Desafiando la división nacional, los indios y los pakistaníes se unen en matrimonio

Nos veíamos como individuos más que como indios o paquistaníes. Siento que es similar a discriminar a alguien por su casta, credo y raza, algo que no está en sus manos para nada, dice Pritam, quien cree firmemente que uno no debe ser discriminado por su lugar de nacimiento. .

Pritam y Fiza (nombres cambiados), se conocieron mientras estudiaban derecho en la Universidad de Oxford en 2005 y se casaron en 2012. Aunque a los ojos de la sociedad, el suyo es un matrimonio interreligioso y transcultural, ya que Pritam es brahmán asamés, mientras que Fiza es un musulmán punjabi paquistaní, no consideran tales construcciones sociales como barreras.

Fiza, que proviene de una familia conservadora, dice: Informé a mis padres sobre Pritam después de casarme. En ese momento estábamos en Londres y los invitamos a conocernos. Se quedaron con nosotros durante tres semanas y se encariñaron con Pritam, pero nunca revelaron nuestro matrimonio a nuestra familia extensa debido a la presión social.

Pritam y Fiza son de las pocas parejas valientes que juntas luchan contra nociones rígidas ancestrales que imponen restricciones absurdas a las personas.

Pritam y Fiza están más preocupadas por su hija de 1 año, que es demasiado pequeña para comprender estas complejidades sociales. Temen tener que mudarse a un país neutral a pesar de sus deseos de quedarse y servir a la tierra a la que pertenecen.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Es tan divertido que mis amigos que se casaron con un alemán o un australiano pueden obtener una tarjeta PIO (Persona de origen indio) muy fácilmente para sus cónyuges, mientras que Fiza no puede, cuando Pakistán está histórica, cultural, social y geográficamente más conectado con nosotros, dice Pritam.

La división de India y Pakistán en 1947 desarraigó a millones de personas y sus sombras de odio y división aún acechan a las dos naciones. Desde entonces, la relación entre ellos ha sido poco amistosa e inhóspita. Sin embargo, a pesar de las amargas relaciones nacionales, los matrimonios entre indios y paquistaníes siguen celebrándose.

Estos matrimonios desafían los estereotipos creados en torno al otro país. Para algunas parejas, el matrimonio en el país vecino es un arreglo arreglado. Para otros, el amor sucede orgánicamente y las fronteras son solo líneas.

Naresh Tiwani tuiteó al ministro de Relaciones Exteriores de la India para que le ayudara a obtener visas para que la familia de su entonces prometida asistiera a su boda en noviembre de 2016. Foto proporcionada por Naresh Tiwani.

Naresh Tiwani y Priya Bachini se casaron el 7 de noviembre de 2016 cuando las tensiones entre los dos países eran altas. Priya y su familia son de Karachi, Pakistán y no pudieron obtener visas cuando se acercaba la fecha de la boda. Naresh tuiteó su situación a la entonces ministra de Relaciones Exteriores, Sushma Swaraj, quien intervino para ayudar a Priya y su familia a obtener visas.

Fue bastante agotador para ambas familias porque la fecha de la boda estaba muy cerca y la embajada india no estaba otorgando visas y aún así Priya se queda en India con una visa a largo plazo (LTV) y no ha visitado Pakistán después de nuestro matrimonio, dijo Naresh.

Naresh y Priya pertenecen a la comunidad Sodha, conocida por tener matrimonios transfronterizos como parte de su tradición. Hay ciertos clanes en ambos lados de la frontera que culturalmente no tienen opciones de matrimonio y por lo tanto prefieren optar por matrimonios transfronterizos. El gobierno debe garantizar un régimen amistoso de visas al menos para tales matrimonios y el proceso de otorgarles la ciudadanía debe ser liberal, dijo Hindu Singh Sodha, fundador de Seemant Lok Sanghatan, una ONG que se esfuerza por facilitar el proceso de matrimonio transfronterizo.

Algunos matrimonios transfronterizos también reflejan lazos familiares transfronterizos. Parveen Irshad, quien se casó con Irshad Mirza en 1981, dice mientras está sentada en su antigua casa de Delhi: Esta es la casa de mis Dadas [abuelos]. Mi marido es mi primo.

Parveen vino a visitar a su familia a la India, sin intenciones de casarse. Mi matrimonio no fue planeado. Mis padres sintieron que Irshad era un buen compañero para mí y nos casaron. Ha estado en India con una visa de largo plazo (LTV) desde que se casó y no puede mudarse de Delhi.

Parveen Irshad, quien se casó con Irshad Mirza en 1981, se sienta en su antigua casa de Delhi. Foto de Ayesha Khan.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Parveen ha tenido la suerte de visitar Pakistán una vez cada dos años desde que se casó. Cuando voy a Pakistán, visito lugares. Aquí en India no puedo, debido a restricciones de visa.

La hija mayor de Parveen también está casada con un pakistaní. Mi hija es una india orgullosa y todavía tiene su pasaporte indio. Siento que India y Pakistán deberían permitir que las personas tengan doble ciudadanía, ya que muchas familias se dividieron durante la Partición y sus hijos son leales a ambos lados, dice ella.

El gobierno de la India otorga la ciudadanía a cualquier persona que viva aquí durante cinco años, pero han declarado a Pakistán como una nación enemiga por ley, razón por la cual los paquistaníes enfrentan tantos problemas. Los cónyuges paquistaníes tienen que permanecer con visas a largo plazo durante años y pasar estrictos controles regulares, explicó Imran Ali, abogado y profesor.

A pesar de las innumerables dificultades, estas parejas desean la paz, la prosperidad y la amistad entre ambos países y creen que los matrimonios como el suyo deben seguir realizándose para luchar contra la política del odio.

Como dice Kabir, un poeta venerado en ambas naciones:

Hadd gayi anhadd gaya, raha Kabira hoye.
Behadi maidan mei, raha Kabira soye.
(Cruzando los límites, lo ilimitado se ha convertido en Kabir.
En la tierra de lo ilimitado, así duerme Kabir.)

Ayesha Khan y Tahira Noor son estudiantes de Periodismo Convergente en la Universidad Jamia Millia Islamia.

Ir arriba