3 futuros posibles para la cooperación militar de China-Rusia

A pesar de la expansión de los lazos militares entre China y Rusia en los últimos años, impulsada por una sensación compartida de amenaza por parte de EE. UU. y sus aliados, la invasión rusa de Ucrania y la reacción global que precipitó han ensombrecido la asociación estratégica en su conjunto. Es probable que las señales de cooperación militar bilateral sean particularmente sensibles para Beijing en un momento en que los países de todo el mundo están pidiendo a China que use su influencia sobre Rusia para detener el conflicto. La forma en que se desarrollen las relaciones militares bilaterales en los meses y años venideros tendrá efectos directos en la capacidad de los dos países para modernizar sus fuerzas, disuadir de manera creíble a los adversarios y proteger los intereses nacionales.

Este artículo examina tres posibles futuros de la cooperación militar entre China y Rusia, a saber: (1) un estado que se asemeja al statu quo, (2) un notable debilitamiento de los lazos y (3) un marcado fortalecimiento de la cooperación. Cada futuro considera posibles impulsores geopolíticos detrás de los niveles relativos de cooperación, una gama plausible de actividades que los dos ejércitos podrían realizar y las implicaciones correspondientes para China, Rusia y los Estados Unidos.

Futuro 1: el status quo persiste

Si bien la guerra en Ucrania ha catalizado cambios profundos en los establecimientos de defensa occidentales desde el aumento del gasto en defensa de Alemania hasta Finlandia y el replanteamiento de Suecia sobre unirse a la OTAN, es posible que no afecte los contornos generales de las relaciones militares entre China y Rusia. Un final rápido del conflicto, ya sea mediante una paz mediada o la retirada de Rusia, podría aliviar la presión internacional sobre Beijing para que reduzca sus relaciones con Moscú. El presidente ruso, Vladimir Putin, manteniendo su control del poder también podría garantizar la estabilidad en los lazos militares, ya que la fuerza de la asociación estratégica se ha atribuido en parte a los estrechos lazos personales entre él y el líder chino, Xi Jinping.

Una futura relación militar entre China y Rusia que se asemeje a la cooperación bilateral de los últimos años podría hacer que las dos partes mantengan o amplíen gradualmente las líneas de esfuerzo existentes, para incluir:

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

  • Cooperación técnica a través de la venta de armas en áreas como motores de aeronaves y el desarrollo conjunto de plataformas como helicópteros de carga pesada. Los factores que podrían limitar el crecimiento en esta área incluyen las preocupaciones rusas sobre la ingeniería inversa china, la competencia por la venta de armas en los mercados extranjeros y la menor dependencia de China de las importaciones rusas.
  • Ejercicios militares bilaterales como la serie Joint Sea (cuya iteración más reciente ocurrió en octubre de 2021) y los ejercicios de defensa aérea y antimisiles de Aerospace Security de 2016 y 2017. Dichos ejercicios podrían continuar exhibiendo gradualmente una mayor frecuencia, complejidad y alcance geográfico.
  • Patrullas combinadas, como las patrullas aéreas y navales que las fuerzas chinas y rusas han realizado a corta distancia de Japón desde 2019.
  • Intercambios de líderes clave, para incluir reuniones virtuales o en persona entre jefes de defensa y de servicio en China y Rusia.

China probablemente se beneficiaría más de la continuidad de las relaciones militares bilaterales con Rusia. China ha adquirido plataformas y equipos rusos avanzados que han sido cruciales para la modernización del Ejército Popular de Liberación, y las tropas chinas supuestamente aprenden mucho del entrenamiento con sus contrapartes rusas (quienes, a diferencia de los militares chinos, en realidad tienen experiencia de combate reciente). Aunque los beneficios de Moscú de la cooperación de defensa bilateral han sido en gran medida de naturaleza económica, las ventas de armas a China seguirán siendo un mercado extranjero importante mientras la economía de Rusia lucha bajo el peso de las sanciones occidentales. Para EE. UU., aunque la continuidad en las relaciones militares entre China y Rusia seguirá siendo indeseable, no presentará sorpresas que obliguen al Pentágono a revisar rápidamente su planificación estratégica (como supuestamente lo ha hecho la invasión rusa de Ucrania).

Future 2: los lazos se debilitan notablemente

El reverso de los factores en el escenario anterior podría conducir a un debilitamiento de la cooperación militar entre China y Rusia. Si el conflicto de Ucrania no termina rápidamente y Occidente permanece unido en su oposición a Moscú, China podría sentirse cada vez más presionada a distanciarse públicamente de Rusia (especialmente si Occidente amenaza económicamente a China por su aprobación tácita de las acciones de Rusia). Beijing, preocupado por promover una imagen positiva de sí mismo, podría restringir aspectos de la asociación estratégica que las audiencias extranjeras interpretan como signos de apoyo a la guerra en Ucrania, incluidos aspectos muy visibles de los lazos militares bilaterales. Además, si Putin fuera destituido por la fuerza del poder, Xi puede necesitar tiempo para familiarizarse y generar confianza con el nuevo líder, lo que podría llevar a China a adoptar un enfoque más cauteloso en la cooperación militar bilateral mientras tanto.

Un estado de debilitamiento de los lazos militares entre China y Rusia podría ver los siguientes cambios en las actividades bilaterales:

  • Reducción de la cooperación técnica, incluida una disminución de las compras chinas de armas rusas y una congelación de los proyectos de desarrollo conjuntos.
  • Ejercicios diluidos, en los que China busca retratar los ejercicios combinados como de naturaleza menos conflictiva. Una forma sería resaltar temas de ejercicio no controvertidos, como la asistencia humanitaria y el socorro en casos de desastre. Los ejercicios también podrían ser multilateralizados (a través de marcos existentes como los ejercicios antiterroristas de la Misión de Paz de las Organizaciones de Cooperación de Shanghai) para que se centren menos en los lazos entre China y Rusia y más en los intereses compartidos de múltiples países.
  • Patrullas combinadas suspendidas en aguas o espacios aéreos cerca de los aliados de EE. UU. o al menos una suspensión de la publicación de información por parte de China y Rusia sobre actividades relacionadas.
  • Intercambios de líderes clave menos frecuentes y de alto nivel y lecturas públicas menos detalladas de las reuniones que ocurren.

Estados Unidos sería el mayor ganador en un estado de debilitamiento de los lazos militares entre China y Rusia. La reducción de la confianza y la familiaridad operativa entre las fuerzas armadas de China y Rusia podría degradar su capacidad para coordinar acciones militares en detrimento de los intereses de Estados Unidos y sus aliados. China se vería afectada negativamente por una reducción en la cooperación militar bilateral, ya que perdería algunas oportunidades de adquirir armas avanzadas y entrenar con tropas rusas endurecidas en combate. Los impactos, sin embargo, probablemente tendrían poco efecto en el cronograma de China para la modernización y transformación de la fuerza (la industria de defensa de China, por ejemplo, se ha vuelto cada vez más autosuficiente). El mayor perdedor sería Rusia, ya que la disminución de las ventas de armas a China agravaría aún más las tensiones en la economía rusa en medio de las sanciones occidentales que Putin ha calificado como una declaración de guerra. Menos apoyo público de China podría aumentar la sensación de aislamiento de Putin y motivarlo a tomar acciones más peligrosas para incluir amenazas de usar armas nucleares.

Futuro 3: la cooperación se fortalece notablemente

A diferencia de los dos escenarios anteriores, un futuro de cooperación militar fortalecida entre China y Rusia puede tener menos que ver con la forma en que se desarrolla el conflicto de Ucrania y más con la percepción de China de las amenazas en el Indo-Pacífico. Ese futuro vería a Estados Unidos y sus aliados cada vez más unidos en su retórica y acciones destinadas a presionar a China sobre sus intereses declarados en áreas como Taiwán, las islas Senkaku/Diaoyu y las islas en disputa en el Mar de China Meridional. China puede encontrar beneficioso fortalecer visiblemente sus lazos militares con Rusia si cree que las posibilidades de un conflicto en el Indo-Pacífico están aumentando y que la cooperación militar con Rusia podría mejorar su mensaje de disuasión contra los EE. UU. y sus aliados.

Los lazos militares más fuertes entre China y Rusia podrían manifestarse en:

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

  • Cooperación técnica mejorada, para incluir potencialmente compras chinas en curso de armas rusas y una expansión de proyectos de desarrollo conjuntos en plataformas que incorporan tecnologías rusas clave (por ejemplo, submarinos). En medio de una mayor cooperación en esta área, China puede buscar presionar a Rusia para que reduzca sus ventas de armas a países con los que China tiene disputas territoriales, como India y Vietnam.
  • Ejercicios combinados ampliados que exhiben mayor frecuencia, escala y complejidad. Los ejercicios combinados podrían continuar presentando temas de guerra de alto nivel como la guerra antisubmarina y la guerra contra la superficie y potencialmente expandirse a ejercicios conjuntos con múltiples servicios militares.
  • Patrullas combinadas más específicas, para incluir patrullas aéreas y marítimas alrededor de Japón y posiblemente otros aliados de EE. UU. o los propios Estados Unidos. Los barcos y aviones militares chinos han demostrado en los últimos años capacidades para operar a distancias cada vez más distantes en el Pacífico.
  • Intercambios de líderes clave más frecuentes, durante los cuales los líderes articulan evaluaciones compartidas del entorno de seguridad y la determinación de apoyar los intereses de los demás. Las lecturas relacionadas continuarían culpando a EE.UU. y sus aliados por la inestabilidad geoestratégica desde Europa del Este hasta Asia.

En un momento en que muchas de las economías avanzadas del mundo están unidas en su oposición a la guerra de Putin, Rusia probablemente sea la parte más entusiasta para fortalecer las relaciones militares con China. Una relación militar mejorada podría incluir la venta ampliada de armas rusas para aliviar parte del dolor de la economía en apuros de Rusia, y también podría indicarle al mundo, incluido el pueblo ruso, que China sigue apoyando el liderazgo de Rusia. Es probable que China favorezca lazos militares más fuertes con Rusia que disuadan de manera más creíble a EE. UU. y sus aliados, aceleren la adquisición por parte de China de tecnologías clave que su industria de defensa aún no puede replicar y aumenten el realismo del entrenamiento militar chino. Una relación militar más fuerte entre China y Rusia para alcanzar potencialmente el nivel de una alianza formal es el peor de los tres futuros para Estados Unidos, ya que mejoraría la capacidad de Beijing y Moscú para librar una coerción coordinada en dos frentes o incluso una guerra en el futuro. Tal escenario haría que el marco de disuasión integrada del Pentágono, el aprovechamiento de todos los instrumentos del poder nacional entre los EE. UU. y sus aliados, fuera más importante que nunca.

Ir arriba