El nuevo enfoque de China en las actividades cibernéticas estadounidenses

En los últimos años, las empresas chinas han publicado varios informes acusando a las agencias estadounidenses de ciberataques a la infraestructura china. Aunque China ha publicado durante mucho tiempo datos sobre la cantidad de intentos de piratería en EE. UU., los informes detallados no eran algo común. Informes recientes indican que Beijing está intensificando sus esfuerzos en la construcción narrativa centrándose en las actividades cibernéticas maliciosas de los Estados Unidos.

A lo largo de los años, varios institutos y organismos afiliados al estado en los EE. UU. han expuesto las actividades de espionaje cibernético de China en los EE. UU. y en otros países. Por ejemplo, Mandiant, una empresa de seguridad cibernética con sede en EE. UU., ha publicado varios informes que detallan los ataques cibernéticos chinos en los Estados Unidos. Además, la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad de EE. UU. (CISA) publica informes sobre la actividad cibernética maliciosa china. Estados Unidos también lleva a cabo sesiones de testimonios transmitidas públicamente que exploran las actividades y amenazas cibernéticas de China. Estos informes y testimonios han llevado el discurso sobre las actividades cibernéticas de China a una audiencia global, haciendo que todos sean conscientes de las posibles amenazas cibernéticas que surgen de China.

Las empresas chinas, los expertos en seguridad y los líderes creen que estas acusaciones de ataques cibernéticos chinos son intentos de difamar a China. Por ejemplo, el Global Times, de propiedad estatal, citó las opiniones expresadas por empresas y expertos chinos de que se trataba de intentos estadounidenses de difamar a China. Del mismo modo, un artículo publicado por el Instituto de Estudios Internacionales de China (CIIS) en 2020 también criticó a Estados Unidos por hipocresía en ciberseguridad después del informe Qihoo 360 de 2020.

Como resultado, muchos expertos y líderes chinos pidieron a China que emitiera informes similares que expusieran los ciberataques estadounidenses en China. Por ejemplo, solo unos días antes de que Pangu Lab publicara su informe sobre el ciberespionaje estadounidense, Hu Xijin, ex editor en jefe de Global Times, lamentó en su blog personal de WeChat que, de vez en cuando, organizaciones e individuos extranjeros afirman haber ha sido víctima de ataques cibernéticos de China, mientras que China no tiene más que números secos de ataques cibernéticos estadounidenses contra China.

Otro punto de frustración fue el silencio del gobierno chino o la falta de una respuesta coherente a las acusaciones estadounidenses de ciberataques patrocinados por el estado chino. Esto parece estar cambiando lentamente. En 2020, el Ministerio de Relaciones Exteriores había renunciado a EE. UU. como un imperio de hackers. Los recientes informes de prensa del ministerio han destacado los informes publicados por las empresas de seguridad chinas, y la maquinaria de propaganda patrocinada por el estado también está haciendo lo mismo.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Además, el Ministerio de Relaciones Exteriores también está publicando los comentarios separados de su portavoz sobre los ataques cibernéticos estadounidenses. El ministerio ha publicado declaraciones separadas de portavoces que destacan los hallazgos de los tres informes de Qihoo 360, el informe del Equipo Técnico de Respuesta a Emergencias de la Red Informática Nacional (CNERT) y el informe de Qi An Pangu Lab, respectivamente. Esta es la nueva estrategia de Beijing para responder a Washington.

Sin embargo, los mensajes de China no están dirigidos solo a los EE. UU., sino a una audiencia global más amplia. Aprovechando tales informes, Beijing destaca que los ataques cibernéticos de Estados Unidos amenazan incluso a los aliados de Estados Unidos. Esto fue evidente en la declaración de Wang Wenbins del 24 de marzo, donde enfatizó: Como podemos ver en operaciones expuestas como Dirtbox, PRISM, Irritant Horn y Telescreen, EE. UU. ni siquiera perdona a sus aliados y socios en su cibervigilancia y ataques globales. .

Además, el informe de Pangu Lab estaba disponible en mandarín e inglés, y enumeraba todos los demás países en los que supuestamente había penetrado la NSA. Esta lista incluía objetivos de la India, el Reino Unido, Australia, Japón y muchos otros países, lo que destaca que los socios estadounidenses también fueron víctimas de actividades cibernéticas maliciosas.

A medida que ambos países se enfrenten en una variedad de temas, desde la tecnología hasta la diplomacia, es probable que estos esfuerzos de construcción narrativa se intensifiquen aún más. Hasta ahora, las actividades maliciosas chinas en el ciberespacio han recibido la mayor parte de la atención. Ahora Beijing está tratando de equilibrar la balanza.

Ir arriba