¿China usaría armas nucleares primero en una guerra con Estados Unidos?

El almirante Charles A. Richard, jefe del Comando Estratégico de EE. UU., le dijo recientemente al Comité de Servicios Armados del Senado que podía conducir un camión a través de los agujeros en la política de China de no ser el primero en usar. Pero cuando el senador John Hawley (R-MO) le preguntó por qué dijo eso, el comandante Richard dio marcha atrás, describió la política de China como muy opaca y dijo que su evaluación se basaba en muy poca información.

Eso es sorprendente. China ha sido excepcionalmente clara sobre sus intenciones sobre el posible primer uso de armas nucleares. El día de su primera prueba nuclear, el 16 de octubre de 1964, China declaró que nunca, en ningún momento ni bajo ninguna circunstancia, será la primera en utilizar armas nucleares. Esa declaración inequívoca ha sido la piedra angular de la política de armas nucleares de China durante 56 años y se ha repetido con frecuencia en publicaciones chinas autorizadas para audiencias nacionales e internacionales, incluido un manual de capacitación altamente clasificado para los operadores de las fuerzas nucleares de China.

Richard debería saber acerca de esas publicaciones, particularmente el manual de capacitación. Una traducción del Departamento de Defensa de EE. UU. ha estado circulando dentro de la comunidad de políticas de armas nucleares de EE. UU. durante más de una década. Los comentarios de los comandantes al comité indican familiaridad con la sección más controvertida del manual que, a los ojos de algunos analistas estadounidenses, indica que puede haber algunas circunstancias en las que China usaría armas nucleares primero en una guerra con Estados Unidos.

Esta percepción errónea de EE. UU. es comprensible, especialmente dadas las dificultades que encontró el Departamento de Defensa para traducir el texto al inglés. El lenguaje, cuidadosamente considerado en el contexto de todo el libro, articula una fuerte reafirmación de la política china de no ser el primero en usar. Pero también revela que los planificadores militares chinos están luchando con la gestión de crisis y considerando pasos que podrían crear ambigüedad con consecuencias desastrosas.

Bajando el umbral

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Hacia el final del texto de 405 páginas sobre las operaciones de las fuerzas de cohetes estratégicos de China, en un capítulo titulado, Segundas operaciones de disuasión de artillería, los autores explican para qué se entrenan las fuerzas nucleares de China si una potencia militar fuerte que posee misiles con armas nucleares y una ventaja absoluta en armas convencionales de alta tecnología está llevando a cabo intensos y continuos ataques contra nuestros principales objetivos estratégicos y no tenemos una buena estrategia militar para resistir al enemigo. La potencia militar de la que hablan es Estados Unidos.

Los autores indican que las fuerzas de misiles nucleares de China se entrenan para tomar medidas específicas, incluido el aumento de la preparación y la realización de ejercicios de lanzamiento, para disuadir la continuación de los fuertes ataques convencionales del enemigo. El manual se refiere a estos pasos como un ajuste a la política nuclear de China y una reducción del umbral de China para blandir sus fuerzas nucleares.

Los líderes chinos solo darían estos pasos en circunstancias extremas. El texto destaca varios factores desencadenantes, como el bombardeo convencional de EE. UU. a las plantas de energía nuclear e hidroeléctrica de China, el bombardeo convencional pesado de grandes ciudades como Beijing y Shanghái u otros actos de guerra convencional que amenazaron seriamente la seguridad y supervivencia de la nación.

malentendido estadounidense

Richard parece creer que este ajuste planeado en la postura nuclear de China significa que China se está preparando para usar armas nucleares primero en estas circunstancias. Le dijo a Hawley que hay una serie de situaciones en las que pueden concluir que se ha producido el primer uso que no cumplen con nuestra definición de primer uso. El jefe del Comando Estratégico de EE. UU. parece asumir, al igual que otros analistas de EE. UU., que los chinos interpretarían este tipo de ataques convencionales de EE. UU. como equivalentes a un primer uso de armas nucleares de EE. UU. contra China.

Pero eso no es lo que dice el texto. Reducir el umbral se refiere a que China pone sus armas nucleares en alerta, no indica que los líderes chinos puedan reducir su umbral para decidir usar armas nucleares en una crisis. El texto tampoco indica que las fuerzas nucleares chinas se estén entrenando para lanzar armas nucleares primero en una guerra con Estados Unidos.

China, a diferencia de Estados Unidos, mantiene sus fuerzas nucleares fuera de alerta. Sus ojivas no están acopladas a sus misiles. Los submarinos con armas nucleares de China no están continuamente en el mar en patrullas armadas. El manual describe cómo las ojivas nucleares de China y los misiles que las lanzan son controlados por dos cadenas de mando separadas. Los misiles chinos se entrenan para reunirlos y lanzarlos después de que China haya sido atacada con armas nucleares.

Todos estos comportamientos son consistentes con una política de no primer uso. El ajuste que las fuerzas nucleares chinas se están preparando para hacer si Estados Unidos está bombardeando China con impunidad es colocar las fuerzas nucleares de China en un estado de preparación similar al estado en el que las fuerzas nucleares de Estados Unidos están todo el tiempo. Este paso no solo pretende poner fin a los bombardeos, sino también convencer a los responsables estadounidenses de que no pueden esperar destruir la capacidad de represalia nuclear de China si la crisis se intensifica.

Error de cálculo chino

Desafortunadamente, alertar a las fuerzas nucleares chinas en un momento así podría tener consecuencias aterradoras. Dado el tamaño relativamente pequeño de la fuerza nuclear de China, un presidente de EE. UU. podría verse tentado a tratar de limitar el posible daño de un ataque nuclear chino destruyendo la mayor cantidad posible de armas nucleares de China antes de que sean lanzadas, especialmente si el jefe del Departamento Estratégico de EE. UU. El comando le dijo al presidente que China se estaba preparando para atacar primero. Un estudio concluyó que si Estados Unidos usa armas nucleares para intentar destruir una pequeña fracción de los misiles balísticos intercontinentales chinos que podrían llegar a Estados Unidos, podría matar a decenas de millones de civiles chinos.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Los autores del texto asumen que alertar a las fuerzas nucleares de China crearía un gran impacto en la psique del enemigo. Esa es una suposición justa. Pero también asumen que este choque podría disuadir la continuación de los fuertes ataques convencionales del enemigo contra nuestros principales objetivos estratégicos. Eso es muy cuestionable. Existe un riesgo sustancial de que Estados Unidos responda a esta amenaza china implícita de usar armas nucleares intensificando, en lugar de detener, sus ataques convencionales. Si las fuerzas nucleares de China fueran un objetivo, ejercería una presión aún mayor sobre los operadores de las fuerzas nucleares de China.

Una pendiente resbaladiza hacia la guerra nuclear

Los planificadores militares chinos son conscientes de que intentar coaccionar a Estados Unidos para que detenga el bombardeo convencional alertando a sus fuerzas nucleares podría fracasar. También saben que podría desencadenar una guerra nuclear. Pero si lo hace, tienen igualmente claro que China no será quien lo inicie.

El ataque nuclear a menudo es precedido por la coerción nuclear. Por eso, en medio del proceso de un alto y fuerte grado de coerción nuclear debemos prepararnos bien para un ataque nuclear de represalia. Cuanto más completa sea la preparación, mayor será la credibilidad de la coerción nuclear, más fácil será lograr el objetivo de la coerción nuclear y menor será la posibilidad de que las fuerzas de misiles nucleares se utilicen en combates reales.

Asumen que si China demuestra que está bien preparada para tomar represalias, Estados Unidos no se arriesgaría a un ataque de limitación de daños con armas nucleares. E incluso si Estados Unidos atacara las fuerzas nucleares de China con armas convencionales, China no atacaría primero. En la sección inicial del siguiente capítulo sobre operaciones de ataque de represalia nuclear, el manual instruye, como lo hace en numerosas ocasiones a lo largo de todo el texto:

De acuerdo con el principio de nuestro país, su postura de no ser el primero en usar armas nucleares, la Segunda Artillería llevará a cabo un ataque con misiles nucleares contra importantes objetivos estratégicos del enemigo, de acuerdo con las órdenes de combate del Comando Supremo, solo después de que el enemigo haya realizado un ataque nuclear contra nuestro país.

Ricardo está equivocado. No hay agujeros en la política de no primer uso de China. Pero la planificación del peor de los casos articulada en este texto militar altamente clasificado es una desviación significativa y profundamente preocupante del pensamiento tradicional de China sobre el papel de las armas nucleares.

Mao Zedong llamó a las armas nucleares un tigre de papel. Muchos asumieron que estaba siendo arrogante sobre las consecuencias de la guerra nuclear. Pero lo que quiso decir es que no serían utilizados para pelear y ganar guerras. Las amenazas nucleares estadounidenses durante la Guerra de Corea y la Crisis del Estrecho de Taiwán en la década de 1950, amenazas que no fueron seguidas por un ataque nuclear real, validaron la intuición de Mao de que las armas nucleares eran principalmente armas psicológicas.

Los líderes chinos decidieron adquirir armas nucleares para liberar sus mentes de lo que la generación de Mao llamó chantaje nuclear. Un ex director de los laboratorios de armas nucleares de China me dijo que China los desarrolló para que sus líderes pudieran sentarse con la espalda recta. Contrarrestar el chantaje nuclear junto con obligar a otros estados con armas nucleares a negociar su eliminación eran los únicos dos propósitos que las armas nucleares chinas debían cumplir.

Los planificadores militares chinos contemporáneos parecen haber agregado un nuevo propósito: obligar a Estados Unidos a detener un ataque convencional. Aunque solo se aplica en circunstancias extremas, aumenta el riesgo de que una guerra entre Estados Unidos y China termine en un intercambio nuclear con consecuencias impredecibles y catastróficas.

Agregar este nuevo propósito también podría ser el primer paso en una pendiente resbaladiza hacia una ampliación gradual del papel de las armas nucleares en la política de seguridad nacional de China. Los estadounidenses estarían mucho más seguros si pudiéramos evitar eso. El gobierno de los Estados Unidos debería aplaudir la política de China de no ser el primero en usar en lugar de cuestionarla repetidamente. Y sería prudente adoptar la misma política para los Estados Unidos. Si ambos países declararan que nunca usarían armas nucleares primero, es posible que no garanticen que puedan evitar un intercambio nuclear durante una crisis militar, pero sería mucho menos probable.

El Dr. Gregory Kulacki se enfoca en la comunicación intercultural entre los Estados Unidos y China sobre el control de armas nucleares y espaciales y es el Gerente de Proyectos de China para el Programa de Seguridad Global en la Unión de Científicos Preocupados. Síguelo en Twitter @gkucs.

Ir arriba