China y Uzbekistán: ¿Una asociación de desarrollo emergente?

Uzbekistán ha estado ampliando su cooperación económica con China en su objetivo de conectarse con las rutas comerciales y de transporte mundial. En una reunión reciente en la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) en Beijing, Uzbekistán presentó su Estrategia de Desarrollo de Nuevo Uzbekistán para 2022-2026. La estrategia, presentada en idioma chino, prevé que Uzbekistán profundice sus relaciones económicas con China. Rusia no se menciona explícitamente.

El compromiso económico de Uzbekistán con China se trata principalmente de infraestructura. Un área importante de cooperación es el muy esperado proyecto ferroviario China-Kirguistán-Uzbekistán (comúnmente conocido como CKU), un ferrocarril multimodal de 4.380 kilómetros que tiene como objetivo conectar la ciudad china de Lanzhou con la capital de Uzbekistán, Tashkent. Si bien el ferrocarril se ha estado construyendo desde la década de 1990, no existe una conexión ferroviaria que conecte directamente a China y Uzbekistán a través de Kirguistán. En ambos extremos del viaje, en China y Uzbekistán, la carga del corredor se mueve por ferrocarril, y en la parte media, en Kirguistán, se transporta por camiones. Según lo previsto, la CKU partiría de la ciudad de Lanzhou, provincia de Gansu en el este de China, saldría por el puerto de Irkeshtam, Xinjiang, cruzaría a la ciudad sureña de Osh en Kirguistán y viajaría a Tashkent. En octubre de 2017 se inauguró oficialmente la ruta.

Hasta hace poco, el proyecto enfrentó importantes obstáculos en materia de financiación y administración y se vio frenado por la disputa fronteriza en curso entre Kirguistán y Uzbekistán. Además, la visión completa de la CKU requiere la construcción de nuevas líneas ferroviarias, ya que la infraestructura ferroviaria existente entre Uzbekistán y Kirguistán se basa en el ancho de vía ruso de la era soviética. Como resultado, la CKU todavía necesita camiones para la parte de la ruta que atraviesa la frontera de Kirguistán, a pesar de que hay vías férreas en funcionamiento tanto en el extremo chino como en el uzbeko.

A pesar de las dificultades, el presidente de Uzbekistán, Shavkat Mirziyoyev, no pierde la oportunidad de subrayar la importancia del ferrocarril China-Kirguistán-Uzbekistán y la necesidad de construirlo. En abril, Sardor Umurzakov, viceprimer ministro y ministro de inversiones y comercio exterior de Uzbekistán y Daniyar Amaneldiyev, ministro de economía y comercio de Kirguistán, anunciaron que se habían resuelto las cuestiones relacionadas con la CKU. Además, en su primer movimiento como nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Uzbekistán, Vladimir Norov se reunió con el embajador de Kirguistán en Uzbekistán y expresó su deseo de acelerar el proyecto ferroviario CKU.

Si se implementa con éxito, existe la posibilidad de que la ruta abra una puerta de entrada al sur de Asia para Uzbekistán, ya que los trenes que ingresan a China podrían cruzar a Pakistán. El viaje evitaría el Afganistán controlado por los talibanes, cuya inestabilidad ha obstaculizado durante mucho tiempo los intentos de conectar Asia Central y Asia Meridional.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Los movimientos recientes de Tashkent se basan en una década de esfuerzos, aunque a veces poco entusiastas, para impulsar las conexiones con los mercados de Europa y Medio Oriente. Por ejemplo, a principios de febrero, Tashkent firmó un programa de cooperación comercial y de inversión de cinco años con Beijing. Un mes después, el ministro de Transporte de Uzbekistán, Ilkhom Makhamov, y el embajador de China en Uzbekistán, Jiang Yan, discutieron la reactivación de la CKU, que se ha retrasado durante mucho tiempo.

El líder chino Xi Jinpings Belt and Road Initiative (BRI) encaja con las aspiraciones de Uzbekistán de expandir las rutas comerciales. Desde el lanzamiento del BRI en 2013, Uzbekistán se ha convertido en un socio geopolítico estratégico para China. Aunque los dos países no comparten una frontera, la ubicación de Uzbekistán lo ubica como un punto nodal clave en el BRI. Dos de las rutas BRI pasan por Uzbekistán conectando hacia el este con China a través de Kazajstán en el oeste o Kirguistán en el sur; esas dos rutas se fusionan en Tashkent y transitan por Turkmenistán para llegar a Irán, Asia occidental e India, esta última conectada desde puertos iraníes. Los cargadores uzbekos también pueden conectarse con Europa, el Cáucaso y Turquía accediendo a los servicios de tren en otras dos rutas que pasan por Kazajstán.

La inyección de inversión china tiene un costo. La dependencia excesiva de China como mercado e inversor extranjero crea riesgos significativos, de los que Uzbekistán y los demás estados de Asia Central ya son conscientes, algunos más que otros. Los préstamos concesionales para proyectos de infraestructura y asistencia técnica estipulan que no menos de la mitad de los materiales, equipos, tecnología y servicios adquiridos en virtud del contrato deben provenir de China. Las dificultades económicas de Uzbekistán y su ubicación geográfica aislada lo hacen particularmente receptivo o vulnerable a la deuda china. Aunque el crédito chino aumenta la actividad económica y facilita el crecimiento del comercio en Uzbekistán, el país corre el riesgo de volverse adicto y dependiente de la inversión china para mantener y desarrollar la infraestructura construida bajo BRI. Otra preocupación es que, en un contexto de comercio facilitado, las ventajas comparativas de las empresas chinas podrían destruir la competitividad de las empresas locales y generar más demanda de importaciones chinas a Uzbekistán y Asia Central en general.

Uzbekistán está aprovechando su asociación con China para abordar los desafíos logísticos y geográficos que enfrenta. La nueva ola de esfuerzos iniciada por el gobierno uzbeko para fortalecer los lazos económicos con China puede ser una oportunidad para explotar mejor sus ventajas naturales, como su ubicación geográfica fundamental. Uzbekistán, que limita con todos los demás países de Asia Central y Afganistán, tiene conexiones de tránsito en todas las direcciones. Como país doblemente sin litoral, depende únicamente de estas conexiones de transporte transfronterizo y sabe bien cómo funcionan.

Estos esfuerzos también coinciden con el vacío dejado por Rusia al retirarse de Asia Central mientras se concentra en sus problemas internos. Por ahora, el enredo de Rusia en Europa significa que ya no puede ofrecer apoyo económico para complementar las inversiones de China en la región, y no está claro qué tan profundamente estará interesada Rusia en el compromiso estratégico con la región en el futuro.

Rusia ha sido tradicionalmente el principal socio comercial de Uzbekistán. Para ilustrar, el comercio bilateral con Rusia en 2021 fue de $ 7.5 mil millones, un poco más que los $ 7.4 mil millones registrados con China. Sin embargo, los bancos uzbekos están cada vez más preocupados por los riesgos de las sanciones secundarias. En los últimos años, Uzbekistán ha atraído importantes recursos crediticios de los bancos rusos que ahora están en la lista de sanciones, incluidos Gazprombank, VTB, VEB y otros. Dado que se supone que estos bancos financian importantes proyectos económicos en el país, existen riesgos de que Uzbekistán pierda esta financiación. La mejor alternativa para cubrir esta brecha, si la hay, sería China. Mientras tanto, China continúa avanzando en su BRI y asumiendo un papel más importante en la región.

Si Uzbekistán quiere hacer realidad sus aspiraciones de convertirse en un centro de tránsito regional y emerger como una potencia económica por derecho propio, debe evitar los errores que otros países han cometido cuando se trata de generar una nueva influencia y disminuir la dependencia de cualquier patrocinador extranjero único, particularmente China. Debe jugar el juego inteligentemente y anticiparse a las trampas.

Ir arriba