Cómo Imran Khan está interrumpiendo la economía política de Pakistán

Primero como jugador de críquet y ahora como político, Imran Khan ha perfeccionado durante años el arte de atraer a la multitud. Un día después de que se convirtiera en el primer primer ministro en la historia de Pakistán en ser derrocado mediante una moción de censura, los partidarios de Khan se manifestaron en gran número. Desde entonces, Khan se ha dirigido a grandes multitudes en Peshawar, Karachi y Lahore, demostrando que sigue siendo extremadamente popular, especialmente entre la población urbana.

La capacidad de Khan para obtener estos números debe verse como parte de un fenómeno global más amplio, en el que sectores significativos de la sociedad, especialmente los votantes más jóvenes, se han unido cada vez más a los líderes populistas.

Un impulsor central de este sorteo es el rechazo a las élites del statu quo que, según el argumento, extrajeron riqueza y beneficios para unos pocos a expensas de la mayoría. Esta creencia en los Estados Unidos atrajo a los votantes tanto a Bernie Sanders como a Donald Trump, y aunque sus partidarios no estaban de acuerdo con las políticas y la ideología, estaban unidos en su ira por las élites del statu quo.

En Chile, un movimiento similar condujo a la elección de un hombre de 36 años como presidente; en India, Narendra Modi se hizo popular en medio de los gritos de que no hay alternativa, con millones de jóvenes indios votando por él para un segundo mandato a pesar del creciente desempleo juvenil.

En Pakistán, la ira por el statu quo se ha estado acumulando durante años, comenzando con la transición del país a la democracia en 2007-08. Khan ha estado en el centro del movimiento, criticando constantemente la corrupción y la extracción de riqueza en la economía política cleptocrática de Pakistán. Esta coherencia en los mensajes es un gran atractivo para quienes creen en figuras como Khan.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Otro impulsor clave de su popularidad ha sido la juventud urbana: la edad media en Pakistán es de unos 23 años, lo que significa que la mayoría de los pakistaníes nacieron después de que el país realizara sus pruebas nucleares. Esta generación está influenciada por el nacionalismo y el Islam, ambos difundidos a través de los planes de estudio de Estudios de Pakistán en escuelas públicas y privadas. Crecieron en la dictadura de Musharraf, que hasta el día de hoy se considera los buenos viejos tiempos en los salones de clase media y media alta. El fin de la dictadura fue seguido por los años traumáticos de la transición democrática, marcados por una creciente incertidumbre económica, escasez crónica de energía, miles de muertes a manos de terroristas y una creciente desigualdad.

Durante este mismo período, un escándalo de corrupción tras otro reforzó la opinión de que las élites civiles no eran dignas de gobernar el país. Los canales de los medios de comunicación y los principales presentadores de televisión popularizaron aún más esta narrativa, y las revelaciones de los Papeles de Panamá contra el establecimiento gobernante en ese momento fueron el último clavo en el ataúd.

Khan aprovechó esta creciente ira y aumentó su base política como parte de su cruzada contra sus oponentes políticos. La creciente digitalización amplificó su mensaje, con jóvenes nativos digitales que se ofrecieron como voluntarios para su partido, aprovechando las redes sociales y las redes de información democratizadas para difundir su mensaje.

Sin embargo, para llegar al poder, Khan tuvo que hacer ciertos compromisos. No solo necesitaba la aprobación del poderoso ejército del país, sino también de sus poderosos magnates comerciales, quienes comenzaron a financiar su partido. Los traidores profesionales, que cambian de lealtad en función de a quién el establecimiento está mostrando su apoyo, fueron bienvenidos, y los opositores políticos alegaron que el campo de juego no era parejo.

Después de las elecciones de 2018, su partido logró improvisar una coalición y Khan se convirtió en primer ministro con solo un margen de cuatro votos en la cámara baja del parlamento. Sin embargo, los compromisos que hizo en el camino significaron que estaba en una pendiente resbaladiza desde el principio. Es por eso que no fue una sorpresa que a los pocos meses de una disputa con el establecimiento militar de Pakistán, la oposición pudo ganar aliados políticos con éxito. Para mantener el control del poder, Khan trató de subvertir la constitución, solo para que la Corte Suprema del país retrocediera. Finalmente, una votación a altas horas de la noche del 10 de abril en la cámara baja del parlamento de Pakistán llevó a la destitución de Khan del poder.

Pero si bien Khan ha perdido el cargo de primer ministro, su base principal de seguidores no lo ha abandonado. Se están uniendo a su causa con mayor vigor, y aunque Khan ha dicho que fue expulsado por Estados Unidos por una extravagante teoría de la conspiración, sus partidarios en las redes sociales y en conversaciones privadas culpan al establecimiento militar.

Khan y sus principales seguidores también han mostrado un lado más peligroso en las últimas semanas: la voluntad de cambiar todo el marco constitucional si son expulsados ​​del poder. Esto significa que la democracia tambaleante de Pakistán, donde los partidos políticos han tratado de defender la constitución y las normas democráticas a trompicones, ahora enfrenta una amenaza desde adentro.

La insistencia de Khan en que es su camino o la carretera es sólo la última prueba que refleja el desdén de la burguesía pakistaní por la constitución. Las conversaciones de salón entre esta cohorte casi siempre presentan un monólogo sobre cómo alinear a los que Khan llama los ladrones y matarlos a todos es la solución a los problemas del país.

La juventud de Pakistán y la clase burguesa urbana de hoy son la base central de Khan. Ellos, por sí solos, difícilmente ganarán las elecciones, lo que significa que van a seguir agitando y repartiendo certificados de traición en los próximos meses.

Para un país que enfrenta otra crisis económica, esta polarización no podría haber llegado en peor momento. El país enfrenta quizás el mayor riesgo para la cohesión interna desde 1971, cuando Pakistán Oriental se separó para formar Bangladesh. Los opositores de Khan todavía tienen que demostrar que entienden la naturaleza y el alcance completos de la crisis que enfrenta el país.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Tampoco tienen una narrativa que pueda hacer retroceder efectivamente a Khan, particularmente en los centros urbanos. Todo esto significa que la volatilidad política no desaparecerá en el corto plazo y, a medida que la polarización continúa creciendo, no se puede descartar un mayor caos y agitación.

Ir arriba