Cientos en Yakarta Protest Talk de 2024 retraso electoral

Cientos de manifestantes, en su mayoría estudiantes, salieron a las calles el jueves en la capital de Indonesia, expresando su preocupación por los rumores de que el gobierno está considerando posponer las elecciones presidenciales de 2024 para permitir que el presidente Joko Jokowi Widodo permanezca en el cargo más allá del límite legal de dos mandatos, calificándolo una amenaza para la democracia del país.

Los manifestantes también protestaron contra el aumento de los precios de los alimentos y el petróleo, una controvertida ley laboral y la persecución de activistas que se oponen a las políticas del gobierno.

Los sindicatos, las organizaciones de agricultores y los grupos de mujeres también se unieron a las protestas, que se reactivaron luego de otra manifestación el 11 de abril frente al edificio del Parlamento en Yakarta, donde la policía usó gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a la multitud, y en otras ciudades de todo el país. el país. La calma había regresado en gran medida durante los últimos 10 días.

Las autoridades de Yakarta bloquearon el jueves las calles que conducen al palacio presidencial y al edificio del Parlamento fuertemente custodiados. Los manifestantes habían marchado allí para exigir que los legisladores no retrasaran las elecciones ni enmendaran la constitución para permitir que Jokowi se presentara nuevamente en 2024.

Jokowi ha negado que su administración esté intentando retrasar la votación después de que altos políticos, incluido un aliado cercano, apoyaran la idea, y ordenó al Gabinete que confirme que la elección se fijó para el 14 de febrero de 2024.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

A pesar de las negativas, persisten las dudas sobre sus intenciones.

La protesta del jueves involucró a unas 800 personas, según el portavoz de la policía de Yakarta, Endra Zulpan, quien dijo que la multitud se dispersó pacíficamente cuando cayó la oscuridad.

Los manifestantes criticaron la Ley de Creación de Empleo del país, ampliamente criticada, que fue declarada inconstitucional en un fallo de la Corte Constitucional en noviembre pasado, e instaron al gobierno y la legislatura a suspender las deliberaciones en curso para enmendarla. Los críticos han dicho que paralizaría los derechos laborales y dañaría el medio ambiente.

Los manifestantes también exigieron que el gobierno ponga fin a la supuesta violencia y opresión contra los activistas que defienden los derechos de los desfavorecidos, incluidos los desplazados por los proyectos de desarrollo del gobierno, así como a los opositores que critican a la administración Jokowi.

La Policía Nacional ha sido criticada por presuntamente usar fuerza excesiva contra presuntos delincuentes y abusar de la ley al criminalizar a críticos y activistas.

Los manifestantes cerca de las calles bloqueadas hacia el palacio presidencial buscaban reunirse con Jokowi. Abuchearon al presidente por no cumplir con ellos. Un orador leyó sus demandas, incluyendo que el gobierno reduzca inmediatamente el precio del combustible y los alimentos básicos, incluido el aceite de cocina, que se disparó en los últimos meses, y aumente los salarios para contrarrestar la inflación.

Seguiremos luchando y la ola de manifestaciones continuará si el gobierno no escucha nuestras demandas, gritó a la multitud un orador parado encima de un pequeño camión.

Poderosas figuras políticas, incluidos los ministros del gabinete Luhut Binsar Pandjaitan y Airlangga Hartarto, quien también es presidente del partido Golkar en la coalición gobernante, han sugerido que las elecciones deberían retrasarse.

Los partidarios han argumentado que Jokowi necesita más tiempo para lidiar con la economía, que se desplomó durante la pandemia, y completar su agenda, incluido un proyecto de $35 mil millones para trasladar la capital a la isla de Borneo.

Los presidentes están limitados a dos mandatos según la primera enmienda a la Constitución de Indonesia, que se aprobó en 1999, un año después de que el dictador Suharto fuera derrocado por protestas masivas a favor de la democracia.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Suharto gobernó Indonesia durante más de tres décadas bajo un régimen autoritario, a menudo violento. Durante su gobierno, la corrupción y los abusos de los derechos se hicieron rampantes a medida que la élite saqueaba la economía. Su caída marcó el comienzo de la democracia, y el límite de mandato está destinado a evitar que se repita el pasado autoritario.

Ir arriba