les dejarían poco que mostrar para el proyecto a largo plazo.

Anuar Sánchez, un pescador de San Miguelito, dice que la gente estaba dividida 50-50 sobre el apoyo del canal. Él dice que había muy poca información sobre el proceso y lo que sucedió.

Incertidumbre sobre la tierra

Desde que se anunció el proyecto del canal, ha habido una gran variedad de estimaciones del número proyectado de personas que podrían ser desplazadas por el proyecto, de 27.000 a 120.000. En una respuesta enviada por correo electrónico por Huete-Prez, dice que los números que usaron en su último informe se basaron en la información final proporcionada por el estudio realizado por la empresa británica ERM y la empresa china en su último estudio.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

El costo ambiental y humano es significativo. Probablemente habría impactos significativos en el lago de Nicaragua, afectando 93.800 hectáreas de ecosistemas terrestres y 18.800 hectáreas de selva tropical en el Corredor Biológico Mesoamericano, así como el desplazamiento de más de 30.000 personas, dice Huete-Prez.

Huete-Prez dice que el Centro Humboldt y otros grupos ambientalistas han puesto la estimación aún más alta. El trazado anunciado del canal afectará directamente a siete áreas protegidas y supondría la destrucción de 200.000 hectáreas de bosques diversos (alrededor de medio millón de acres). Definitivamente los costos ecológicos y sociales del proyecto del Canal Chino son demasiado altos. En todo caso, se trata de una pérdida irreparable de bienes naturales que prestan servicios ecosistémicos incalculables.

En cuanto al desplazamiento, ellos [Humboldt] también estiman que se desplazarían alrededor de 120.000 personas, pero la población total de los 10 municipios afectados es de aproximadamente 300.000 personas.

Desde entonces, las personas que viven en el camino del canal han denunciado diversas formas de hostigamiento e intimidación por parte del gobierno, según un informe de Amnistía Internacional y un informe de The Guardian, que describió el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía, la violencia y las detenciones ilegales.

Global Witness, un grupo de derechos humanos centrado en los conflictos y la corrupción relacionados con los recursos naturales y los abusos ambientales y de derechos humanos asociados, clasificó a Nicaragua como el país más peligroso para los activistas ambientales per cápita en 2016.

Ahora, las personas que viven en el camino de los canales propuestos enfrentan la incertidumbre de si podrán conservar sus tierras o aún tendrán que cederlas.

En Obrajuelo, a pocos kilómetros de Rivas a orillas del lago de Nicaragua, la casa de Moise Flores, pescador de toda la vida, se encuentra al borde de lo que habría sido la entrada al canal que cruza el lago de Nicaragua.

En Obrajuelo, en la orilla occidental del lago de Nicaragua, Moise Flores y su familia viven en el limbo. La casa de la familia de pescadores se encuentra en el borde de lo que habría sido la entrada a donde se planeó construir el canal a través del lago de Nicaragua. Según Flores, las protestas en contra del canal comenzaron en su pueblo hace aproximadamente 20 meses. Luego se extendieron a los pueblos cercanos de San Jorge y Rivas ya la capital de Managua.

La gente tiene miedo de hablar. El gobierno no se preocupa por nosotros. El trato se hizo exclusivamente entre la empresa china y Ortega, dijo Flores.

Flores dijo que los trabajadores chinos llegaron a su casa en la orilla del lago para hacer una inspección inicial e informaron a su familia que la tierra se usaría en la construcción de canales. Las familias que vivían a lo largo de la ruta arrojaban piedras a las delegaciones chinas que llegaban con escoltas policiales y militares a pueblos como el suyo para tomar medidas, según cuenta Flores y reporta Nicaraguas La Prensa.

Flores dijo que a él y a otros en Obrajuelo les ofrecieron $250 por cada hectárea de tierra, sin incluir sus casas. La mayoría se negó, pero se les dijo que tendrían que irse. Se aprobó una política conocida como Ley 840 que permitió la expropiación de propiedades que se consideraron necesarias para la construcción de canales, lo que provocó protestas de los ciudadanos que quieren ver la derogación de la ley. Según los informes de Bloomberg, la compañía china dijo que ofrecería un valor de mercado justo para las propiedades.

A Flores le preocupaba que lo obligaran a abandonar su tierra y perder su sustento como pescador.

El camino del canal habría partido el lago por la mitad, bloqueando los peces que venían del río San Juan y entraban al lago Nicaragua, dijo Flores. Los planes eran dragar el lago a varios metros de profundidad, y el canal lo dividiría en dos. Flores agregó que el acuerdo en la legislación habría impedido que Flores y otros pescadores ingresaran al lago a pescar durante años, ya que estaría directamente en la zona del canal.

Cientos de cormoranes en los humedales de San Miguelito en el lago de Nicaragua. Los humedales que se ven aquí en la orilla este del lago de Nicaragua pueden estar amenazados por la construcción de un enorme canal a campo traviesa, dicen algunos científicos y ambientalistas. El impacto de la construcción del canal en el medio ambiente ha sido tema de intenso debate en Nicaragua. Foto de Nicolás Muller.

Un costo ambiental duradero

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Según Huete-Pérez de la Academia de Ciencias de Nicaragua, la construcción del canal pondría en riesgo de destrucción entre 250.000 y 500.000 acres de bosque tropical y humedales. La ruta propuesta divide directamente numerosas áreas protegidas gubernamentales (Sistema Nacional de Áreas Protegidas) de biodiversidad, incluido el Archipiélago de Solentiname, la Reserva Natural Cerro Silva y las Reservas de Biosfera de Ro y San Juan. El país ya es considerado uno de los más vulnerables a los efectos del cambio climático en Centroamérica, según el PNUD.

ERM, una consultoría de investigación británica, fue contratada por el gobierno de Nicaragua y HKND para realizar un estudio del proyecto del canal propuesto. Manuel Coronel Kautz, presidente de la Autoridad del Gran Canal de Nicaragua, dijo que el propósito de los estudios era proporcionar una evaluación objetiva y actual basada en la ciencia.

El estudio resultante, sin embargo, fue criticado por ser científicamente débil.

Se prometieron pasos para proteger el medio ambiente durante el proceso de construcción, pero los grupos ambientalistas dicen que no es suficiente.

En el último discurso de Ortega, dijo que actualmente se encuentran en una etapa de elaboración nuevamente de los estudios ambientales, los cuales ya habían sido presentados pero había que hacer ajustes.

La Organización Cocibolca, una organización ambiental con un enfoque especial en la conservación que se ha opuesto principalmente al proyecto, dice que su propio estudio determinó que la ruta del canal impactará siete áreas protegidas a nivel nacional e internacional, lo que hará inviable el corredor biológico mesoamericano y tendrá enormes consecuencias sobre la biodiversidad.

Aunque el futuro del proyecto del canal en sí no está claro, el conflicto que provocó entre las comunidades indígenas y afrodescendientes de Nicaragua y el gobierno está muy vivo.

Un cartel del presidente Daniel Ortega en una nueva casa construida para los residentes de Rama en Rama Cay, donde algunos fueron reubicados después de los planes para construir en tierras autónomas de Rama. Los residentes están divididos en cuanto a su apoyo y oposición al Canal de Nicaragua aquí. Foto de Nicolás Muller.

Whitewell Omier, de 75 años, es un anciano de la tribu Rama que vive en Rama Cay. Se opone al proyecto del canal.

El costo habría sido enorme y no nos habríamos beneficiado de él durante al menos 50 años, mientras que nos sacarían de nuestra tierra, nuestros medios de subsistencia serían destruidos y nuestro ecosistema se alteraría de manera permanente e irreparable, dijo Omier. No queríamos el canal y no sabemos qué va a pasar en el futuro, pero [nosotros] nos estamos preparando para ello. No fuimos consultados sobre el proyecto y el gobierno no supo cómo explicar qué beneficio obtendrían los Rama de este desarrollo.

Según el acuerdo original, el grupo Wangs HKND recibiría los derechos completos para usar la tierra, el aire, el agua, los espacios marítimos y los recursos naturales del país en la zona del canal. También podría utilizar activos del gobierno de Nicaragua y del banco central del país.

Pero en octubre de 2015, las perspectivas de financiación del canal comenzaron a disminuir cuando se hizo público que Wang había perdido el 85 por ciento de su fortuna debido a una caída masiva en las acciones de Xinwei, informó Bloomberg. Posteriormente, el valor neto de Wang cayó de $ 10,2 mil millones de dólares a $ 1,1 mil millones. Hoy no está claro dónde vive Wang o cuál es el estado de sus finanzas.

En 2018, HKND abandonó sus oficinas en el centro de Hong Kong. Según Bloomberg: Un representante de Wang dijo por teléfono que la medida reflejaba un cambio de estrategia y agregó que la compañía mantendrá sus operaciones en Hong Kong, pero se negó a proporcionar detalles sobre la nueva ubicación. La dirección registrada de la empresa es una oficina de contabilidad en Kowloon. HKND no respondió a las solicitudes de comentarios adicionales. Wang ha tenido problemas legales en Ucrania y en varios otros proyectos en los que ha estado involucrado en todo el mundo.

El gobierno de Nicaragua sigue asignando un presupuesto para la autoridad del canal en papel. Pero las comunidades de todo el país esperan ver qué sucede a medida que se acerca la fecha límite de cancelación.

Una vista matutina del volcán Concepción en la isla de Ometepe en medio del lago de Nicaragua. La reserva protegida de Ometepes está bendecida con varios ecosistemas compuestos por humedales, selvas tropicales y bosques de niebla que poseen el valor de conservación más alto de toda Nicaragua. Los ambientalistas han considerado que habría una destrucción generalizada e irreparable de la isla, el lago de Nicaragua y sus ecosistemas conectados si se construyera el canal. Foto de Nicolás Muller.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Nicholas Muller es un fotoperiodista y escritor estadounidense.

Ir arriba