China está proporcionando un marco regional alternativo para el sur de Asia

China ha logrado acompañar a sus vecinos del sur de Asia al lanzar la Reserva de Suministros de Emergencia y el Centro de Desarrollo Cooperativo y Alivio de la Pobreza de China y el Sur de Asia, los resultados de una reunión virtual convocada por el Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, y a la que asistieron los ministros de Relaciones Exteriores de Afganistán, Bangladesh. , Nepal, Pakistán y Sri Lanka (excepto India, Bután y las Maldivas) el 27 de abril. El viceministro de Relaciones Exteriores de China y los embajadores de los países del sur de Asia antes mencionados se reunieron en Chengdu el 9 de julio para establecer estos plataformas, cuyo objetivo es trabajar para la vacunación COVID-19 y el alivio de la pobreza en los estados del sur de Asia.

La reserva de emergencia tiene como objetivo diseñar una estrategia común para combatir la pandemia de COVID-19 a través del desarrollo y distribución de vacunas. También tiene como objetivo crear una reserva de emergencia para combatir las contingencias causadas por el cambio climático. El Centro de Alivio de la Pobreza y Desarrollo Cooperativo tiene como objetivo unir fuerzas e integrar recursos para ayudar a los países del sur de Asia al desarrollo económico, la mejora de los medios de vida y la reducción de la pobreza. Tales temas requieren una asociación a largo plazo, lo que indica que China tiene la intención de comprometerse con el sur de Asia a largo plazo.

Aunque estratégicamente significativas para el sur de Asia, estas iniciativas pasaron casi desapercibidas para los principales medios de comunicación y grupos de expertos de la región.

Interés de China en el sur de Asia

El interés de China en la región del sur de Asia no es nuevo. El sur de Asia tiene una importancia estratégica vital para China por muchas razones, especialmente en los tiempos actuales.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Primero, geográficamente, el sur de Asia se encuentra entre el este de Asia y el Medio Oriente rico en petróleo. Además, el comercio y la economía de China dependen principalmente del Estrecho de Malaca y de las rutas marítimas de comunicación que pasan por el Océano Índico; ergo, China debe aumentar su presencia en la región del Océano Índico, que hasta ahora ha estado dominada por India.

En segundo lugar, muchos países del sur de Asia (Afganistán, Bangladesh, las Maldivas, Nepal, Pakistán y Sri Lanka) se han convertido en parte de las Iniciativas de la Franja y la Ruta de China (BRI) con la expectativa de que proporcione un impulso a sus entornos económicos en desarrollo. China quiere cortejar y comprometerse continuamente con estos países para mantener su espacio estratégico recién generado. Esto es aún más pertinente ya que el BRI está bajo escrutinio académico y mediático en estos países. Por lo tanto, cuando India suspendió sus exportaciones de vacunas contra el COVID-19, incluso a sus vecinos, citando sus necesidades internas, China aprovechó la oportunidad para proyectarse como un vecino benévolo y proporcionó vacunas que salvan vidas a estos países. Esto reforzó un entorno regional propicio para la cooperación entre los países del sur de Asia y China. Estratégicamente, esto ha permitido a China acelerar su poder blando e influencia política, proyectándose como una gran potencia responsable y contrarrestando la preponderancia política y económica de India en la región.

En tercer lugar, desde la violenta escaramuza fronteriza en el valle de Galwan y la disputa diplomática sobre los intereses comerciales chinos en India por parte de India, las relaciones políticas entre China e India han degenerado aún más en 2021. Al darse cuenta de la urgencia de la situación, India siguió adelante para formar una alianza más fuerte. alianza con el Quad liderado por EE. UU. (Australia, India, Japón y EE. UU.), que según C. Raja Mohan es importante para la autonomía estratégica de India. El apoyo de India a la Estrategia del Indo-Pacífico liderada por EE. UU. y su ejercicio militar regular con la Armada de EE. UU. indica que India se está inclinando hacia Estados Unidos, lo que cree que ayudaría a controlar el poder militar asertivo de China.

Mientras India opta por el equilibrio externo y, por lo tanto, aleja su atención de su vecindario inmediato, China quiere aprovechar esta oportunidad para fortalecer sus relaciones con los países del sur de Asia y contrarrestar la posición dominante de India en la región mediante la creación de un bloque regional alternativo. La Observer Research Foundation, un destacado grupo de expertos con sede en Nueva Delhi, incluso denominó ese creciente compromiso chino como una señal de un Quad con características chinas.

Posibles implicaciones de los lazos entre China y el sur de Asia

Las nuevas asociaciones que se han formado entre algunos países del sur de Asia y China posiblemente podrían competir con los mecanismos de cooperación regional ya existentes en el sur de Asia.

China se convirtió en estado observador en la Asociación del Sur de Asia para la Cooperación Regional (SAARC) en 2005 y, desde entonces, ha estado presionando para convertirse en miembro de pleno derecho de la organización regional. China también ha contribuido con 300.000 dólares al Fondo de Desarrollo de la SAARC. Sin embargo, la larga y continua objeción de India a la membresía china en el foro regional del sur de Asia ha impedido que China se convierta en miembro de pleno derecho. Mientras que India está obstruyendo la membresía de China en SAARC por un lado, la propia Nueva Delhi se muestra reacia a liderar el proceso de SAARC por el otro, lo que resulta en que SAARC sea víctima de lo que Ernst Haas describió como falta de crecimiento turbulento.

La cumbre de la SAARC, que se suponía que tendría lugar cada dos años, no se ha celebrado desde 2014, principalmente debido a la oposición de India a convocar la cumbre en Pakistán. India ha estado acusando a Pakistán de terrorismo transfronterizo y no escatimó esfuerzos para aislar diplomáticamente a este último, acusando a Islamabad de representar un serio obstáculo para la paz y la estabilidad regionales. El proceso de la SAARC ha estado congelado debido a continuos obstáculos, principalmente debido a las relaciones bilaterales antagónicas entre India y Pakistán.

Dado que el proceso de la SAARC está en el limbo, los vecinos de la India se han abierto a otras vías de interacción y cooperación regionales. Esto ha creado un terreno fértil para las semillas de la colaboración y la influencia chinas en la región del sur de Asia.

Además de la SAARC, la Iniciativa de la Bahía de Bengala para la Cooperación Técnica y Económica Multisectorial (BIMSTEC) es otra organización regional que, desde su creación en 1997, aspira a proporcionar una plataforma para la cooperación sectorial para el desarrollo de sus países miembros (Bangladesh, Bután, India, Myanmar, Nepal, Sri Lanka y Tailandia). Aunque se creó como una alternativa a la fallida SAARC, BIMSTEC tampoco ha dejado ninguna marca significativa en la promoción del regionalismo en el sur de Asia.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Existe la probabilidad de que la iniciativa menos India liderada por China socave el proceso regional existente en el sur de Asia. En un momento en que los procesos SAARC y BIMSTEC están sufriendo un futuro incierto, estas organizaciones regionales podrían ver las nuevas plataformas de China como una competencia directa para su agenda de integración regional.

Tal escenario podría intensificar la competencia geopolítica y económica entre el poder tradicional de India y el nuevo y acelerado poder de China en la región. Una mayor interacción entre China y Pakistán a través de la cooperación regional haría que India mantuviera su influencia en la región desde el punto de vista diplomático. También podría envalentonar la confianza de Pakistán y dar voz a los problemas políticos y económicos regionales, lo que podría ser un golpe estratégico para los esfuerzos de la India por aislar diplomáticamente a Pakistán.

El proyecto también tiene un significado simbólico. Parece que China quería matar dos pájaros de un tiro. Primero, es un mensaje a la India sobre su posición en contra de la membresía de China en la SAARC y también una exhibición del poder de China para formar una organización paralela en la vecindad inmediata de la India. A través de esta iniciación, China mostró con éxito que el sur de Asia ya no es la esfera de influencia de la India.

En segundo lugar, es un mensaje demostrativo de China a las potencias occidentales de que todavía goza de la confianza de muchos países del sur de Asia y es capaz de consolidar su posición mediante la creación de una nueva agrupación regional con países de ideas afines. El lanzamiento de esta iniciativa liderada por China es una respuesta a los críticos de su proyecto BRI, lo que ilustra que China todavía tiene un atractivo amable en lo que respecta a la cooperación en el desarrollo económico. A través de esta iniciativa, China también busca contrarrestar el intento de Occidente de aislarlo a nivel mundial en tiempos posteriores a la pandemia.

Este escenario geopolítico cambiante debería impulsar a India a reactivar el proceso bajo organizaciones regionales existentes como SAARC y BIMSTEC para proteger sus intereses y la prosperidad general de la región. Las potencias occidentales, especialmente los países del G-7, también deberían acelerar los mecanismos para brindar asistencia económica como se declaró en la cumbre del G-7 recientemente concluida.

Ir arriba