¿China sería un hegemón benigno?

Una gran potencia emergente está expandiendo rápidamente sus capacidades militares. Deroga unilateralmente normas y acuerdos de décadas de antigüedad al militarizar una vía fluvial estratégicamente vital, y busca expulsar coercitivamente a la hegemonía global reinante de la región.

¿Suena familiar? Debería. Esto es lo que hizo Estados Unidos a principios del siglo XX, revocando el Tratado Clayton-Bulwer de 1850 e intimidando a Gran Bretaña para que permitiera a Estados Unidos construir y fortificar unilateralmente el Canal de Panamá. En tres años, Estados Unidos prácticamente expulsó la influencia militar británica del hemisferio occidental.

También es lo que China le está haciendo a Estados Unidos hoy en el Mar de China Meridional.

El Tratado Hay-Pauncefote de 1901, en el que Gran Bretaña cedió abyectamente a las demandas estadounidenses de construir y fortificar el canal, facilitó un gran acercamiento entre las dos potencias anglosajonas y sentó las bases para una relación especial que continúa en la actualidad. Pero este feliz precedente ofrece poco consuelo a los observadores contemporáneos de las relaciones entre Estados Unidos y China. La campaña militarizada de construcción de islas de China en el Mar Meridional de China y la búsqueda agresiva de reclamos territoriales en otras partes de la región han convencido a muchos de que las intenciones de China son fundamentalmente incompatibles con los intereses de Estados Unidos en el este de Asia. En respuesta, afirman, Estados Unidos debería implementar una estrategia de mayor confrontación para contrarrestar los esfuerzos de China y mantener la posición hegemónica regional de América.

Argumento que estas conclusiones son prematuras. La gran estrategia de China está claramente dirigida a suplantar a Estados Unidos como potencia militar dominante en el este de Asia. Pero esto por sí solo no significa que los intereses chinos y estadounidenses sean incompatibles. La verdadera pregunta es qué planea hacer China con su preponderancia regional emergente.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

¿China usaría su hegemonía para mantener un orden regional económicamente abierto, institucionalizado y basado en reglas, incluso si se inclina a su favor? ¿O buscaría derrocar fundamentalmente estas reglas y normas de hace décadas de manera que efectivamente excluya el compromiso económico externo y amenace la integridad territorial de los aliados regionales de las Américas?

Si es esto último, entonces los costos y riesgos de una política de mayor confrontación para contener el aumento de China pueden estar justificados. Si es lo primero, entonces la hegemonía regional china es perfectamente compatible con los intereses sustantivos de Estados Unidos, e incluso puede ayudar a reducir la carga de los compromisos globales expansivos de Estados Unidos. Hasta la fecha, hay sorprendentemente pocos indicios de que un orden regional liderado por China sería antitético para los principales intereses estadounidenses en la región.

¿Por qué Hegemonía?

Mayores niveles de poder militar permiten a los estados asegurar sus fronteras e imponer resultados políticos o económicos favorables en su propio patio trasero. Pero críticamente, el poder sigue siendo un medio para un fin. El poder en sí es de poca utilidad, excepto como un medio para lograr objetivos estratégicos sustantivos. Dada la incertidumbre inherente a la política internacional, es comprensible que los Estados codicien la capacidad de velar por sus propios intereses. La dependencia de los demás implica inherentemente vulnerabilidad. Pero esta capacidad solo es valiosa en la medida en que permite que un estado logre resultados de mayor valor sustantivo.

Estados Unidos ha ocupado una posición hegemónica en el este de Asia desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Esta preponderancia ha permitido a Estados Unidos garantizar intereses regionales vitales a través de sus propios esfuerzos durante más de 70 años. Por lo tanto, es comprensiblemente discordante para muchos estadounidenses imaginar un mundo en el que los principales intereses de seguridad nacional en el este de Asia dependan de la aquiescencia de las potencias extranjeras.

Pero mantener la preponderancia militar no debe considerarse un interés central estadounidense en el este de Asia. Para reiterar, la hegemonía solo es valiosa si ayuda a un estado a lograr intereses más sustantivos. Sería una tontería incurrir en los costos y riesgos masivos de contener a China para mantener la hegemonía regional de EE. UU. si Washington confiara en que un orden regional dominado por China defendería los intereses estadounidenses fundamentales. Como tal, la política estadounidense hacia China debe guiarse por señales de lo que exactamente los líderes chinos buscarían hacer con su hegemonía regional emergente, no por el hecho de que están persiguiendo esta hegemonía en primer lugar.

¿Asertivo o incompatible?

Trazar un curso para la gran estrategia de EE. UU. en el este de Asia requiere hacer tres preguntas clave. Primero, ¿cuáles son los intereses sustantivos vitales de Estados Unidos en la región? En segundo lugar, ¿qué tan costoso será para Estados Unidos mantener su dominio regional de larga data frente al ascenso de China? Y tercero, ¿cuál es la probabilidad de que sus intereses se mantengan dentro de un orden regional dominado por China?

Primero, con respecto a los intereses regionales centrales, Estados Unidos busca fundamentalmente mantener un orden económico abierto y liberal y mantener la seguridad territorial y política de sus aliados regionales. Esto requeriría defender la libertad de navegación en las aguas internacionales de la región, incluidos los mares de China Meridional y Oriental. En segundo lugar, dada la enorme población, ubicación geográfica y dinamismo económico de China, será imposiblemente costoso para Estados Unidos mantener su posición regionalmente dominante en los próximos años. Con una influencia económica en declive y un ejército disperso por todo el mundo, la contención de la influencia china en el este de Asia por parte de Estados Unidos es inútil.

Entonces, si contener a China sería inmensamente costoso y probablemente inútil, ¿cuán gravemente podrían sufrir los intereses regionales centrales de América bajo un orden regional liderado por China?

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Los observadores pesimistas señalan el reciente cambio asertivo en la política exterior de China, junto con la expansión de las capacidades militares de China, como indicaciones de que los líderes en Beijing albergan ambiciones profundamente revisionistas en la región. Después de todo, ¿por qué China estaría tratando de negar el acceso militar de EE. UU. dentro de la primera cadena de islas si no anticipó tomar acciones directamente contrarias a los intereses vitales de EE. UU. allí?

Esta interpretación pasa por alto el simple hecho de que las grandes potencias no toleran que los competidores que poseen la capacidad militar dominen su región de origen. Como gran potencia en ascenso, China buscaría controlar su periferia inmediata independientemente de cualquier intención revisionista. Durante la crisis del Estrecho de Taiwán de 1996, el grupo de batalla USS Nimitz navegó a través del Estrecho de Taiwán, intimidando efectivamente a Beijing para que redujera la crisis. Imagine la respuesta estadounidense si un portaaviones chino navegara entre Cuba y Florida durante una crisis chino-estadounidense. Incluso las grandes potencias satisfechas no permitirán que los competidores extranjeros controlen militarmente a sus países cercanos. Que China busque negarle a Estados Unidos esta capacidad es completamente predecible y no necesariamente una indicación de intenciones revisionistas.

Implicaciones de la asertividad

El cambio asertivo de China ha desafiado los reclamos territoriales de aliados estadounidenses clave, pero hay pocos indicios de que los líderes chinos albergan ambiciones territoriales más allá de lo que se afirmó en el período inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial (incluida la línea de nueve puntos, que se remonta a 1947). ). La búsqueda más agresiva de reclamos de larga data no necesariamente presagia nuevos reclamos más expansivos en el futuro.

Además, el reciente impulso de China para suplantar a Estados Unidos ha girado en torno a una serie de instituciones alternativas para guiar la integración económica regional. Estas instituciones seguramente se inclinarán hacia Beijing, pero también vinculan a China en un orden basado en reglas que limitará su capacidad para intimidar y coaccionar a sus vecinos.

En resumen, un orden regional liderado por China puede implicar cierto expansionismo chino, pero hay pocos indicios de que amenazaría la seguridad territorial central de los aliados estadounidenses. Además, la visión de China para el orden económico regional parece basarse en un conjunto alternativo de instituciones orientadas a maximizar los beneficios económicos de Beijing. Esto puede socavar algunos intereses económicos estadounidenses en la región. Pero en términos generales conservará un marco institucionalizado construido sobre las reglas y normas establecidas bajo la hegemonía estadounidense después de la Segunda Guerra Mundial.

El mayor problema aquí, como siempre, es Taiwán. Mantener las instituciones democráticas de Taiwán y la autonomía efectiva del continente sigue siendo un interés fundamental de EE.UU. Y aunque las ambiciones territoriales de Beijing en otras partes de la región parecen limitadas, su deseo de reincorporar a Taiwán permanece intacto. Sospecho que la hegemonía regional china dejaría intactos muchos de los principales intereses regionales de América. Sin embargo, no puedo decir esto con confianza sobre Taiwán, y la gestión pacífica de este problema requerirá compromisos importantes de ambas partes.

Acciones e Intenciones

Los formuladores de políticas estadounidenses que lidian con el dilema estratégico presentado por el ascenso de China y el reciente cambio asertivo deben centrarse en las señales de las preferencias sustantivas de China por el orden regional de Asia oriental. China claramente busca suplantar a Estados Unidos como la hegemonía de la región, pero esto es totalmente consistente con el comportamiento de una gran potencia emergente que está en gran medida satisfecha con el orden del statu quo. Estados Unidos expulsó de manera similar a Gran Bretaña del hemisferio occidental después de 1900, pero no siguió adelante para invadir Canadá ni robar inversiones británicas en toda la región. Como gran potencia emergente, Estados Unidos buscaba principalmente negar a otras potencias la capacidad de amenazar su territorio.

A pesar de algunas tácticas inquietantemente agresivas, las políticas sustantivas que subyacen al cambio asertivo de China en realidad parecen bastante compatibles con los intereses estadounidenses. China establecería un control efectivo sobre la mayor parte de los mares de China Meridional y Oriental y construiría un conjunto de instituciones económicas más favorables a sus intereses. Pero las políticas de China han dado pocos indicios de que alberga diseños de expansión territorial más amplia o busca derrocar fundamentalmente el orden regional liberal. La estrategia estadounidense en el este de Asia debe estar impulsada por estas señales de las preferencias sustantivas de China, no por el hecho de que China busca la hegemonía regional en primer lugar.

Kyle Haynes es profesor asistente de ciencias políticas en la Universidad de Purdue y se especializa en seguridad internacional y política exterior de Estados Unidos. Recibió su Ph.D. de la Universidad de Virginia en 2012. Síguelo en Twitter @kyle_e_haynes.

Ir arriba