20 años después del 11 de septiembre, Al-Qaida conserva una relevancia mortal en Malasia

Los ataques del 11 de septiembre se encuentran entre los ataques terroristas más mortíferos de la historia moderna y se cobraron la vida de más de 3.000 personas. El incidente puso a al-Qaida, un oscuro grupo terrorista transnacional al que pertenecían los secuestradores, en el centro de atención internacional.

A pesar de tener su sede en la zona fronteriza entre Afganistán y Pakistán, Al Qaeda ha tenido una larga asociación con el sudeste asiático, incluida Malasia. Veinte años después del 11 de septiembre, tras la reconquista de Afganistán por parte de los talibanes, al-Qaida sigue siendo relevante en Malasia y representa una amenaza que no puede ser ignorada.

Jemaah Islamiyah: la conexión de Malasia

La filial de Al-Qaeda en el sudeste asiático, Jemaah Islamiyah (JI), fue formada en Malasia en 1993 por los yihadistas indonesios Abu Bakar Bashir y Abdullah Sungkar. El dúo había buscado refugio en Malasia entre 1985 y 1998 después de huir de la represión del gobierno contra los islamistas militantes por parte del entonces presidente de Indonesia, Suharto. El objetivo clave del grupo era el establecimiento de un Dawlah Islamiyah Nusantara , o Estado Islámico del Sudeste Asiático, compuesto por Indonesia, Malasia, Singapur, el sur de Tailandia y el sur de Filipinas como base para la restauración del Califato Islámico.

Entre 1998 y 2009, JI llevó a cabo al menos 30 ataques terroristas mortales en la región, incluidos los atentados con bomba en Bali en 2002 y 2005, el atentado con bomba en la embajada australiana en Yakarta en 2004 y los atentados con bomba en el Jakarta Marriot y el hotel Ritz Carlton en 2009. Además de ser su lugar de nacimiento inicial, Malasia funcionó como refugio y base clave de JI para la adquisición y transferencia de fondos para las operaciones.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Las operaciones de los JI en Malasia dieron origen a líderes militantes clave como Hambali, un ciudadano indonesio radicado en Malasia que se convirtió en el hombre clave de al-Qaeda en el sudeste asiático, y personas como el Dr. Azahari Husin y Noordin Top, fabricantes de bombas clave que estarían involucrados en múltiples atentados JI en Indonesia.

Hambali, que se había entrenado con al-Qaida en Afganistán a fines de la década de 1980, fue un facilitador clave para que los malayos entraran en zonas de combate como Afganistán, Poso y Ambon en Indonesia y el sur de Filipinas. También actuó como intermediario entre JI y el liderazgo central de al-Qaida en Afganistán y planeó una serie de ataques clave de JI en Indonesia, incluidos los atentados con bomba de Nochebuena de 2000 y los atentados con bomba de Bali de 2002.

Bashir y Sungkar también jugaron un papel decisivo en la creación de un pesantren (internado islámico) afiliado a JI conocido como Luqmanul Hakiem en Ulu Tiram, Johor, en Malasia peninsular. La escuela funcionaba para brindar el tipo de educación religiosa de JI a los jóvenes estudiantes y había actuado como una plataforma desde la cual se enviaba a los jóvenes aprendices a los campos de entrenamiento de al-Qaeda en Afganistán para recibir entrenamiento y experiencia militar.

En septiembre de 2003, 13 malayos fueron arrestados y se descubrió que formaban parte de una célula de al-Qaeda con base en Pakistán llamada al-Ghuraba (El Extraño). Esta célula fue dirigida primero por el hijo de Bashir, Abdul Rahim, y luego por el hermano de Hambali, Rusman Gunawan. Funcionó para convertir a los jóvenes miembros de JI en operativos capacitados y futuros líderes de JI. La mayoría de ellos habían sido estudiantes de la Universidad Islámica Abu Bakar en Karachi y otras instituciones, y habían asistido a campamentos de al-Qaeda en Afganistán para recibir entrenamiento en armas y explosivos.

Reunión cumbre del 11 de septiembre en KL

En diciembre de 1999, se reveló que nueve miembros de al-Qaeda pertenecientes a una unidad especializada en ataques suicidas se encontraban en Malasia. Un mes después, y más de un año antes de los ataques del 11 de septiembre, cuatro agentes de Al-Qaida, incluidos dos de los secuestradores, Nawaf al-Hazmi y Khalid al-Midhar, habían sido recibidos por un agente local de JI Yazid Sufaat, el a petición de Hambali, en su apartamento de Kuala Lumpur. La reunión se había llevado a cabo para discutir los ataques planeados del 11 de septiembre. Aprovecharon la oportunidad para visitar el Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur, que era relativamente nuevo en ese momento, en un intento por familiarizarse con la seguridad del aeropuerto y realizar una prueba de vuelo.

Malasia fue un destino de tránsito principal entre los yihadistas debido a sus políticas de inmigración laxas. En 2001, se alega que Yazid Sufaat fue a Kandahar para ayudar a al-Qaeda a desarrollar ántrax como parte del programa de armas biológicas del grupo.

La segunda ola: el complot de la costa oeste de Al-Qaeda

Después de los ataques del 11 de septiembre, al-Qaeda planeó una segunda ola de ataques en 2002 conocida como el complot de la costa oeste que involucró a una célula de cinco miembros de Malasia, a saber, Mohamad Farik Amin, Mohammed Nazir bin Lep, Zaini Zakaria, Masran Arshad y Nik Abdul Rahman Mustaffa. El complot involucró el uso del mismo modus operandi de secuestrar aviones y atacar objetivos estadounidenses de alto perfil, incluida la Torre de la Biblioteca en Los Ángeles.

Los malasios fueron seleccionados para el complot porque al-Qaeda sabía que los árabes eran vistos con gran desconfianza después del 11 de septiembre y la capacidad de los malasios para conversar en inglés era una ventaja adicional. Hambali había hecho arreglos para que los miembros de la célula asistieran al campo de entrenamiento de Al Qaeda al-Farouq en Afganistán, donde habían sido entrenados en guerra de guerrillas, armas de fuego y explosivos, y había jurado lealtad a los miembros de alto rango de Al Qaeda.

¿Disfrutas de este artículo? Haga clic aquí para suscribirse y obtener acceso completo. Solo $5 al mes.

Sin embargo, el complot no se materializó cuando Masran y Zaini fueron arrestados por las autoridades de Malasia en 2002. Nazir Lep, Farik Amin y Hambali fueron arrestados en Tailandia en 2003 y actualmente se encuentran detenidos en la Bahía de Guantánamo. Zaini fue liberado de la custodia policial en 2009, mientras que se desconoce el estado de Masran y Nik Abdul.

¿Sigue siendo relevante Al-Qaeda en Malasia?

Si bien Indonesia ha arrestado intensamente a agentes de JI desde 2018, no se observa la misma intensidad de operaciones contra agentes pro-al-Qaeda en Malasia. Esto se debe en parte al éxito de las políticas antiterroristas de Malasia, que han negado al grupo terrorista transnacional una presencia física en Malasia. El Instituto para el Análisis de Políticas de Conflicto, con sede en Yakarta, afirma que JI ha perdido su base en el país desde la represión a gran escala de sus miembros después del 11 de septiembre.

Aún así, esto no significa que los malasios no estén asociados con al-Qaida hoy. Uno de esos casos es el de Ahmad Mustakim bin Abdul Hamid, quien recientemente fue arrestado y encarcelado en Somalia por ser miembro de al-Shabab, una filial local de al-Qaeda.

En vista del panorama terrorista cambiante, es necesario que Malasia esté alerta en lo que respecta a la amenaza de al-Qaida y sus afiliados. Esto es especialmente cierto con respecto a los malayos que buscan viajar al sur de Asia y el Medio Oriente con fines educativos, como fue el caso de la célula de Ghuraba en la que participaron seis indonesios, 13 malayos y dos singapurenses. Habían usado la educación como tapadera para sus actividades terroristas, especialmente como parte de la red pro-al-Qaeda.

Ahmad Mustakim, mencionado anteriormente, de hecho se había radicalizado cuando era estudiante en Yemen antes de viajar para unirse a al-Shabab en Somalia en algún momento de 2009. Con la llegada al poder de los talibanes en Afganistán en agosto, existe la posibilidad de que central de al-Qaida puede rejuvenecer en el país. Si eso sucede y hay una reactivación de los campos de entrenamiento de al-Qaida, Afganistán puede verse como un lugar de elección para los asiáticos del sudeste, incluidos los malayos, para obtener entrenamiento y experiencia en el campo de batalla como lo fue en los años 80 y 90.

Como en el pasado, Malasia sigue siendo un punto de tránsito favorito y un refugio seguro para los terroristas, especialmente para Al Qaeda y sus afiliados, debido a sus políticas de viaje sin visa. Por ejemplo, en diciembre de 1995, se descubrió que el miembro de al-Qaeda Wali Khan Amin Shah, un colaborador cercano de Osama bin Laden, se escondía en el país y fue arrestado en Langkawi. También continúa habiendo simpatía en Malasia por los grupos pro-al-Qaeda, incluidos los talibanes. Una declaración reciente de la Rama Especial de Malasia señaló una presencia significativa de miembros de JI en el país. El último arresto conocido relacionado con al-Qaida en Malasia fue en 2019, involucrando a siete miembros de la filial tunecina de al-Qaida al-Shariah al-Tunisia, quienes estaban en tránsito y planeando ataques contra otros países utilizando Malasia como base. Los grupos pro-al-Qaida siguen activos en la región, como lo demuestra la serie de arrestos de JI en Indonesia.

Además, líderes clave pro-al-Qaida y ex líderes de JI como Abu Bakar Bashir y Abu Tholut en Indonesia y Yazid Sufaat en Malasia han sido liberados recientemente de prisión. Dado que muchos de los miembros de la red JI en la región siguen en libertad, estas redes podrían reactivarse fácilmente.

Malasia también necesita monitorear a las comunidades de inmigrantes como los rohingya en el país, ya que son vulnerables al reclutamiento y algunos de ellos son partidarios de al-Qaeda o del Estado Islámico. Por lo tanto, en vista de la cambiante situación geopolítica y de seguridad, especialmente en el contexto de la pandemia de COVID-19, no se puede enfatizar lo suficiente la necesidad de vigilancia. Dado que Malasia sigue siendo un país en gran parte abierto, la necesidad de una cooperación más estrecha con las agencias de inteligencia internacionales y el seguimiento de posibles sospechosos de terrorismo es la única forma de garantizar la seguridad de Malasia y de la comunidad internacional en general.

Ir arriba