Comprender los esfuerzos de modernización militar de Vietnam

Entre 2003 y 2018, el gasto militar de Vietnam aumentó en un 687 por ciento. Sin embargo, la cifra en sí, aunque impresionante, no cuenta la historia completa de cómo Vietnam pudo transformar a las fuerzas armadas de una fuerza endurecida por la batalla pero tecnológicamente deficiente de la era de la guerra de Vietnam en las fuerzas armadas relativamente modernas y capaces del presente.

Las semillas del programa de modernización militar de Vietnam se plantaron poco después del establecimiento de la República Socialista de Vietnam en 1976, cuando el país fue invadido por su gigantesco vecino, la República Popular de China. En febrero de 1979, Beijing envió cientos de miles de tropas a través de la frontera norte de Vietnam, luego de que Hanois derrocara al régimen de los Jemeres Rojos respaldado por China en Camboya el mes anterior. La breve pero devastadora guerra costó decenas de miles de vidas, incluyendo un número incalculable de civiles.

Cuando Vietnam lanzó la política doi moi para reformar y abrir su economía en 1986, los líderes del país enfatizaron la necesidad de fortalecer la seguridad fronteriza y modernizar su ejército. Aspiraban a convertir el Ejército Popular de Vietnam en una fuerza regular, razonablemente organizada, equilibrada, compacta y robusta para proteger la soberanía nacional ganada con tanto esfuerzo y mantener la seguridad de sus fronteras, espacio aéreo, islas y aguas circundantes.

Sin embargo, los costos relacionados con la desmovilización de las fuerzas armadas de Vietnam y la pérdida de la asistencia militar soviética al final de la Guerra Fría provocaron importantes recortes en el presupuesto anual de defensa del país, que cayó de 1.310 millones de dólares en 1987 a unos míseros 431 millones de dólares en 1987. 1994.

Fue durante ese período, en marzo de 1988, China usó la fuerza para apoderarse de varias características en las Islas Spratly de Vietnam, en un incidente violento que provocó la muerte de 64 miembros del personal vietnamita.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

En 1991, los líderes vietnamitas admitieron que la calidad agregada de las fuerzas armadas no cumplía con los requisitos de la situación en la que se encontraba la nación. Por ejemplo, el poder de combate militar, el nivel de preparación para el combate y la calidad del entrenamiento de algunas unidades permanecieron bajos. Nuevamente, Vietnam apuntó a modernizar su ejército con el interés de proteger sus intereses nacionales, especialmente de una China que ahora se estaba volviendo cada vez más rica y poderosa.

Al enfatizar una política exterior de independencia y autosuficiencia, Vietnam primero respondió a la amenaza de China iniciando un modesto programa para mejorar sus fuerzas navales y aéreas a mediados de la década de 1990. Entre 1995 y 1999, Hanoi encargó seis aviones de combate, seis aviones de combate/ataque terrestre y 40 misiles antibuque.

No fue hasta 2001 que los líderes del país decidieron hacer una inversión adecuada en la industria de defensa y equipar a las fuerzas armadas con tecnologías modernas. De 2001 a 2005, Vietnam se equipó con un arsenal que incluía dos sistemas de misiles tierra-aire (SAM), 75 SAM, 50 SAM portátiles, 50 misiles aire-aire de corto alcance, 100 misiles aire-superficie, 270 misiles antibuque, dos lanchas patrulleras, cuatro aviones de combate/ataque terrestre y ocho lanchas de ataque rápido. Todos estos se obtuvieron de Rusia, lo que demuestra la prominencia continua de los lazos de la era de la Guerra Fría entre Hanoi y Moscú. Además, Vietnam compró dos aviones de patrulla marítima de Polonia y 13 aviones de combate/ataque terrestre de Chequia y Ucrania.

El informe político de 2006 del 9º Comité Central, presentado en el 10º Congreso Nacional del Partido Comunista de Vietnam (CPV), aspiraba a convertir a Vietnam en una economía marina regional fuerte. El plan implicaba el desarrollo de un sistema de puertos marítimos, transporte marítimo, explotación y procesamiento de petróleo y gas, y productos marinos y servicios marítimos. Para lograr esto, Vietnam necesitaba formular e implementar una estrategia integral tanto para el desarrollo económico como para asegurar el control sobre las áreas marítimas circundantes.

Entre 2006 y 2010, Vietnam duplicó su presupuesto de defensa de 1280 millones de dólares a 2670 millones de dólares. El país fortaleció aún más su defensa al adquirir dos sistemas de defensa costera, cinco sistemas SAM más, 200 misiles antibuque, 200 cohetes guiados y bombas guiadas, 160 torpedos, seis patrulleras, seis submarinos y 20 aviones de combate/ataque terrestre.

En particular, después de que China adjuntó un mapa que mostraba la llamada línea de nueve guiones a su nota verbal a las Naciones Unidas en mayo de 2009, Hanoi firmó un contrato de $ 2 mil millones con Moscú para comprar seis submarinos de la clase Kilo. Estos submarinos de última generación, que se dice que son los más silenciosos del mundo, le dieron a Vietnam la capacidad de realizar misiones de reconocimiento antisubmarinos, antibuques y generales, así como misiones de patrulla. Cuando Vietnam puso en servicio el último de los seis submarinos en enero de 2017, poseía la flota de submarinos más moderna del sudeste asiático. Hanoi también equipó sus Kilos con misiles de crucero supersónicos 3M-14E Klub rusos antibuque y de ataque terrestre, potencialmente capaces de golpear el continente chino.

Desde entonces, el poder naval ha sido el foco prioritario del programa de modernización militar de Vietnam. Durante el XI Congreso Nacional de la CPV en 2011, los líderes se comprometieron a garantizar que las fuerzas armadas fueran gradualmente equipadas con equipos modernos, en primer lugar para la marina, la defensa aérea, la fuerza aérea, las fuerzas de seguridad y la inteligencia. Entre 2011 y 2015, Hanoi agregó a su arsenal dos fragatas, cuatro patrulleras, cuatro sistemas de búsqueda aérea, 30 radares de búsqueda aérea, 12 aviones FGA, cinco sistemas SAM más y 30 misiles antibuque, entre otras adquisiciones.

Este período también coincidió con el aumento de la turbulencia en el Mar de China Meridional. Desde 2014, China ha emprendido la recuperación y militarización a gran escala de elementos en disputa en las islas Spratly. También ha desplegado una amplia gama de misiles y activos militares en sus islas artificiales, que podrían usarse para negar a otros países el acceso a los dominios marítimos y aéreos del Mar de China Meridional. Además, en mayo de 2014, Beijing desplegó una plataforma petrolera estatal en aguas en disputa a unos 222 kilómetros de la costa de Vietnam.

Durante el XII Congreso Nacional del CPV en 2016, los líderes vietnamitas dejaron claro que era necesario incrementar los recursos disponibles para la defensa y crear las bases materiales y técnicas para que el Ejército del Pueblo cumpla con los requerimientos y tareas de protección del país.

Después del incidente de la plataforma petrolera en 2014, también hubo un cambio en la estrategia de Vietnam. Además de los esfuerzos de autoayuda, Vietnam ha intensificado la cooperación en materia de defensa con las principales potencias. Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y otros han ayudado a Vietnam a mejorar su capacidad de hacer cumplir la ley y su seguridad marítima. Entre los grandes artículos, Corea del Sur acordó transferir una corbeta Po Hang a Vietnam en 2017, que se entregó al año siguiente. La Guardia Costera de EE. UU. transfirió un cúter de clase Hamilton a la Guardia Costera de Vietnam en mayo de 2017 y prometió entregar un segundo en algún momento de 2020.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

A pesar de los esfuerzos de modernización de Vietnam, su presupuesto de defensa sigue siendo solo una fracción del de China. Beijing gastó $ 253,5 mil millones en militares en 2018, una cantidad 44 veces mayor que los $ 5,8 mil millones gastados por Vietnam. Aunque el gasto militar de Vietnam se ha multiplicado casi por siete desde 2003, ha rondado el 2,34 por ciento de su PIB y se ha correlacionado con el PIB en un 98,5 por ciento. Esto no es sorprendente, dado que bajo la Ley de Presupuesto del Estado de Vietnam, el país determina su presupuesto de defensa nacional sobre la base de su tasa de crecimiento socioeconómico.

Dada la fuerte dependencia económica de Vietnam de China, el curso futuro de la modernización militar de Vietnam presenta una situación irónica, en la que los lazos económicos con China juegan un papel importante en impulsar el crecimiento económico de Vietnam, lo que le da a Vietnam los recursos para defenderse contra la asertividad de Beijing en el mar de China Meridional.

Bich T. Tran es Ph.D. candidato en la Universidad de Amberes. Es investigadora invitada en el Centro de Investigación de Asuntos Globales en Kioto y ex becaria visitante de Estudios de Asia en el Centro Este-Oeste en Washington.

Ir arriba