El gran debate sobre la democracia de Vietnam

Doi Moi, las reformas económicas de Vietnam desde fines de la década de 1980, crearon oportunidades económicas que sacaron a millones de personas de la pobreza. Sin embargo, impulsado por tres décadas de crecimiento económico, Vietnam ahora enfrenta las consecuencias asociadas de degradación ambiental, desigualdad y pérdida de recursos estatales debido a la corrupción. Además, la dependencia de Vietnam del capital de inversión extranjero sin aprovechar los efectos indirectos de la tecnología y la gestión no ha logrado reducir la dependencia de la economía de la mano de obra barata y no calificada. Esta grave situación se ve exacerbada por el cambio demográfico, principalmente debido al envejecimiento de la población. Muchos temen que la trampa del ingreso medio deje atrás a Vietnam a medida que la innovación impulse a otras economías en avance a competir globalmente en la era de la información.

Inspirándose en las historias de desarrollo de los países de Asia oriental que han experimentado los beneficios de adoptar los principios democráticos, hay opiniones oficiales e informales de que Vietnam necesita un segundo Doi Moi centrado en la reforma política. Si se permite que surjan nuevas instituciones y prácticas políticas y que conduzcan a nuevas formas de gobernar y nuevas ideas políticas, la economía puede girar hacia actividades más abiertas e innovadoras basadas en la ciencia y la tecnología. Es apropiado preguntarse cómo el actual sistema de gobierno puede marcar el comienzo de una nueva era de transformación económica cuando tantos en la cima se benefician del viejo modelo basado en la explotación de la mano de obra y los recursos naturales.

Las reformas institucionales están en marcha, pero a menudo solo a nivel administrativo, impulsadas por regulaciones y leyes simplificadas para evitar superposiciones y duplicaciones. Conceptos como la separación de poderes (es decir, los tres poderes del Estado) o la sociedad civil siguen siendo tabú para el gobierno. Aunque el concepto de democracia ha sido mencionado oficialmente como una de las prioridades estratégicas del país junto con la justicia y la civilización, la democratización sigue siendo un término políticamente delicado porque se supone (y se teme) que conducirá al pluralismo político y, por lo tanto, amenazará la estabilidad de Vietnam. -sistema de partidos. El gobierno cree firmemente que el actual régimen de (aparente) unidad política es preeminente e inalterable.

Países democráticos como Corea del Sur y Taiwán demostraron en las décadas de 1970 y 1980 cómo el pluralismo político puede superar los cuellos de botella económicos. Al mismo tiempo, los modelos de socialdemocracia que se encuentran en los países escandinavos muestran cómo los valores socialistas y los sistemas democráticos son compatibles e incluso productivos en determinadas circunstancias. Sin embargo, muchas autoridades vietnamitas creen que Vietnam tiene un contexto histórico, político y cultural único al que casi no se le puede aplicar ningún modelo externo. De hecho, los intelectuales radicales especulan que el gobierno comunista de Vietnam no tiene otro modelo que el que ejerce el Partido Comunista Chino.

Esto ha llevado a una división ideológica. Un lado abraza el modelo actual y siempre apunta hacia los defectos y fallas de los países democratizados. El otro lado aboga por modelos políticos pluralistas que los opositores ideológicos descartan como inadecuados para Vietnam. ¿Qué se puede aprender de este debate?

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Puntos de vista estáticos versus dinámicos sobre la democratización

Se puede decir que ambos lados de esta división ideológica tienen limitaciones en su pensamiento. Es decir, ambos consideran que los cambios institucionales son un proceso estático más que dinámico. Dado que Vietnam es un país en transición, la reforma adaptativa de las instituciones políticas es necesaria para mantener el movimiento hacia un sistema democrático que facilite el crecimiento económico como se observa en el camino histórico de muchos de los países desarrollados del mundo. Al mismo tiempo, los modelos democráticos no están exentos de fallas, como lo ha demostrado la elección de líderes y partidos en la franja ideológica en países de todo el mundo en los últimos años (ejemplos son los Estados Unidos, Brasil y partes de Europa del Este).

Como tal, el pueblo de Vietnam debe aceptar la responsabilidad compartida de equilibrar el poder y corregir continuamente el rumbo. La democracia es un valor universal aceptado porque, en estado puro, es el mejor sistema para asegurar una sociedad justa y equitativa a través del gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, como decía Abraham Lincoln.

En esencia, un gobierno es y debe ser un reflejo de los intereses del pueblo para proteger el derecho de cualquier individuo a participar en la vida política y pública. En un país justo e igualitario, el Estado protege los valores y las instituciones democráticas. Para lograr este ideal, la sociedad debe estar decidida y firme a superar las barreras en el camino hacia la democracia y hacerlo por medios pacíficos, productivos y justos.

Así, una forma dinámica de pensar en la reforma de la gobernabilidad es aceptar y facilitar la participación de los ciudadanos en los asuntos del país, ya sea directa o indirectamente. En ese camino, toda nación civilizada progresa en función de sus circunstancias históricas, culturales y económicas. La fijación con el sistema actual (incluidos los intereses que actualmente se benefician de él) y la adopción rígida de cierto modelo basado en ideologías estrictas sobre la economía y las relaciones entre el Estado y la sociedad es un enfoque estático, contraproducente y subdesarrollado sin potencial para generar la flexibilidad necesaria para modernizar las instituciones y las estructuras económicas. En Vietnam, tanto el gobierno como sus decididos opositores caen en extremos opuestos.

El camino práctico a seguir es una comprensión basada en el consenso sobre el progreso que reconozca la pluralidad de intereses y proporcione un espacio para la expresión productiva sin consecuencias negativas. En tales circunstancias, se puede romper el atasco del pensamiento ideológico y se pueden considerar todas las ideas nuevas. Este enfoque resuelve las contradicciones propias de la ideología, dirigiendo el debate desde si elegir un modelo prescriptivo u otro hasta cómo se puede crear un nuevo sistema que incorpore los aspectos que se consideren útiles y equitativos. Este tipo de conversación productiva ayuda a las partes a hablar entre sí de manera más honesta y productiva, una fuerza estabilizadora que se enfoca en intereses compartidos en lugar de ideologías protegidas e intereses egoístas. Los temas relacionados con la separación de poderes, la sociedad civil y la posibilidad de pluralismo político deben discutirse de manera abierta y comprensiva sobre la base de las prácticas vietnamitas. Los intelectuales vietnamitas y los actores estatales pueden compartir sus visiones a nivel mundial tanto sobre las incertidumbres y oportunidades en las democracias como sobre el proceso de democratización en general.

Implicaciones con respecto al caso de China

A pesar de la tendencia progresiva de abrazar los principios democráticos, el estado comunista chino consolida cada vez más su poder político a través de la legitimidad que le confieren los logros económicos (un enfoque también plagado de defectos). China también está aprovechando globalmente su tamaño único, una opción que no está disponible para Vietnam. En los esfuerzos de posicionamiento global de China, los intelectuales chinos se ven obligados, ya sea de manera involuntaria o intencional, a cumplir con las directivas ideológicas en nombre del patriotismo. A menudo optan por apoyar los esfuerzos del gobierno para consolidar el poder estatal y limitar la participación pública en las políticas y los asuntos políticos. Los llamados modestos a la democratización en el contexto chino se silencian fácilmente mediante el control de la información y las restricciones a la organización política y actividades relacionadas.

La estabilidad de China, por lo tanto, depende de la restricción de la participación de la gente en la vida política y del control gubernamental de la información sobre la gente, con la legitimidad del partido proveniente principalmente de décadas de crecimiento económico y, más recientemente, a través del ruido de sables geopolíticos (especialmente en el Mar de China Meridional, Hong Kong, China). y Taiwán). Este enfoque puede estabilizar actualmente el entorno político interno, pero solo aumenta el potencial de inestabilidad en el extranjero. Como tal, el estado debe redoblar continuamente el control social y político interno para evitar cualquier pérdida de poder o percepción de amenaza al poder.

Vietnam no puede, ni necesita, caer en una situación tan precaria y tensa.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Por el contrario, habiendo Vietnam abierto y aceptado el camino hacia la democracia, intelectuales, autoridades y ciudadanos juntos pueden abrazar las virtudes de la participación cívica como principio rector en el que el poder del pueblo es primordial. En ese momento, los intelectuales vietnamitas y el gobierno recuperarían sus propias ventajas únicas, las ventajas de una discusión abierta y práctica que considere todas las oportunidades viables. Esto diferenciaría a Vietnam de China. Los enfoques de los dos países sobre el poder estatal son completamente diferentes, impulsados ​​por sus diferentes fundamentos de historia, política y cultura, según lo declarado por el gobierno.

Ir arriba