¿Cómo afecta la sociedad de envejecimiento de Japón a su economía?

Japón, la tercera economía más grande del mundo, ha estado experimentando el problema del envejecimiento de la población en un grado sin precedentes. Más del 20 por ciento de la población de Japón tiene más de 65 años, la proporción más alta del mundo. Para 2030, una de cada tres personas tendrá 65 años o más, y una de cada cinco personas tendrá más de 75 años. El rápido proceso de envejecimiento en Japón es sorprendente debido a la alta tasa de crecimiento económico y los cambios en las estructuras familiares y sociales en el período de posguerra.

La disminución de la tasa de fertilidad de Japón se ha atribuido a varios factores, como el cambio de estilo de vida, las personas que se casan más tarde o no se casan en absoluto, y la inseguridad económica de las generaciones más jóvenes. El aumento de la esperanza de vida es otra fuerza impulsora detrás de la tendencia al envejecimiento. Hace cincuenta años, la esperanza de vida al nacer era de unos 72 años; desde entonces ha subido a 84 años.

Hay dos aspectos fundamentales detrás del envejecimiento de la población de Japón. Un aspecto es el aumento de la proporción de ancianos en la población total. El otro es el crecimiento más lento de la población, derivado directamente de la disminución de la tasa de fecundidad. El primero afecta el desempeño económico de Japón al aumentar la carga y los beneficios de la seguridad social. Este último tiene un impacto directo en el crecimiento económico al reducir la fuerza laboral, que es un factor importante en la producción. El rápido envejecimiento de la población y la disminución de la fuerza laboral están obstaculizando el crecimiento, advirtió el FMI en su último informe sobre Japón. El FMI también calculó que el impacto del envejecimiento podría reducir el crecimiento anual promedio del PIB de Japón en 1 punto porcentual durante las próximas tres décadas.

El efecto causal del envejecimiento está dejando su huella en la macroeconomía de Japón, especialmente en la fuerza laboral y la acumulación de capital. Debido al envejecimiento y la reducción de la población de las naciones, existe una mayor necesidad de abordar la escasez de mano de obra. Las personas eventualmente se jubilan y dejan la fuerza laboral a medida que comienzan a envejecer y, en la actualidad, no hay suficientes jóvenes en Japón para llenar este vacío debido también a la disminución de la tasa de fertilidad. Esto implica además que algunas de las grandes industrias de Japón, como la automotriz y la electrónica, no cuentan con la mano de obra para continuar con el nivel actual de producción. Si Japón no puede mantener sus niveles de producción, puede perder su lugar como la tercera economía más grande del mundo.

También es probable que el tema del envejecimiento haga insostenible el sistema de antigüedad entre la fuerza laboral, en el que los salarios aumentan en proporción a la antigüedad en una empresa. Esto conduce a menos oportunidades de promoción y también daña la moral de los trabajadores. Debido a una disminución en la población en edad de trabajar, Japón también espera ver una mayor participación femenina en la fuerza laboral en condiciones de mercado laboral más estrictas. El primer ministro Shinzo Abe actualmente está siguiendo ese camino, que se ha llamado Womenomics, donde se presiona e incentiva a las empresas para que contraten a más mujeres y otorguen más puestos de liderazgo a las mujeres.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

A medida que la población de Japón envejece, a la administración de Abe le resulta difícil equilibrar sus puntos de vista conservadores sobre la inmigración con la necesidad de trabajadores más jóvenes y calificados para impulsar la economía japonesa. Por lo tanto, a la nación se le ocurrió la idea de permitir más trabajadores extranjeros de manera controlada. Una nueva regulación que entró en vigor en abril de 2019 creó dos tipos de estatus de residencia/visado para personas extranjeras que trabajan en sectores que sufren escasez de mano de obra. Sin embargo, el impacto de la enmienda de 2019 a la Ley de Inmigración no se puede evaluar fácilmente. Es importante tener en cuenta que los países señalados como posibles fuentes de mano de obra para Japón también enfrentarán su propia escasez de mano de obra, especialmente en el sector del cuidado, en un futuro próximo.

Un estudio de la División de Población de la ONU publicado en 2000 encontró que Japón necesitaría aumentar su edad de jubilación a 77 años para mantener su proporción de trabajadores por jubilados. Actualmente, los jubilados gozan en gran medida de una buena situación económica y están cosechando los frutos de una vida larga y laboriosa. Sin embargo, es poco probable que los beneficios de los que disfrutan ahora puedan mantenerse para las generaciones futuras. Lo que agrava la creciente escasez de mano de obra son los crecientes gastos asociados con el envejecimiento, como las necesidades de cuidado de los enfermos y el hecho de que las personas mayores requerirán medicamentos adicionales y hospitalización.

La administración de Abes también prometió abordar esta crisis tomando medidas para apoyar a las parejas jóvenes en la crianza de los hijos, por ejemplo, haciendo que la educación preescolar sea gratuita. Su gobierno se ha fijado el objetivo de aumentar la tasa de fertilidad de nuevo a 1,8 para 2025, una meta que es poco probable que se logre tan pronto, dado que la tasa era de solo 1,43 en 2017.

El gobierno debe llevar a cabo reformas estructurales y laborales, que apuntarán a aumentar la productividad de la nación a pesar de la disminución de la oferta de mano de obra. Se debe alentar a más personas mayores y mujeres a que desempeñen roles activos en la fuerza laboral.

Las personas más saludables pueden trabajar más tiempo y con más energía, lo que sugiere que proteger la salud de las personas mayores intensificará su productividad y participación en la fuerza laboral. Además de los ahorros en costos de atención médica, los programas efectivos de promoción de la salud generarán ganancias en horas de trabajo productivo y rendimiento. Una población saludable también conducirá a mayores tasas de ahorro, menores gastos médicos y una mayor inversión extranjera directa. Al gobierno también se le ocurrió la idea de convertir a Japón en una sociedad sin edad en la que las personas de 65 años o más no se considerarán personas mayores y se les alentará a mantenerse saludables y seguir trabajando.

La Revisión de 2019 de las perspectivas de la población mundial, publicada en junio de 2019, predice que la proporción de personas de 65 años o más en Japón aumentará del nivel actual del 28 % al 38 % para 2050. Aunque el rápido envejecimiento de la población es un factor importante desafío para la economía japonesa, sus impactos negativos en el ahorro y la inversión pueden reducirse en gran medida estimulando el cambio tecnológico que aumente la mano de obra y extendiendo la vida laboral de las personas mayores.

Simran Walia actualmente está cursando una maestría en estudios japoneses en el Centro de Estudios de Asia Oriental de la Universidad Jawaharlal Nehru. Antes de esto, fue asistente de investigación en Observer Research Foundation.

Ir arriba