El plan de la India para realizar Tapi

India ha reiniciado los esfuerzos para reactivar el muy retrasado proyecto de oleoducto Turkmenistán-Afganistán-Pakistán-India (TAPI). El oleoducto fue discutido durante una reciente visita de estado de tres días a Turkmenistán por parte del presidente indio, Shri Ram Nath Kovind. TAPI sigue siendo en gran parte embrionario, y anticipar su evolución futura presenta dificultades indiscutibles. Sin embargo, a primera vista, TAPI sigue siendo una prioridad clave para Turkmenistán e India, que se encuentran en ambos extremos del proceso, y continúa teniendo una importancia estratégica que vale la pena tener en cuenta. El enfoque de la India hacia TAPI posiciona a Turkmenistán como un nexo crucial para su conectividad con Asia Central en su conjunto. Del mismo modo, para Turkmenistán, país sin salida al mar, el muy esperado oleoducto TAPI representa una oportunidad para encontrar socios de exportación alternativos y uno que viene con pocas condiciones.

India es el primer país extranjero en visitar al nuevo presidente de Turkmenistán, Serdar Berdimuhamedov, desde que asumió el poder en marzo de 2022. TAPI parecía ser una prioridad en la agenda. Dado que la mayor parte de TAPI pasaría por Afganistán, Kovind enfatizó que la seguridad a lo largo del oleoducto TAPI es vital si se quiere implementar el proyecto. Este punto se repitió antes de la visita de Kovind a Ashgabat por parte del primer ministro indio Narendra Modi en la primera Cumbre India-Asia Central celebrada en enero de 2022. La conferencia, organizada por India, contó con la asistencia de los cinco líderes de los países de Asia Central, por lo que acordaron una mayor conectividad regional y apoyaron el desarrollo pacífico de Afganistán.

En declaraciones a TOLO News, Ismatullah Burhan, portavoz talibán del Ministerio de Minas y Petróleo de Afganistán, respondió al llamamiento de la India para un Afganistán estable y afirmó que están trabajando para resolver los desafíos antes de la construcción de TAPI. Además, Ahmad Wali Haqmal, portavoz del Ministerio de Finanzas de los talibanes, dijo que solo los problemas técnicos obstaculizan el progreso y que el aspecto financiero se resolvió. Dijo que nuestro equipo técnico está trabajando con el equipo técnico de Turkmenistán. Estamos tratando de terminar el trabajo de adquisición de terrenos y retomar el proyecto. Sin embargo, Haqmal no especificó quién estaba proporcionando los fondos para el trabajo.

TAPI ofrece un revelador microcosmos de la relación de la India con los estados de Asia Central, cuya relevancia parece estar exclusivamente ligada a su importancia discursiva más que a la realidad. El proyecto de gasoducto TAPI contempla el suministro de gas de Turkmenistán a India y Pakistán a través de Afganistán. Con origen en el campo de gas gigante Galkynysh en Turkmenistán, el gasoducto TAPI de $10 mil millones transportaría 33 mil millones de metros cúbicos (bcm) de gas al año a través de un gasoducto de 1.800 kilómetros que se extenderá por todo Afganistán. Se ha estimado que la construcción durará dos años, una estimación que parece divorciada del tiempo real debido a varios inicios anunciados de varias fases de construcción durante casi una década.

TAPI parece tener mucho más en contra que empujar a su favor. En primer lugar, la financiación del proyecto sigue siendo precaria. Se espera que el Fondo Asiático de Desarrollo cubra una pequeña parte de los costos, aunque aparentemente la mayor parte de la financiación se dejará en manos de un socio privado aún por identificar. En segundo lugar, la administración propuesta del oleoducto parece engorrosa ya que el gobierno de Turkmenistán ha decretado que habrá cuatro compañías de oleoductos separadas, una para cada país, cada una de las cuales construirá, poseerá y operará su propio segmento del oleoducto. Luego están los inmensos obstáculos de seguridad dado que la mayor parte del oleoducto atravesará un terreno altamente hostil en Afganistán. Además, la idea de que India y Pakistán se asocien a un nivel profundo es difícil de imaginar.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

El clima de inversión deficiente de Turkmenistán ha obstaculizado las perspectivas de TAPI de atraer inversores. Turkmenistán es un estado cerrado que solo está parcialmente integrado a través de China en la economía global y el sistema internacional. La reticencia del país a abrirse y unirse a organismos regionales también obstaculiza su capacidad para abordar cuestiones transnacionales. Esto podría convertirse en un problema mayor ya que el oleoducto TAPI es un proyecto transnacional que atraviesa cuatro países, por lo que requeriría la cooperación del gobierno de Turkmenistán y, por lo tanto, adoptaría un enfoque transnacional. Si la historia reciente sirve como guía, hay poco espacio para esperar grandes mejoras en esta área.

Si bien Turkmenistán ciertamente tiene suficientes recursos de gas, el alcance de su capacidad para desarrollarlos en términos de gobernanza, tecnología, mano de obra calificada y capital es menos claro. La corrupción y los procesos débiles impiden que los ciudadanos se beneficien plenamente de la riqueza de recursos de su país. Los ingresos de los abundantes recursos energéticos del país solo han beneficiado a un pequeño círculo de élites gubernamentales y no han llegado a la gente común, como lo demuestran los altos niveles de pobreza y escasez de alimentos. Esta situación, a su vez, podría comprometer a TAPI y poner en peligro sus perspectivas.

Sin embargo, la mejor esperanza inmediata de Turkmenistán para la diversificación de las exportaciones es el proyecto del oleoducto TAPI. La importancia estratégica de TAPI para Turkmenistán es indudable, ya que la infraestructura existente ha sido diseñada en gran parte para acomodar el flujo de gas turkmeno hacia el este a China o hacia el norte a Rusia. Turkmenistán no cuenta con la infraestructura de transporte necesaria para llevar el gas a nuevos mercados por sí solo. Una infraestructura de gasoductos heredada después del colapso de la Unión Soviética significó que Rusia poseía un control casi total sobre el transporte de gas turkmeno al exterior. Sin embargo, desde 2009, China ha reemplazado a Rusia como el pilar del negocio de gas de Turkmenistán y de sus ingresos por exportaciones. En consecuencia, Turkmenistán no tiene influencia real en las conversaciones sobre los precios del gas con Rusia o China. Para que Turkmenistán se convierta en el dueño de sus propios recursos de gas, debe forjar nuevas rutas de transporte de energía para poder diversificar sus exportaciones a nuevos mercados, lo que a su vez puede impulsar el suministro de gas a precios más altos.

Sin embargo, el momento del impulso del oleoducto puede tener que ver con algo más que energía y efectivo. La visita oficial de la India a Turkmenistán se produjo en un momento en que China ha asumido un papel más importante en la región. Por ejemplo, la visita de los presidentes indios a Turkmenistán coincidió con el lanzamiento de la Iniciativa Tunxi por parte de China, un conjunto de promesas hechas por representantes de Afganistán, China, Irán, Pakistán, Rusia, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán para ayudar con las necesidades económicas, económicas y económicas de Afganistán. desarrollo político y humanitario. Aunque India no fue invitada, China hizo hincapié en mencionar TAPI y el puerto de Chabahar, proyectos que involucran a India. India también fue excluida de una reunión separada dirigida por China de enviados especiales para Afganistán de China, Estados Unidos y Rusia, un grupo conocido como la Troika Extendida. Un desaire notable, destaca las aspiraciones de Beijing de desempeñar un papel de liderazgo en la región, lo que solo agrava las preocupaciones indias sobre el posible cerco chino.

Si TAPI se pone en marcha, se acumularán grandes beneficios para Turkmenistán. En el mejor de los casos, TAPI tiene el potencial de transformar a Turkmenistán sin salida al mar en un jugador estratégico en la región y aprovechar sus vastas reservas de gas. Igualmente, TAPI podría convertirse en una plataforma para apoyar las ambiciones estratégicas de Nueva Delhi. Sin embargo, el proyecto enfrenta grandes incertidumbres. Si bien aún está por verse el resultado de la visita, la prioridad renovada del oleoducto TAPI puede ayudar finalmente a impulsar el proyecto hacia el inicio.

Ir arriba